El sitio en español  de

los estrenos del cine

en Estados Unidos

NOS PRESENTAMOS Corona Latina se reinventa.  Cerramos nuestra revista de papel, que durante seis años sirvió a una comunidad del sur de California –unos cincuenta mil lectores, a ojo de buen cubero– y nos convertimos en una web dedicada al cine, bajo el amparo de san Ricciotto Canudo, milagroso patrono de las “artes plásticas en movimiento”, como él mismo definió al séptimo arte, definición esta última que también le pertenece. A quienes nos conocen y siguen sintonizando, los saludamos cordialmente. A quienes recién nos descubren, les damos la bienvenida y los invitamos a conocernos cliqueando el casillero de nuestra subpágina ¿Quiénes somos? Allí encontrarán, resumidísimas, nuestra génesis y nuestra declaración de principios insobornables, siempre que la tentación no sea muy grande. Quienes gusten de esta web y deseen colaborar con ella, allí encontrarán las pautas para hacerlo. Quienes deseen unirse a san Ricciotto patrocinando esta página de manera menos espiritual, es decir, promocionando su negocio en ella y pagándonos por ello, pueden contactar a nuestro editor al email revistacoronalatina@yahoo.it. Y bueno, dicho lo dicho vamos al grano, como dijo el dermatólogo, con los estrenos del mes, presentados, como hacíamos en nuestra revista de papel, en estricto orden alfabético. 

ABREVIATURAS DE LA MOTION PICTURE ASSOCIATION OF AMERICA (MPAA) Si las conoces, no hagas caso de esta apostilla. Si no, entérate porque las encontrarás en la introducción al comentario de cada peli, a menos que la MPAA todavía no haya hecho su discutible trabajo y en su lugar diga: ‘Por clasificar’ G Todas las audiencias PG Guía paternal sugerida PG-13 Guía paternal estricta para niños menores de 13 años R Restringido para menores de 17 años (hasta el límite de los 13, suponemos), a menos que tengan cara de viejos o estén acompañados por su papá o mamá o ambos o un tutor adulto o se resignen a verlas en la pantalla chiquita de la tele NC-17 Prohibida para menores de 17 años, así los acompe su abuelita 

SIGLAS O SÍMBOLOS NO MPAA (que muy difícilmente verás en esta web) NR Not Rated o Not yet Rated: Aún no calificada por la MPAA Dos rombos rojos (en una esquinita) o +18 o ‘Contenido explícito‘: Violencia, desnudos y/o sexo, ve tú a saber X Picarona (sexo bajo las sábanas o del ombliguito pa’l norte) XX Erótica (sexo bipolar, más o menos visible) XXX Honestamente pornográfica Conejito de la marca Playboy: de XX a XXX

FEBRERO 2014

Cavemen País: USA Año de producción: 2013 Género: Comedia con una pizca de drama Productora(s): Fascination FilmsPunching Bees ProductionsTraverse Media Web: http://wellgo

usa.com/theatrical/cavemenIMDB Censura: R por su contenido sexual, desnudos y feo lenguaje Duración: 88 min DirectorHerschel Faber Guión: Herschel Faber Música: Ronen Landa Reparto: Skylar Astin, Camilla Belle, Chad Michael Murray, Alexis Knapp, Kenny Wormald, Jason Patric, Kaden Gibson, Chasty Ballesteros, Fernanda Romero, Zuleyka Silver, Yaani King, Megan Stevenson, Jordan MonaghanAlex Veadov, Amanda Jane Cooper, Dayo Okeniyi, Victoria Park, Elle Young, Peyton McDavitt, Nick Nicotera, Sarah Domin, Amber Marie Bollinger, Talita Maia, Ceri Bethan, Sienna Farall, Anne Moody, Ilana Guralnik, Jessica Mann y Chriselle Almeida 

Sinopsis: Poco imaginativa y muy epidérmica peliculilla acerca de las aventuras amorosas de un grupo de muchachos célibes y calentorros, que han transformado un almacén de Los Ángeles en enorme bulín, como los chés les dicen a los departamentos de solteros. Sin empleo, los muchachones viven en el barracón ocioseando, sesteando, parasitando y desperezándose para, cuando las hormonas urgen por lo suyo (muy frecuentemente), salir a la busca de minas –siempre argentinamente hablando–, llevárselas p’al bulín y hacer explosión. A veces hay flechazo de por medio, a veces no, a veces el estallido es mutuo, a veces no, ♪a veces tú, a veces yo…♫, parafraseando al aburrido Julio, que será españolito pero tiene ego de ché. Y el ché Julito le pone más garra, pasión, profundidad y sentimiento a los 2:47 minutos de su canción que toda la partida de parásitos sociales protagonista de Cavemen a Cavemen y en 88 minutos. Y cavemen, como todo el mundo sabe, significa ‘cavernícolas’, aunque los de esta peli más parecen mineros de segunda necesitados de prójimas en busca de prójimos que las entretengan un rato. Así es el conquistadorzuelo Dean (Astin), que, según el argumento de la peli, cada noche cambia de pareja y su vida es un desbarajuste –siempre según la tramoyuela–, pese a los buenos consejos de su gran amiga Tess (la bellísima Belle) y de su sobrinito Jimmy (Gibson), de nueve años y años luz más evolucionado que el troglodita Dean. En síntesis, ni como tenorios son la gran cosa, pues el ché Julio, con 3,000 minas en su haber, se lleva de encuentro a todos estos mineritos de pacotilla juntos y ya encontró su lugarcito en la santísima trinidad Gardel-Messi-Francisco I (el pibe es DIOS). Que la trinidad es de tres nos vale hada madrina: los tres mosqueteros eran cuatro, ¿o no?

Kids For Cash País: USA Año de producción: 2013 Género: Documental, drama, corrupción judicial Productora: SenArt Films Webhttp://kidsforcashthemovie.com, IMDB 

Censura: PG-13 por su temática y lenguaje Duración: 102 min Director: Robert May Música: Michael Brook Reparto (entrevistados, como sí mismos): Mark Ciavarella, Michael Conahan, Justin Bodner, Hillary Transue, Amanda Lorah, Sandy Fonzo, Charlie Balasavage, Terrie Morgan-Besecke, etcétera

Sinopsis: Reportaje fílmico que te pone a trabajar la sesera a mil, y que investiga un escándalo judicial que sacudió a Estados Unidos en 2009, casi simultáneamente con la masacre de la escuela secundaria de Columbine (Jefferson, Colorado), perpetrada ese año por dos adolescentes. La pus saltó en 2008, cuando se acusó de corrupción a dos magistrados del condado de Luzerne (Pensilvania), Mark Ciavarella y Michael Conahan, conocidos por su “mano dura” para castigar ejemplarmente a los jóvenes infractores de la ley. Detrás de la supuesta severidad de estos jueces estaba la mano negra de los propietarios y constructores de cárceles privadas, que pagaron 2,6 millones de dólares a los citados jueces a cambio de alimentar sus centros de detención con abundante carne fresca. De ese modo, miles de jóvenes pensilvanos fueron a dar a las cárceles por faltas tan leves que a lo sumo se merecían un jalón de orejas o algunas horas de servicios comunitarios. La adolescente Hillary Transue, de14 años de edad, fue acusada de acoso por hacer una página en MySpace en la que se burlaba de la vicerrectora de su escuela, y enviada a un centro de reclusión juvenil. Charlie Balasavage, de la misma edad, fue derechito a un centro de detención de menores después de que sus padres le compraran una moto sin saber que era robada. Ed Kenzakoski, de diecisiete, fue sentenciado a varios años de cárcel por fumar marihuana y terminó suicidándose. Los tres fueron condenados por el mismo juez, Mark Ciavarella, hoy encarcelado a largo plazo, aunque la tragedia de Kenzakoski no fue de su exclusiva responsabili-

dad: fue todo el sistema estadounidense. Para el tío Sam, él y sólo él es responsable de la niñez y la juventud que luego enviará a guerrear las causas de un puñado de corporaciones, con las armas fabricadas por otras corporaciones y las vituallas suministradas por más corporaciones. Los padres sólo sirven para darle manutención a la futura carne de cañón, que el tío Sam educa, moldea, entretiene, lobotomiza y disciplina muy a su modo, incluso repartiendo preservativos en las escuelas y sufragando el aborto de menores sin siquiera informar a los padres biológicos de la menor. Al menor indicio de que un padre biológico haya castigado físicamente a un pupilo del tío Sam, por bien merecida que sea la zurra, la mitad de los estados de la Unión se le cargará al progenitor, y la otra mitad lo pondrá bajo lupa por sospecha de maltrato/abuso a un menor. La cosa es que Ed, en el último año de high school, se había puesto un poquito díscolo y sus padres no podían disciplinarlo a la antigua. Entonces pensaron en darle un susto y llamaron a unos amigos policías para que lo pillen bebiendo licor con sus amigos (los menores de dieciocho tienen prohibido hacerlo) y lo disciplinen. Los agentes encontraron al muchacho fumando marihuana1 y éste terminó frente al juez maldito, que lo encarceló por tanto tiempo que el joven se sumió en una depresión suicida. No queremos ni imaginar cómo se sintieron los padres de Ed, al enterarse de que éste se había dado muerte en prisión. El negocio no les duró mucho a los jueces corruptos, pues las denuncias de los padres de los jóvenes abusivamente encarcelados fueron finalmente escuchadas. Se investigaron y probaron los vínculos de los magistrados con los dueños y administradores de las prisiones, se armó un escándalo de la madona –cuando destapas un feo rollo, se arma el gran guirigay para entretener a la “opinión pública”– y se condenó a Ciavarella y Conahan a 28 y 17,5 años en prisión, en su orden, por el delito de dejarse descubrir, que es muy mal visto en las praderas que el tío Sam le arrebató a Manitú. Las empresas privadas de centros de detención de menores involucradas en el escándalo llegaron a un acuerdo por un juicio civil presentado en su contra por 2,5 millones de dólares. Y todo bien, gracias. La construcción y gestión de cárceles privadas, algunas en manos de las mismas corporaciones que son propietarias de la salud pública estadounidense, sigue creciendo a ritmo geométrico en treinta de los cincuenta estados de la Unión, con sospechosos contratos hoteleros en que los estados deben garantizar una ocupación mínima del 80% de las camas, incluso si la tasa de criminalidad disminuye, y con costos anuales por huésped de hasta 20 mil dólares. Los hospedados, a su vez, deben hacer co-pagos para obtener upgrades de habitación o calidad de comida (usualmente de hambre), costear de su bolsillo servicios abusivamente caros (como las llamadas telefónicas) y pagar cargos por quítame allá estas pajas (para que te cambien una money order, por ejemplo). Tampoco es raro que los reclusos trabajen a $0.25 la hora sin sindicato, vacaciones ni la más mínima prestación social, robándoles el sustento a los trabajadores de las ensambladoras estadounidenses establecidas al sur del río Grande y a los niños que fabrican zapatillas deportivas en Asia. El negocio crece y prospera2: si tienes plata y el banco te paga una miseria de interés por ella, invierte en Corrections Corporation of America (http://cca.com, NYCE: CXW), grupo GEO (www.geogroup.com, NYCE: GEO) y otras más chiquitas que deben pagarnos para citarlas y promocionarlas, porque todo es negocio en Gringolandia, así sea infame.

(1) Según Daylin Leach, senador estatal de Pensilvania que aboga por liberalizar el consumo de marihuana en ese estado, ella es «menos peligrosa que la cerveza, menos riesgosa que el jarabe para la tos de los niños y menos adictiva que el chocolate; socialmente, daña más su prohibición que su uso». Los marihuaneros turistas, que tienen su propio travel advisory, escriben en internet que en Estados Unidos, «como te pillen con un miserable porro, te vas a la cárcel unos días». Para merecerte más de eso, siempre según los expertos, «debes poseer cantidades más o menos importantes (50-100 gramos)», lo que no era es caso de Kenzakoskijoven sin antecedentes, al igual que Transue y Balasavage–, inhumanamente condenado a cambio de vil dinero que no pagaba impuestos, vil y gravísimo delito federal incluido en el paquete de los cargos contra Ciavarella y Conahan.

(2) Ten por seguro que por cada Ciavarella y Conahan que se dejan sorprender, aparecen diez más dispuestos a reemplazarlos; que con dinero y regalitos, los cabilderos de las corporaciones penitenciarias seguirán comprando cada día a más funcionarios “cooperadores” con el bísnes; y que las leyes que criminalizan la más leve infracción se dispararán por arte de birlibirloque. Si las corporaciones ya son dueñas de la salud pública (espera a que Obama se vaya…) y se están apoderando del sistema carcelario, nada raro sería que mañana o pasado las veas administrando justicia o aupadas a los mandos policiales. Más te vale estar bien con ellas.

The Last of the Unjust (Título original: Le dernier des injustes; título en español: El último de los injustos) Países: Francia, Austria Año de producción: 2013 Género: Documental, II Guerra Mundial, nazismo, Holocausto Idiomas: Alemán, francés e inglés Productoras: Synecdoche, Le Pacte, Dor Film Produktionsgesellschaft Web: http://cohenmedia.net/Details.aspx?id=57d47933-

6f5c-e311-9370-d4ae527c3b65, IMDB Censura: PG-13 por su fuerte temática Duración: 220 min Director: Claude Lanzmann Guión: Claude Lanzmann Reparto: Claude Lanzmann (entrevistador) y Benjamin Murmelstein, como sí mismos Premios: Nominada al premio César 2014 - París, como Mejor documental 

SinopsisLanzmann es un escritor, periodista y director de cine francés de origen judío, conocido por filmes como Pourquoi Israël (Por qué Israel, 1973), Shoah (1985), Tsahal (1994) y Le rapport Karski (2010). Casi tres décadas después del estreno de Shoah, el cineasta recupera una serie de entrevistas con Benjamin Murmelstein, el último presidente del Consejo Judío del campo de concentración de Theresienstadt (en el noroeste de la actual República Checa), y único sobreviviente de quienes ocuparon ese cargo. Las conversaciones se grabaron en Roma durante 1975 y aportaron gran parte del material de Shoah, una serie documental de casi diez horas que cuenta el Holocausto desde la narración directa de víctimas y testigos de la infamia. Le dernier des injustes rescata para la historia esas entrevistas con Murmelstein para centrarse principalmente en los escenarios reales donde se desarrollaron los acontecimientos de Theresienstadt, la ciudad «que Hitler les dio a los judíos», un gueto modélico a los ojos del mundo, pero que detrás del cartelón propagandístico no era un más que un campo de tránsito por el que pasaban los judíos de toda Europa rumbo a los campos de exterminio. A través de estas pláticas descubrimos el valor inquebrantable y la personalidad fascinante de Murmelstein, quien, siendo gran rabino en Viena, salvó a muchos correligionarios emigrándolos y burlando las consignas de Adolf Eichmann, oficial de las SS mentalizador de la Oficina Central de Emigración Judía en Viena, que no “emigraba”, sino que erradicaba y transportaba sistemáticamente a los hebreos a los campos y sitios de exterminio en Polonia y las partes ocupadas de la Unión Soviética. Semana tras semana, Murmelstein facilitó la huida de decenas de judíos, y en siete años salvó de la muerte segura a 121 mil de ellos. Hombre dotado de una prodigiosa memoria y una capacidad narrativa veraz y sutilmente irónica, Murmelstein nos sumergirá en una historia que nunca se debe olvidar para que nunca se vuelva a repetir.

The Lego Movie (Título en Latinoamérica: La gran aventura Lego; título en la madrastra patria: La Lego película) Países: USA, Australia, Dinamarca Año de producción: 2014 Género: Aventuras animadas en 3D y fantasía para toda la familia Productora(s): Warner BrosVillage Roadshow PicturesLego System A/S, Vertigo Entertainment, Lin Pictures, Animal Logic, RatPac-Dune Entertainment, Warner Animation Group Web: http://thelegomovie.

warnerbros.com, wwws.warnerbros.es/lego, IMDB Censura: PG por su acción rudilla Duración: 100 min Directores: Phil Lord Christopher Miller Guión: Dan Hageman, Kevin Hageman, Phil Lord y Christopher Miller Música: Mark Mothersbaugh Reparto (voces de): Chris Pratt / Emmet Brickowoski; Will Arnett / Batman y Bruce Wayne; Elizabeth Banks / Lucy y Estilo Libre para los latinoamericanos (Wyldstyle [Super-Cool para los españolitos1]); Craig Berry / Blake y otros caracteres; Alison Brie / Unikitty; David Burrows / robot Octan y más voces; Anthony Daniels / C-3PO; Charlie Day / Benny (un astronauta de los 80s del siglo XX); Amanda Farinos / mamá; Keith Ferguson / Han Solo; Will Ferrell / Señor Negocios (Lord Business [Mega-Malo para los españolitos]), Presidente Negocios (President Business [Mega Presi para los españolitos]) y El hombre de arriba (The Man Upstairs); Will Forte / presidente Lincoln; Dave Franco / Wally; Morgan Freeman / Vitruvius; Todd Hansen / Gandalf y más voces; Jonah Hill / Linterna Verde; Jake Johnson / Barry; Keegan-Michael Key / capataz Jim: Kelly Lafferty / asistente de Señor Negocios; Chris McKay / barista Larry y más voces; Christopher Miller / presentador de televisión; Graham Miller / Duplo; Liam Neeson / Policía Malo (Bad Cop [Poli Malo para los españolitos]), Policía Bueno (Good Cop [Poli Bueno para los españolitos]) y Policía Papá (Pa Cop); Doug Nicholas / surfista Dave y más voces; Shaquille O’Neal / Shaq, Nick Offerman / Barba Metálica (Metal Beard [Barba Gris para nuestros primos y primitas]); Chris Paluszek / robot capataz (Robot Foreman); Chris Romano / Joe; Jadon Sand / Finn; Cobie Smulders / Mujer Maravilla (Wonder Woman); Melissa Sturm / Gail y Ma Cop; Jorma Taccone / Shakespeare y otras voces; Channing Tatum / Superman; Billy Dee Williams / Lando; y Leiki Veskimets / computadora.

Sinopsis: Simpática manera de invertir aproximadamente $60 millones en una producción de dibujos animados y casi cuadruplicar la inversión vía taquilla en sólo un mes y sólo en Gringolandia, sin contar las semanas siguientes en Norteamérica, al resto del mundo y el resto de productos que acompañan a los estrenos de este tipo: juguetes, pósters, DVDs, videojuegos, calcomanías, atracciones en parques de entretenimiento, franquicias, etc, etc, etc. Eso se llama jugar bien, parafraseando a la marca Lego, cuyo nombre, en danés (el fabricantes de bloques plásticos interconectables es dinamarqués), es el acrónimo de leg godt, que significa precisamente “jugar bien”. The Lego Movie gira en torno a Emmet Brickowski, un tío común y silvestre, ciudadano correcto y temeroso de LegoDios, que vive en la ciudad de Ladriburgo y trabaja en la construcción. Ocho años antes de que empiece la gran aventura de Emmet, el mago Vitruvius había intentado proteger sin éxito la súper arma Kragle del malvado Señor Negocios, así que el hechicero andaba en espera de que se aparezca Especial, tío que, según cierta profecía, debía encontrar la Pieza de Resistencia (Piece of Resistance [Pieza Maestra para los españolitos]), la única cosa capaz de detener al Kragle. Ocho años después de lo dicho, Emmet conoce a Estilo Libre, quien busca algo en la construcción donde éste trabaja. Curioso, Emmet se pone a buscar lo que ella busca y cae en un agujero donde se encuentra –¡oh, sorpresa!– con la Pieza de Resistencia. Curioso, la toca, experimenta un éxtasis místico acompañado de extrañas visiones, y se desmaya. Cuando despierta, el curioso descubre que está en la estación de policía, con la Pieza de Resistencia pegada a su espalda, bajo la custodia de Policía Malo, asalariado del Señor Negocios, cuya cabeza (la del polizonte) a veces gira para revelar a su alter ego, Policía Bueno. En la comisaría Emmet descubre los planes de Señor Negocios para destruir el mundo con el Kragle. Estilo Libre rescata a Emmet y lo lleva ante el medio esotérico Vitruvius, quien le explica que él y su rescatadora son Maestros Constructores, capaces de construir cualquier cosa que necesiten más rápido que un pedo y sin necesidad de manual de instrucciones. Vitruvius le revela también que los Maestros Constructores llevan años combatiendo al malditísimo Señor Negocios, y que él (o sea, Emmet) está destinado a derrotar al Señor Negocios porque así lo dice la profecía. Mas resulta que Emmet no es Especial, como creen Vitruvius, Estilo Libre y demás Maestros Constructores, y los decepciona un poquitín al demostrarles su absoluta falta de creatividad. Pero con valor, fe y perseverancia (y paciencia y saliva, como el elefante…), y con la participación o ayuda directa de una legión de paladines sacados de todos los universos {Guerra de las galaxias [C-3PO, Han Solo], DC Comics [Linterna Verde, Mujer Maravilla, Superman, Batman (que se plancha a Estilo Libre)] y etceterísima}, con la ayuda de los antedichos –decíamos–, les hará morder el legopolvo pluriuniversal a Señor Negocios y sus compinches y/o encubridores. Así explicada parece una historia sencilla y llanita, pero no te equivoques: es un desmadre de aventuras y efectos especiales, de ocurrentes irreverencias y de sutiles mensajes, sátiras y alegorías que te ponen a pensar tengas la edad que tengas y que, finalmente, al salir del cine, te empujan imperiosamente a Walmart, Target o Toys "R" Us a comprar tus minifiguritas Lego para atesorarlas como si fueran una inestimable colección de porcelanas Ming. Una vez encima de tu chimenea, tu legoteca solazará y arrebatará tus sentidos el resto de tu existencia, así como la(s) de tu(s) heredero(s). Un sano consejo: no hagas testamento aún, o tu(s) beneficiario(s) pueden acelerar tu partida de este legomundo. Y la cosa no acaba aquí: si no te vas a la quiebra reuniendo tus minifiguritas y escenarios de The Lego Movie I, cuyas partes y piezas cuestan de $3,99 a 79,99 (es decir, que hay Legos para todos los niveles sociales y sus respectivas posibilidades), te arruinarás con la parafernalia de The Lego Movie II, que ya tiene director: Jared Stern, un geniecillo creativo hollywoodense que según nuestra bola de finísimo cristal Royal Doulton parirá la secuela por mayo de 2017mes más, mes menosy les proporcionará a Warner Bros, Lego y demás legosocios otro tremendo chorro de dinero. Mientras esperas por la secuela, puedes entretenerte con la colección de la primera, o armando sus minifiguritas tú mismo(a), o recreando toda la peli a tu antojo con los muñequitos y los diez sets para armar2, o todo lo anterior junto, sin importar tu cociente intelectual (los ladrillitos estimularán tus neuronas) ni tu economía (¿qué son 10-13 devaluados centavos de dólar por cada ladrillito?)3

(1) Dicho con mucho cariño porque nuestros primos de ultramar nos caen bien. Las primas, más. Lo que nos cae gordo es que hablen tan mal el español y que siendo minoría en el mundo hispanohablante traduzcan para sí y a su antojo títulos y nombres de personajes de películas, lo que nos da un trabajo del carajo, especialmente en un filme tan atiborrado de personajes como The Lego Movie. Aparte del bilingüismo forzoso, se nos ocurren otras antipáticas españoladas que nos caen gordas, pero las guardamos para otra ocasión.

(2) A saber: Planeador de huida, La Sala de fusión, Tras el mal policía, El palacio de los sueños, La máquina de helados, El triturador de basura, La caballería del castillo, Duelo contra Barba Metálica, Persecución en la supermoto y La guarida maléfica de Señor Negocios, que puedes comprar en la juguetería más cercana a tu casa u oficina, o en www.shop.lego.com/en-US

(3) Mucho más de lo que cuesta un ladrillo de verdad

Love & Air Sex (Título original: The Bounceback) País: USA Año de producción: 2013 Género: Comedia romántica indie Productora(s): Anaphrodisiac, Preferred Content Web: www.loveandairsex.comIMDB Censura: Por clasificar Duración: 91 min Director: Bryan Poyser Guión: Bryan Poyser, David DeGrow Shotwell, Steven Walters Reparto: Ashley BellZach CreggerSara Paxton, Michael Stahl-David, Addison Timlin, Gopal Bidari, Marshall Allman, Justin Arnold, Deborah Abbott, Samantha Baugnon, Kelli Bland, Angelique Chappell, Lana Dieterich, Sam Douglas, Maude Fisk, Zach Green, Kelsey Helton, Matt Hislope, Heather Kafka, Chris J. Knight, Brian McGuire, Chale Nafus, Deneice O'Connor, Jessica Poessiger, David DeGrow Shotwell, Paul Soileau, Ashley Spillers, Jessie Tilton y Steven Walters

Sinopsis: Muy recomendable peliculita que nos pareció una simpatiquísima arca de Noé repleta de personajes en la que se destacan nítidamente tres protagonistas cautivantes: 1, la ex pareja Stan (Stahl-David)-Cathy (Bell); 2, Austin, capital de estado de Texas; y, 3, el dichoso Air Sex, que no tiene nada que ver con hacer travesuras de pareja o tipo Elvis Crespo en el avión. Love & Air Sex empieza cuando Stan, con el corazón destrozado tras su ruptura con Cathy, vuela a Austin para un fin de semana en el que se encontrará con sus mejores amigos, Jeff (Cregger) y Kara (Paxton), días en los que también espera encontrarse “casualmente” con Cathy para ver si todavía queda alguna llamita encendida, así sea pequeñísima, entre las cenizas de su truncada relación. Austin brilla con luz propia como el arca de Noé donde pasa todo lo que pasa y Bryan Poysery y PJ Raval (director de fotografía de Love & Air Sex) no escatiman esfuerzos para presentárnosla, de día y de nochey más de noche que de díacomo un destino turístico tan atractivo, vital, bullicioso, heterogéneo y apetecible que nos asalta la sospecha de que la oficina de turismo de la capital texana haya “estimulado” a la dupla Poyser-Raval para ese generoso y bien logrado despliegue promocional. Finalmente el tercer protagonista, el dichoso Air Sex, que, como dijimos, nada tiene que ver con la extraña propensión de ciertos pasajeros en vuelo a hacer cosillas prohibidas de ver y hacer para pasajeros menores de 13 años (a partir de esa edad puede que sí, pero siempre que sea entre menores de 18, porque si uno se pasa de esa edad el que se pasa puede pasar un tiempito en chirona). Para explicarlo desde el principio, Air Sex es un jueguito inventado en 2006 en Japón por J-Taro Sugisaku y un grupo de cuates solteros, en una tarde aburridísima. El jueguito de marras consiste en copular “virtualmente”, es decir, sin pareja de carne y hueso y sin quitarse la ropita, al menos no toda. Gana el que llegue a la eyaculación u orgasmo de mentiritas más bonito y se vale todo: mímica facial y pelviana, sobes, agarres de catchascanista, llaves de jiu-jitsu, abrazos de pulpo, salto de la iguana*, gemidos, risas, gimoteos, meneos, estertores de moribundo(a), alaridos de ultratumba, aleluyas y hosannas, etcétera, etcétera, etcétera. La cosa es que el jueguito gustó, pegó, cruzó océanos y desde 2008 tiene su propio campeonato mundial en Estados Unidos, y Austin fue la ciudad anfitriona en los días de Love & Air Sex. La cantidad de participantes, todos ansiosos de llevarse el trofeo al(a la) mejor copulador(a) virtual del planeta, endureció las escasas reglas del concurso (llegar, estoquear/envainar y matar) recortando el tiempo de estoqueo/envaine a sólo dos minutos, lo que a veces obliga a los(as) participantes a abreviar o saltarse olímpicamente preliminares y etapas de seducción para atacar salvajemente a su contrincante imaginario, sacarle chispas a la herramienta y hacer una erupción estilo Krakatoa que convenza a los jueces, conmocione al público presente en el escenario del certamen y sacuda al mundo en general, en soldado, en coronel y en capitán (para saber más del asunto, visita www.airsexworld.com). Como dijimos al principio de esta parrafada y nos reiteramos al final, Poyser y sus coguionistastienen excelentes argumentos entre manos y los desarrollan muy bien, de principio a fin. 

*Igualito al del tigre, pero a sangre fría.

Monuments Men País: USA Año de producción: 2013 Género: Acción bélica, drama. biografía Idiomas: inglés, alemán, ruso y francés Productora(s): Columbia Pictures (de propiedad de Sony), Smoke House (de propiedad de George Clooney y Grant Heslov), Fox 2000 Pictures y Studio Babelsberg Webwww.sonypictures.com/movies/themonumentsmen

www.monumentsmen.es, IMDB Censura: PG-13 por su violencia bélica y escenas de tabaquismo Duración: 118 min Director: George Clooney GuiónGeorge Clooney y Grant Heslov, ambos basados en la novela The Monuments Men: Allied Heroes, Nazi Thieves and the Greatest Treasure Hunt in History (2009), escrita por Robert Edsel con una manita de gato de Bret Witter Música: Alexandre Desplat Reparto: George Clooney, Matt Damon, Bill Murray, John Goodman, Cate Blanchett, Bob Balaban, Jean Dujardin, Hugh Bonneville, Dimitri Leonidas, Justus von Dohnányi, Zahary Baharov, Serge Hazanavicius, Grant Heslov, Alexandre Desplat, Lee Asquith-Coe y Nick Clooney

Sinopsis: En 1945, a finales de la II Guerra Mundial, un selecto grupo de expertos en arte, historiadores y directores de museos británicos y estadounidenses, más uno franchute, recibe el peligroso encarguito de recuperar las valiosas obras de arte robadas por los nazis en el transcurso del conflicto bélico en iglesias, museos y centros de cultura de todo el Viejo Continente. La historia, basada en un hecho real novelado por Robert Edsel y adaptado para la gran pantalla por Clooney y Heslov, era una misión casi imposible, pues las obras estaban bien resguardadas por el ejército alemán y sus custodios tenían orden de destruirlas en caso de que el Reich cayese. El equipo de rescatadores estaba comandado por Frank Stokes (Clooney) e integrado por James Granger (Damon), Richard Campbell (Murray), Claire Simone (Blanchett), el escultor Walter Garfield (Goodman), Jean Claude Clermont (Dujardin), Donald Jeffries (Bonneville) y un par más, todos rondando o pasando los 50 añitos. Todos acostumbrados a trabajos sedentarios y en asientos ergonómicos, que ya se habían inventado. Todos en esa edad ambigua casi otoñal en que uno empieza a preocuparse por la salvación de su alma y por lo que hará con el equipo en el ínterin entre la jubilación y la entrega oficial del susodicho equipo, ya que todavía no había inventado el viagra (acrónimo, precisamente, de viejitos agradecidos). Todos, menos la voluptuosa Blanchett, que a sus 44 añitos sigue buenisísima y cada día se pone mejor, como el buen vino. En fin, como te imaginarás, amigo(a) lector(a), nuestra brigada de blandengues, pacíficos y cuasi vejetes rescatadores no estaba en su mejor forma para enfrentarse a una hueste belicosa, entrenada y avezada en esto de meterte un tiro entre ceja y ceja sólo porque no le gusta tu corte de cabello. Y del lado de los malos había tíos tan malditísimos como Viktor Stahl (Dohnányi), militar alemán que tenía en su poder cuadros robados de la colección Rothschild y que estaba determinado a defenderlos a sangre y fuego. Increíblemente, los buenos de la peli se juegan el pellejo cruzando las líneas enemigas, se dividen en parejas para abarcar más terreno y rastrear mejor las obras robadas, trabajan contra el reloj (el Reich agonizaba) y encuentran y rescatan el invaluable patrimonio artístico para devolvérselo a sus legítimos propietarios: los pueblos que por centurias escribieron parte de su historia y dejaron testimonio de su sensibilidad en lienzos, bronce y mármol.

Nurse 3D País: USA Año de producción: 2013 Género: Horror y thriller erótico de medio pelo Productora(s): Lionsgate Web: www.nurse3dmovie.comIMDB  Censura: R por sangrientísima, sexosísima, soecísima y desnudista Duración: 84 min Director: Douglas Aarniokoski Guión: David Loughery Música: Anton Sanko Reparto: Paz de la Huerta, Katrina Bowden, Corbin Bleu, Boris Kodjoe, Niecy Nash, Judd Nelson, Kathleen Turner, Michael Eklund, Melanie Scrofano, Adam Herschman, Yulia Lukin, Michael Therriault, Jake Michaels, Jeff Pangman y Lauro Chartrand

Sinopsis: La enfermera Abby Russell (de la Huerta), que trabaja en el AllSaints MemorialHospital, parece ser una profesional tan dedicada a su trabajo que nadie duda en ponerse bajo su cuidado y, en última instancia, en confiarle su vida. Sin embargo, detrás de su dulce apariencia y de su supuesta abnegación, la exóticamente bella Abby oculta un terrible secreto que se manifiesta cuando cae la noche y empieza a merodear los centros nocturnos de la ciudad a la caza de hombres. Es entonces cuando la joven que parece que no rompe un plato se transforma en una mujer de una sexualidad incontenible e irresistible, una chulada de esas que despide toneladas de hormonas con aromas hipnóticos y mensajes subliminales incluidos («papi, tengo comezoncita, ráscame, ♪ráscame ricooo♫, como si fuera la última veeeeez ♪♫» [que lo será, según más adelante se verá]). Raro es el varón capaz de rechazar semejante petición (uno en un millón, y seguro que es mariposón). El que menos, como lo dicta la más elemental caballerosidad, se apiadará de la dama urgida y husmeará por toda su anatomía en busca del foco de la picazón. Una vez localizado, rascará y rascará y rascará procurando aliviar esa carne pruriginosamente martirizada. Y la carne de Abby es un bocato di cardinale envuelto en una epidermis cargada de promesas celestiales. Es carne de primerísima calidad, lista para su consumo, en su punto y apetecible como ninguna, de esas por las que nadie anda pidiendo certificado de sanidad. Lo feo es que cada vez que la dulce Abby conseguía llevar a su partner de turno a ese estado de babeante delirio mental y sensual, le daba muerte brutal. Y a la mañana siguiente, tras un buen duchazo para eliminar todo rastro de la sangrienta carnicería previa, retomaba sus labores diurnas como si nada, mientras mentalizaba la cacería de nuevos prospectos para envolver en su telaraña y despacharse con violencia, alevosía y saña. La lista de víctimas de la comehombres crecía y crecía y nunca la satisfacía: sencillamente, su patológica

necesidad de matar ratas de dos patas se había convertido en una adicción violenta e irrefrenable. Un día llega al All Saints Memorial Hospital una colega más joven y de muy buen ver: Danni (Bowden). Abby le echa el ojo a la nueva enfermera, que está buenísima y es aseadísima, como se aprecia arriba a la izquierda, y, en una noche de copas medio salvajona, la seduce. Temerosa de estar convirtiéndose en lésbica, la abusada trata de apartarse de la seductora, a la vez que empieza a sospechar de los movimientos de Abby, de su supuesto profesionalismo y del nada saludable uso que les da a sus encantos y poder de seducción. Danni pone en serio peligro los hábitos de la tumbahombres, que anda obsesionada con la enfermerita recién seducida y tendrá que buscar la manera de neutralizarla para seguir impunemente con sus andanzas sexosas y letales, fieramente reprimidas de día e inmoderadamente liberadas a la hora en que todos los gatos son pardos. Y si de buen genio la dulce Abby es una fiera de temer, ¿qué no será capaz de hacer despechada, acorralada y enfurecida?

Someone Marry Barry País: USA Año de producción2013 Género: Comedia Productora(s): Madrose Productions, Straight Up Films  Web: www.facebook.com/ 

SomeoneMarryBarryIMDB CensuraPor clasificar Duración87 min  Director: Rob Pearlstein Guión: Rob Pearlstein Música: Joey Katsaros Reparto: Tyler Labine, Damon Wayans Jr, Lucy Punch, Hayes MacArthur, Thomas Middleditch, Amanda Lund, Frances Shaw, Wyatt Oleff, J. Robin Miller, Ed Helms, Ginger Gonzaga, Jerry Minor, Brian Huskey, Lauren Miller y Scott Whyte

Sinopsis: El papá soltero Rafe (MacArthur), el casado Desmond (Wayans) y el todavía feliz Kurt (Middleditch) son tres amigos de toda la vida que comparten un cuarto amigo que es un dolor de cabeza para todos ellos: Barry Burke (Labine), un tipo grosero, maleducado, de malas costumbres, políticamente incorrecto y más elogios por el estilo, todos terminados –tanto los descritos como los omitidos– con -ísimo. Obviamente, con un amigo así y las vergüenzas que te hace pasar, para qué quieres enemigos. Y esto es precisamente lo que les pasa por la cabeza a Rafe, Desmond y Kurt, cuando tienen la brillante idea de conseguirle pareja a Barry, de ser posible a largo plazo –o sea, con contrato de bodorrio–, para ver si así se modera y se vuelve un poquitín más civilizado. Y la media naranja llega, bien guapita y estupendamente bien proporcionada de arriba abajo y por los cuatro costados: la ricura Melanie Miller (Punch), alias Mel para los cuates. Mas ocurre que el bombón, lejos de cambiar o controlar al amigo descarriado, resulta ser su versión con faldas corregida y aumentada: desfachatadisísima y desvergonzadisísima, Mel no respeta ninguna convención social y hace lo que se le pega la regalada gana cuando se le pega y donde se le pegue. Júntala con Barry, revuélvelos en coctelera y suelta en plaza al incorrectisísimo par. Si los revuelves bien, y Pearlstein lo hace con la sabiduría de un experimentado barman, tenemosuna divertida comedia políticamente incorrecta con dos protagonistas igualmente incorrectos, interpretados por un Labine y una Punch inspiradísimos. Igual de inspiradote está el trío de amigos que tras meterse a casamenteros se descubren celestinos de pacotilla bregando con dos dolores de cabeza en vez de uno. Someone Marry Barry se da incluso el lujo de dejarnos una pequeña moraleja: más te vale no mezclar la amistad con el amor, especialmente si eso involucra a terceros y no les pides permiso para meterte, porque eso es políticamente incorrecto. Además, el tiro te puede salir por la culata.

Vampire Academy (Originalmente titulada Vampire Academy: Blood Sisters) País: USA, Gran Bretaña, Rumanía Año de producción: 2014 Género: Acción, comedia, misterio y romance paranormal Productora(s): Angry Films, Kintop Pictures, Preger Entertainment, Reliance Entertainment Webwww.va-movie.com, IMDB Censura: PG-13 por su violencia, imágenes sangrientas, contenido sexoso y lenguaje un poquitín altisonante Duración: 104 min Director: Mark Waters Guión: Daniel Waters (hermano del director), basado en la homónima serie de novelas (2007) de la escritora estadounidense Richelle Mead MúsicaRolfe Kent Reparto: Zoey Deutch, Lucy Fry, Sarah Hyland, Danila Kozlovsky, Gabriel Byrne, Dominic Sherwood, Olga Kurylenko, Sarah Hyland, Cameron Monaghan, Sami Gayle, Ashley Charles, Claire Foy, Bronté Norman-Terrell, Dominique Tipper, Edward Holcroft y Joely Richardson

Sinopsis: Partiendo del personaje de Bram Stoker, el conde Drácula (que realmente existió, aunque fue príncipe y no chupaba sangre, sólo empalaba a sus enemigos), la guapita Richelle Mead crea una nueva mitología vampírica y la puebla de personajes generalmente adolescentes o jóvenes adultos y generalmente calentorros, para consumo de un público joven adulto, no necesariamente calentorro. Calentorro se pone leyendo las novelitas de la saga Vampire Academy, a saber: Academia de Vampiros (2007), Helada (2008), El beso de las Sombras (2008), Promesa de Sangre (2009), Espíritu Consolidado (2010) y Último Sacrificio (2010). Richelle es una versión gringuita de Corín Tellado. Y Corín, como se sabe, escribió para un público joven adulto –mentira que sólo para mujeres, hasta Vargas Llosa la leía– y más o menos calentorro. Evolucionó con el tiempo y para cada tiempo, y de los abrazos de curitas y monjitas con sus calentorros deseos sobrentendidos y los besitos cada vez más lingüísticos se fue pasando a las escenas íntimas, que de implícitas se fueron volviendo cada vez más explícitas. La guapita Richelle escribe para sus tiempos (léase: una lectoría joven que ya se conoce de pe a pa lo explícito) y hasta la fecha la venta de sus libros le ha ido bien (léase simplemente bien, no fenomenal ni nada por el estilo). Sus tramas son interesantes, están envueltas en cierta aureola de misterio y, cuando es pertinente, tienen chispazos de buen humor. Mas, como nada es perfecto en este mundo de humanos y cocos, tienen su punto flojillo: sus protagonistas chupasangre y en particular sus subdivisiones diferenciadas por algunas especialidades, cualidades y/o habilidades que no están claramente dibujadas y son así porque se le antoja a la guapita Richelle, y eso no puede ser así. Si no sabemos ni cuando ni donde ni por qué, simplemente porque sí, nos queda un saborcillo indefinible en el paladar, dicho en nuestra humildísima opinión argentina y carnívora, acostumbrada a que la carne sepa a carne. Con todo y bemoles, la guapita Richelle ha logrado la máxima aspiración de todo escritor: que una de sus novelitas sea llevada al cine. Hecha las presentaciones del caso, vayamos al grano. La pelinegra Rosemarie Rose Hathaway (Deutch), de 17 años de edad, parece, a simple vista, una joven normal y corriente, pero no es así: ella es una dhampir, es decir, una vampira medio humana. Y los dhampirs son fuertes y veloces, y son, por lo regular, guardaespaldas de sus congéneres más débiles, los morois. Estos últimos son unos vampiroides medio buenoides, que no toleran mucho la luz solar, no necesitan matar para alimentarse y son presa fácil de los strigois. Los strigois, a su vez, son unos vampiros malditos, peligrosos, violentos y, para colmo de males, nunca mueren. Como dhampir, Rose tiene prohibido enamorarse y dedica su vida a entrenar para convertirse en guardaespaldas de su mejor amiga, la pelirrubia moroi Vasilisa Sabina Rhea Dragomir (Fry), cariñosamente llamada Lissa por sus cuates, quien es la última descendiente de la familia real Dragomir y, en última instancia, es toda una princesita quiróptera de ojos de color de jade. Dicho sea de refilón, los morois tienen un elemento

sobre el que ejercen la magia, pero Lissa, a la edad en que toda vampirita adolescente que se respete anda estrenando cuarto o quinto novio, todavía ni se desgreña mucho ni sabe cuál es su elemento, por lo que anda sexual y mágicamente atrasada, y con la autoestima un poco bajetona (más adelante descubrirá su elemento, uno muy raro, que la arrastrará a un mundo más raro todavía y que la pondrá medio majareta). Rose mantiene una peculiar e inquebrantable unión con Lissa, pues conoce siempre sus emociones y pensamientos, y puede penetrar su mente y ver, sentir y escuchar todo lo que ella experimenta, trastornitos mentales incluidos. Las bien definidas tareas de Rose se complican cuando descubre que su tutor en la Academia St. Vladimir, donde se educan los vampiritos de clase media para arriba, va a ser el guapetón Dimitri Belikov (Kozlovsky), de 24 años de edad, por el que siente una fuerte atracción. Como acabamos de decir, una buena dhampir no puede pecar enamorándose y debería alejarse de toda situación que pueda amenazar su beatífica castidad, mas resulta que Dimitri es el único que puede ayudarla a salvar a su mejor amiga y protegida. Por lo anterior, Rose se verá obligada a unir fuerzas con el guapetón, y, a su lado, sentirá cómo su corazoncito bombea cada vez más aceleradamente. Finalmente se verá arrastrada hacia una relación sentimental doblemente sabrosa por aquello de que lo prohibido duplica el placer de hacer lo que sabes que no debes hacer. Dimitri tampoco es ajeno a los encantos de Rose, que está bien chulita, pero resulta que él también es un dhampir y, por lo tanto, deberá batallar con su conciencia vampírica para no caer en la tentación, aunque ésta (la tentación), como dijimos, es una irresistible incitación al pecado y saltarse a la torera los votos de castidad dhampíricos. Lo que contiene un poco –no mucho– las hormonas de Rose y Dimitri es que, si se enrollan, no podrán cumplir a cabalidad su misión como guardianes de Lissa. Sazonando la historia encontramos una legión de personajes pertenecientes a las varias subdivisiones de esta neo mitología vampírica, tales como Ellen Kirova (la guapisísima Kurylenko), directora de la locademia vampírica; el moroi Víctor Dashkov (Byrne), afectado por la letal enfermedad “Sandovsky”, quien se hizo cargo de Lissa cuando ésta quedó huérfana, por lo que ella lo llama tío; Natalie Dashkov (Hyland), hija de Víctor y por tanto prima putativa de Lissa; el algo antisocial Christian Ozera (Sherwood), descendiente de una familia real –no muy bien vista por los dhampirs porque sus padres se volvieron strigoisquien le echa los perros a Lissa; Mia Rinaldi (Gayle), una adolescente chaparrita que no puede ver a Lissa ni en pintura y que, en consecuencia –y sólo por eso– odia también a Rose, y etceterísima. Como ya dijimos, hay mucha carne, alguna bien a la vista como lo muestran algunas de las gráficas que acompañan esta nota, pero no nos sabe a carne, siempre en nuestra humildísima y argentina y carnívora opinión. Tal vez por eso, tal vez por un Mark y un Daniel Waters abrumados por la carga de competir con la saga Crepúsculo, o acaso por un presupuesto medio cicatero o un marketing igual de agarrado o por pura mala pata o tal vez por más razones o una combinación de varias de ellas, los resultados de taquilla de Vampire Academy han decepcionado y difícilmente alguna productora apostará por la saga… y Colorín Tellado, nos late que este cuento se ha terminado.

● ENERO 2014

24 Exposures País: USA Año de producción: 2013 Género: Thriller, crimen, drama y sexo a raudales Productora: POP Films Web: www.ifcfilms.com/films/24-exposures, IMDB Censura: Por clasificar Duración: 77 min Director: Joe Swanberg Guión: Joe Swanberg Reparto: Adam Wingard, Simon Barrett, Sophia Takal, Helen Rogers, Caroline White, Caitlin Stainken, Mike Brune, Hannah Fierman, Ashlee Heath, Christina Goins, Sophia Rosen, Micky Francis y Adam Fristoe

Sinopsis: Peliculita indepen-diente y subidilla de tono que sólo aspira a atraer a un público morbosón sin importarle lo que diga la MPAA y más bien ansiando su R, con letra de cartel panorámico, para que certifique que es lo que parece ser y que a cambio de unos míseros dólares le va a dar a ese público lo que busca: morbo, sexo, vida loca, preciosas modelos de medio a completamente desnudas (con clara predominancia de estas últimas) y hasta muertitas rechulas. Lo dicho no desmerece este trabajo de Swanberg, que va de regular a bueno, y no es para menos: en apenas diez años de carrera, este tío lleva en su haber 23 filmes como director, 21 como escritor, 22 como productor, 43 como actor, etc, etc, etc, a veces una cosa a la vez, a veces dos, a veces todo a la vez: es como una eficiente máquina de producir pelis bastante aceptables y de recaudar más de lo que invierten él y sus socios (si no, no hay chiste). En 24 Exposures, mercantilista a más no poder, el experimentadísimo Swanberg hace un simple ejercicio mental para prevenir el Alzheimer y juega evocando y rindiendo homenaje al buen cine europeo, desde los años 60s a los 90s, para narrarnos las vicisitudes de Billy (Wingard), un fotógrafo erótico cuyo trabajo (llámalo trabajo) se equilibra precariamente entre el arte y la pornografía, con escabrosa predilección por el fetichismo y las situaciones necrofílicas. La existencia de Billy es un maremágnum cotidiano de drogas, alcohol y sexo con hermosas modelos con las que se involucra pese a estar ennoviado con la bella Alexandra (White). Su malsana propensión a retratar mujeres desnudas aparentando estar muertas será finalmente premiada con la muerte de a de veras de una de sus modelos. Como esto último está prohibido por la ley, se aparece para investigar el asunto el detective Michael Bamfeaux (Barret), un policía inestable y deprimido cuyo mundo, poblado de fantasmas, entra el contacto con el de Billy, poblado de cuerazos. Claro que Billy también tiene problemas (¿quién no los tiene?), como seducir a la inocente Rebecca (Rogers) y convencerla para que pose como muertita y sin ropita, mantener el delicado equilibrio entre Callie (Takal)su modelo favorita– y sus demás modelos, ¡ah!, y, de vez en cuando, darle su suyo a su novia Alex (¿la recuerdan?) A las finales, el detective con los cables cruzados en la azotea dudará y no sabrá cuál mundo es preferible: el suyo, neurótico y delirante, o la nube depravadamente feliz de Billy.

(N de la R: Si la peli se merece un premio, se lo otorgamos a Adam Pinney, director de fotografía.)

Edith y George retozan como adolescentes, previo apapache
Edith y George retozan como adolescentes, previo apapache

At Middleton (Inicialmente titulada Admissions) País: USA Año de producción: 2013 Género: Comedia, romance y una pizca de drama Productora(s): CineSon Entertainment, Look at the Moon Productions, North by Northwest Entertainment Web: www.facebook.com/At

MiddletonIMDB Censura: R, más por drogas que por sexo Duración: 99 min Director: Adam Rodgers Guión: Glenn German, Adam Rodgers Música: Arturo Sandoval Reparto: Andy García, Vera Farmiga, Taissa Farmiga, Spencer Lofranco, Nicholas Braun, Tom Skerritt, Peter RiegertMirjana Jokovic, Stephen Borrello IV, Daniella García-Lorido, Saxton Johnson, Loretta Underwood, Sean Cook, Kenny Parks Jr y Briana Henry

Sinopsis: Comedia indie agridulce, romántica y graciosilla, sin muchas pretensiones ni gran presupuesto, en la que Glenn German y Adam Rodgers (ambos primerizos en materia de largometrajes) apuestan a la pareja protagonista de la historia: George  Hartman (García) y Edith Martin (la voluptuosa Vera Farmiga), dos padres divorciados que ya rondan la mediana edad aunque todavía están en excelente estado de conservación. Ambos se conocen durante un tur guiado por el Middleton College, al que se postulan sus respectivos hijos, ambos de 18 años: Conrad (Lofranco) y Audrey (Taissa, hermana menor de Vera, a la que aventaja olímpicamente en desnudografía al rojo escarlata). Ambos –papá y mamá– hacen ‘¡clic!’ de manera súbita y asaz calentorra. Sus hijos –ambos­– no se sienten muy a gusto en compañía de sus respectivos progenitores. Éstos tampoco están cómodos con aquéllos, por lo que se alejan del grupo para explorar por su cuenta las instalaciones del centro de estudios, y se pierden por allí, quizás no tan inconscientemente, flechadísimos. Y los pollitos enamoriscados tertulian, flirtean y revolotean como dos adolescentes, se descubren a sí mismos y se revelan el uno al otro tal cual son, en un intento quizás inconsciente de llenar el vacío dejado en sus vidas por sus precedentes y fallidos matrimonios. 

Best Night Ever País: USA Año de producción: 2013 Género: Comedia subnormal y parodia chabacanisísima Productores: Jason Blum, Peter Safran, Dan Clifton Webwww.magnetreleasing.com/bestnightever, IMDB Censura: R por su constante contenido fornicatorio, desnudos, palabrotas, libaciones, consumo de drogas, etc, etc, etc Duración: 90 min Directores: Jason Friedberg y Aaron Seltzer GuiónJason Friedberg y Aaron Seltzer Reparto: Desiree Hall, Samantha Colburn, Crista Flanagan, Eddie Ritchard, Christian Barillas, Jason Beaubien, Guile Branco, Hunter Drago, Matt Drago, Matt Giampietro, James Jordan, Amin Joseph, Jenny Lin, Nick Steele, Patrick Quinlan, Andy Favreau y Ben Goldsmith

Sinopsis: Nuevo crimen de lesa humanidad de la dupla Friedberg/Seltzer, especialista en cargársele a las pelis de cierto género que se va haciendo machacón y/o son éxitos de taquilla. Ellos son culpables sin atenuantes de títulos como Date Movie (2006), Epic Movie (2007), Meet the Spartans (2008), Disaster Movie (2008), Vampires Suck (2010), etcétera. Lo que perpetran Friedberg y Seltzer no tiene nombre ni precedentes en la historia de la civilización. Bueno, nombre nombre, lo que dice nombre, y especialmente adjetivos, se nos ocurren varios, pero ninguno es publicable, pese a lo cual las productoras apuestan a los malhechores e invierten millonadas en sus desaguisados porque saben que tienen retorno segurísimo. En fin, no vamos a promocionar más a este par y vamos a Best Night Ever, que arremete contra Bridesmaids (2011), The Hangover I, II, III y IV (2009, 2011, 2013 y 2017, en su orden), Spring Breakers (2012), etcétera, aunque pretende distanciarse de la parodia parodia aportando un poco, un pobrísimo poco poco de cosecha original, tan pero tan pobre pobre que el resultado es la misma idiotez-idiotez de siempre. Best Night Ever no es, como su nombre lo sugiere, la mejor noche de las cuatro protagonistas de la historia, bien ensambladitas antes de la noche en cuestión, eufóricas y desaforadamente desgreñadas la noche en cuestión, y bien desencajadas post noctem eroticus escabrosorum. Yendo por partes, como solía hacer Jack el Destripador, la cosa empieza cuando a Claire (Hall), que está en vísperas de contraer bodorrio, se le mete entre ceja y ceja festejar su última noche de libertad con una despedida de soltera –¡ejem!– “pirotécnica”. Ella desea algo que la saque de la rutina de serle frecuentemente fiel a cada uno de sus sucesivos novios, y, en especial, al último, matrimonium aeternas condemnatum est. Y para prender los fuegos artificiales no se le ocurre nada mejor que irse a Las Vegas con su hermanita Leslie (Colburn) y dos pirómanas más: Zoe (Ritchard) y Janet (Flanagan). Tenemos, pues, un equipo de treintañeras, todas con su pequeño historial sexoso a cuestas (nada del otro mundo) y todas bien cuajeringadas* de pies a cabeza y por los márgenes, embarcándose en una mini van y enrumbando para la capital del pecado. Una vez en su destino pecan a cabalidad, en calidad y cantidad, sin descuidar detalle, frenética y minuciosamente, alcoholizándose y drogándose, descalzonándose y lo que sigue al rojo vivo, todo sazonado con una salvaje aspersión de strippers, robos, luchas en aceite y cachondeo a granel, todo expuesto ofensiva y palurdamente, como la ostensible expulsión de desechos biológicos humanos y más porqueriítas por el estilo por cuya causa las cuatro amigas volverán a casa bien descuajeringadas, física y emocionalmente, y de por vida. Y no seguimos con Best Night Ever, que no tenemos ni tiempo ni deseos de comentar más, y que, increíblemente, está llenando salas y disparando taquillas. Las gráficas que aparecen más arriba dicen lo que omitimos y ya sabes de qué se trata la cosa, por si la quieres ver. Y hablando de cosas de Ripley, ¿sabías que ya está en fase de post producción The Biggest Movie of All Time 3Dparodia de Avatar (2009), y que también se viene Superfast!, caricatura de la saga Fast & Furious, ambas con el sello Friedberg/Seltzer?

*Cuajeringado es exactamente lo opuesto de descuajeringado (¡cuánta ignorancia hay en este mundo, dios mío!)

Matrimonios Civiles

♥ A domicilio

♥ En cualquier área de Riverside

♥ Capilla disponible

♥ Precios razonables

 

 

(909) 631 7562

 

The Best Offer (Título original: La migliore offerta; título en español: La mejor oferta) País: Italia (estreno en Italia: 1/13) Año de producción: 2012 Género: Drama, romance, thriller Idioma: inglés Productora(s): Paco Cinematografica en asociación con Warner Bros, con el soporte de Business Location Sudtirol Alto Adige, Friuli Venezia Giulia Film Commission y UniCredit Group, y la compañía de servicios de producción AdriAlpe-Media OEG Sitio web: www.lamiglioreoffertailfilm.it

IMDB Censura: R por sexosa y desnudista Duración: 131 min Director: Giuseppe Tornatore Guión: Giuseppe Tornatore Música: Ennio Morricone Reparto: Geoffrey Rush, Jim Sturgess, Sylvia Hoeks, Philip Jackson, Donald Sutherland, Dermot Crowley, Caterina Capodilista, Gen Seto, Liya Kebede, Kiruna Stamell, Klaus Tauber, Maximilian Dirr, Lawrence Belgrave, Sean Buchanan y John Benfield. Premios: 6 David de Donatello 2012: Mejor película, Mejor director, Mejor banda sonora, Mejor escenografía (Maurizio Sabatini y Raffaella Giovannetti), Mejor diseño de vestuario (Maurizio Millenotti) y el Premio del público joven 

Sinopsis: Virgil Oldman (el australiano Rush) es un genio excéntrico, gran experto en arte, apreciado y conocido en todo el mundo. Sesentón e introvertido, Virgil no conoce más sentimiento que su amor por el arte, con morbosilla predilección por la figura femenina. También tiene sus pequeñas manías: come con guantes, envuelve su teléfono con un pañuelo, en fin, se protege detrás de una muralla de rutinas que apenas concede espacio para un par de amistades: Robert (el británico Sturgess), un hábil restaurador de objetos mecánicos, y su colaborador de largos años Billy Whistler (el canadiense Sutherland), con cuya ayuda ha ido comprando a precio de ganga una impresionante cantidad de pinturas de los más grandes maestros, entre ellos Rafael e Ingres, que atesora en un salón secreto de su casa. Todos son retratos de mujeres cuyos rostros admira diaria y solitariamente, y son el único escape de su 

vida sacrificada al trabajo como subastador y comerciante de arte. Su metódica vida sufre un pequeño trastorno cuando se aparece en escena la bella y misteriosa Claire Ibetson (la holandesa Hoeks), quien le encarga evaluar y vender las valiosas colecciones del palacio heredado de sus padres: cuadros, estatuas, muebles. La joven –dicho sea paso– anda un poco trastornadita, pues sufre de agorafobia, trastorno de ansiedad que consiste en pánico a los espacios abiertos o públicos en los que puede haber aglomeraciones, agravado con miedo al miedo, a vivir una crisis, a perder el control, a situaciones que puedan generar sensaciones de ansiedad, etceterísima. Por esta razón, ella se comunica con Virgil sólo a 

través de breves y ambiguas llamadas telefónicas, o con mensajes enviados con Fred (el inglés Jackson), guardián/portero de su mansión. Subyugado por el enigmático personaje, el vejete consigue acceder a la antedicha mansión y hablar con Claire, aunque no la ve, pues ella se oculta detrás de una puerta. Mañosamente, Virgil consigue atisbar a la joven sin que ésta se percate… y tres veces ¡oh! (¡oh!, ¡oh!, ¡oh!): ¡mamasssita! De pronto, su colección de retratos ya no le pareció tan subyugante como esa bellísima y misteriosa mujer de veintisiete años. Cuando por fin vence su resistencia y consigue verla tête-à-tête, cuando siente su palpitar, cuando oye de sus labios que lleva doce años recluida en ese lugar, ella ya ha pasado a ser una obsesión viva, material, que abate la muralla afectiva de Virgil y ensombrece sus telas inertes sustituyéndolas por carne y hueso, por aliento, por vida… El caballero protector sucumbe ante la frágil dama, los muros derribados permiten que los sentimientos contenidos se liberen en violenta estampida. El espasmo erótico es la cumbre de los cuentos para grandes, que escuchamos de niños, edulcorados, y que nos acompañan toda la vida como fantasías guardadas en

en lo más oscuro del rincón de los recuerdos. Claire llevó luz a ese recoveco y le regaló a Virgil un fugaz …y vivieron felices para siempre”que es imposible porque Átropos corta siempre un hilo antes que otro. «Siempre hay algo auténtico oculto en cada falsificación» es una frase de esta historia que se repite con ligeras variaciones y varios significados a lo largo del filme. Y Virgil vive una mise en scène, un cuento sofisticado, un sueño con un despertar brutal: un día viaja a Londres, para presidir la que sería la última subasta de una brillante carrera que empezó a descuidar cuando  Claire se convirtió en el centro de su universo. A su regreso, descubre que ha sido desvalijado: su colección ha desaparecido. Y Claire y Billy y Robert y Fred también. Buscando personas y respuestas, se dirige al bar ubicado frente a la villa de Claire, donde conoce a una atrasada mental, medio autista (la australiana Stamell), constreñida a una silla de ruedas, quien le revela su propia identidad: ella es la auténtica Claire, la verdadera dueña del palacio, que suele rentar a productores cinematográficos. Patatús de Virgil, quien transcurre varias semanas en un hospital recuperándose del shock. El recuerdo de la joven y el fortísimo deseo de volver a verla es lo único que logra sacarlo de la petrificación de su conciencia. Dado de alta, la llama repetidamente, sin éxito. Finalmente, toma una decisión: viaja a Praga y renta un departamento frente a la plaza del reloj que su amada le había descrito repetidamente. Y la espera día tras día, en el café Pivnice U milosrdných donde ella le contó que había conocido su última felicidad, con dolorosa esperanza, aferrado a la ilusión de que el amor de ella por él fue lo único auténtico de ese enorme engaño.

Beyond Outrage (Título original: Autoreiji Biyondo / Autoreiji 2; título alternativo: Outrage 2) País: Japón (estreno en Japón: 10/12) Año de producción: 2012 Género: Acción, crimen, drama Idioma: japonés Productora(s): Bandai Visual Company, Office Kitano, Omnibus Japan, TV Tokyo, Warner Bros Sitio oficial: wwws.warnerbros.co.jp/outrage2, IMDB Censura: R por violenta, soez y un poquitín sexosa Duración: 112 min Director: Takeshi Kitano Guión: Takeshi Kitano Reparto: Takeshi Kitano, Toshiyuki Nishida, Tomokazu Miura, Ryô Kase, Hideo Nakano, Yutaka Matsushige, Fumiyo Kohinata, Katsunori Takahashi, Kenta Kiritani, Hirofumi Arai, Sansei Shiomi, Kenta Kamiya y Shigeru Kôyama.

Sinopsis: Secuela de Outrage (Autoreiji, 2010), también dirigida, escrita y protagonizada por Kitano (asimismo conocido como Beat Takeshi), que, tras un reguero de sangre, acabó inconclusamente dejando luz verde para esta segunda peli. Al confuso final de la primera, Ōtomo (el múltiple Kitano) se entrega voluntariamente a la policía. Al comienzo de la segunda, cinco años más tarde, lo reencontramos en la cárcel, de la que sale gracias a la intervención de Kataoka (Kohinata), un policía que quiere explotar el ansia de venganza de Ōtomo en la guerra de bandas que el mismo poli, corrupto hasta los tuétanos, azuza para su propio provecho. La primera parte de Beyond Outrage es puro diálogo y progresiva explicación de los planes del polizonte taimado, de los jefes de las dos familias yakuza rivales Katō (Miura), boss del tokiota clan Sannō, y Fuse (Kôyama), líder del osaqueño clan Hanabishi, del propio Ōtomo y de su viejo enemigo o amigo, según se den las circunstanciasKimura (Nakano). Su segunda parte, hiperviolenta, ironiza (como el primer filme de la saga) acerca de la decadencia moral del submundo yakuza (que mal que

Sinopsis: Una serie de brutales asesinatos arrastra a la colisión las vidas de tres hombres: Gidi (Grad), padre de una de las víctimas ­–una niña violada y decapitada en el bosque–, sediento de venganza; Micki (Ashkenazi), un policía que ejecuta su trabajo con una violencia que va más allá de los límites de la ley; y Dror (Keinan), un maestro de estudios religiosos detenido como el principal sospechoso de los crímenes, al que la poli debe liberar por una metida de pata legal. Pero, ¿será él el verdadero asesino? Gidi y Micki tratan de confirmarlo echando mano del método de interrogatorio más antiguo del mundo, inventado por los chinos (que de paso inventaron la acupuntura), perfeccionado por la santa madre iglesia católica (desde Hipatia hasta el genocidio “evangelizador”, pasando por la inquisición) y recogido a mediados del siglo pasado por la naciente nación judía, por legítimas razones de supervivencia (libera a Piolín en un cuarto lleno de hambrientos gatitos, a ver si éste no defiende sus plumitas a bazukazos). Ciertamente, el tema de la pederastia es molesto, pero de vez en cuando es necesario evocarlo para compensar la millonada en indemnizaciones pagada por la santa madre en su esfuerzo por silenciarlo. (Y nos oponemos a la sanción de la capadura química por indulgente: la castración debe ser en vivo, en directo, sin anestesia y con caudalosa hemorragia.) El tema de la tortura es discutible, por aquello de si te equivocas, y Big Bad Wolves te lo muestra cruda, profusa y detalladamente. ¿Se justifica esta violencia? La falta es tan perversa que no tiene castigo proporcional… ¿Nos estamos saliendo de la tangente? ¿Se salen de la tangente Aharon Keshales y Navot Papushado cuando intercalan una ingeniosa ocurrencia en medio de la escena más salvaje? Es como que te metan una paliza y te hagan cosquillas a la vez: te ríes aunque no quieras. Toda Big Bad Wolves es un ejercicio mental de estos dos directores que te involucran así no quieras para que tú también pongas a trabajar la sesera, como nos pasó a nosotros, que concluimos con tres conclusiones spaghettiwesterinescas: Lo malo: el elocuente silencio de nuestra fundamentalista y santísima madre (¿el tema le saca rochas?), con lo que nos encanta llevarle la contraria y ver y leer lo que ella también ve y lee y censura doblemoralísticamente: La última tentación del muchachón (1988), El crimen del Padre Amaro (2002), Caperucita Roja (2011), la saga Harry Potter y etceterísima. Lo bueno: la cantidad de premios que la peli va coleccionando, clarisísima señal de que «ladran, Sancho…» (hasta las maquillistas Elinor Gigi y Dikla Sharabi tienen su trofeo encima de la chimenea por su contribución a esta pequeña obra maestra). Lo feo: que esta joyita llegue tan tarde a estas praderas de Manitú, cuando ya ha barrido con premios por doquier y Quentin Tarantino se nos anticipó en calificarla como la mejor película de 2013. 

bien en el pasado había tenido sus códigos de honor), amén de la corrupción política y policial, que compite en alevosía con el crimen organizado y parece echar por tierra toda posibilidad de redención. Ano natsu, ichiban shizukana umi (1991), Kikujiro no Natsu (1999), Zatôichi (2003) o Dolls (2002) fueron joyitas artísticas del cine asiático producidas por Kitano en el pasado. Outrage Beyond Outrage, en cambio, parecen señalar una crisis creativa del director/escritor/actor japonés. O tal vez sean una simple desviación comercial para sacar de rojo su cuenta corriente bancaria: yakuzas, despachurrados, descoyunturados, fiambres a granel y un poquitín de sexo se venden bien. Si Outrage dejó un saborcillo a “¿esto termina aquiiií…?”, Beyond Outrage parece más completo y tener mejor conclusión, aunque no deja de tener ciertas lagunitas que, sospechamos, se llenarán con otra lucrativa secuela. De rescatable del viejo Kitano nos quedan las imágenes de cámara, saturadas de color, insinuantes de mensajes casi tangibles (no olvidemos que el cineasta es también pintor), y el indirecto análisis sociopolítico de las complejas relaciones entre la autoridad y el poder facineroso, que se mueven simultánea y paralelamente, a veces con líneas divisorias apenas perceptibles, un tema kitaniano recurrente, aunque esta vez abordado con escasa profundidad. Es un hormiguero de personajes bien definidos pero tan opacos de vida que si les toca ser despanzurrados nos impresiona más el despanzurramiento que el despanzurrado. Este fondo bien pincelado y ligeramente difuminado por el director/etc/etc/pintor de brocha fina deja espacio para que se destaque nítidamente el protagonista Ōtomo, el yakuza malditamente feroz pero ‘honesto’, cuyo pensamiento no está contaminado por la insensible y cruenta lógica empresarial de los neodelincuentes (y muchisísimos dirigentes y hombres de negocios), en fin, en la versión asiática de la maffia corruptiva convertida en una moderna y perversa corporación. En el fondo Ōtomo –al igual que su amigo/enemigo Kimuraes un gángster nostálgico y tradicionalista, apegado a los ancestrales códigos yakuza del honor y la lealtad, que luchará contra las nuevas familias del bajo mundo, cobrará sangrientísima venganza contra ellas por lo que ellas le hicieron y, finalmente, se marchará por no poder hacer más: el nuevo mundo yakuza está prostituido y contamina a todo el que se le acerque.

Big Bad Wolves (Título original: Mi Mefajed Mehazeev) País: Israel (estreno en Israel: 8/13) Año de producción: 2013 Género: Crimen, drama, comedia Idioma: Hebreo Productora(s): United Channel Movies  Web: www.magnetreleasing.com/bigbadwolvesIMDB Censura: Por clasificar Duración: 110 min DirectoresAharon Keshales y Navot Papushado GuiónAharon KeshalesNavot Papushado Música: Haim Frank Ilfman  Reparto: Lior Ashkenazi, Tzachi Grad, Rotem Keinan, Doval'e Glickman, Menashe Noy, Dvir Benedek, Kais Nashif, Arthur Perry, Nati Kluger, Ami Weinberg, Guy Adler y Gur Bentwich Premios5 de la Academia Israelí de Cine, Tel-Aviv-2013 (Mejor fotografía, Dirección artística, Sonido, Música y Maquillaje), 2 del Fant-Asia Film Festival, Montreal-2013 (premios del jurado al Mejor guión y Caballo Negro al Mejor filme) y 2 del Festival de Cine de Sitges, Sitges-2013 (Mejor música y Mención especial a la música)

Cold Comes The Night (Título alternativo: Cold Quarter) País: USA Año de producción: 2012 Género: Drama, thriller, secuestro Productora(s): Sasquatch Films, Syncopated Films, Three Point Capital Web: www.facebook.com/coldcomesthenightIMDB Censura: R por violenta y soez Duración: 90 min Director: Tze Chun  Guión: Tze Chun, Oz Perkins y Nick Simon Música: Jeff Grace Reparto: Alice Eve, Bryan Cranston, Logan Marshall-Green, Ursula Parker, Leo Fitzpatrick, Erin Cummings, Robin Taylor, Sarah Sokolovic, Marceline Hugot, Esau Pritchett, Stephen Sheffer y Robert Prescott

Sinopsis: Peliculastra bastante humilde (léase: de pobres presupuesto y argumento) en la que lo más rescatable es el titánico esfuerzo de los protagonistas por no irse a pique con el resto del barco, pese a lo cual terminan diluyéndose en una historia asaz predecible y destinada a llenar –sin pena ni gloria– el bache en la programación de algún canal de televisión. La guapita Chloe (Eve) y su hija, la dulce Sophia (Parker), manejan un motelillo en la parte norte del estado de Nueva York. El bísnes no anda nada bien, por lo que, muy predeciblemente, no pueden permitirse el lujo de reservarse el derecho de admisión. En ese predecible escenario se aparecen para pernoctar allí la pelandusca Gwen (Sokolovic), Quincy (Taylor) y Topo (Cranston), que tienen un rollo sexosísimo y bastante oscuro del que solo sale vivo Topo. Este último, un polaco con acento ruso, cegatón como un topo para más detalle, toma como rehenes a Chloe y Sophia para que le sirvan de lazarillas y lo ayuden a recuperar varios cientos de miles de dólares cash que se ha echado al bolsillo el corrupto polizonte Billy (Marshall-Green), quien, dicho sea de refilón, es conocido de Chloe. Esta última, tentada por Topo –quien le ofrece una sustanciosa parte del botín–, termina cooperando y hasta simpatizando con éste, esto último no necesariamente por el síndrome de Estocolmo ni ninguna otra bizantina razón, sino, simplemente, por lo que ya estás suponiendo, amigo(a) lector(a). Como dijimos al comienzo y repetimos después, tooodo  es tan predecible…

Devil’s Due (Título en español: El heredero del Diablo) País: USA Año de producción: 2013 Género: Terror sobrenatural, falso documental Productora(s): Davis Entertainment, Twentieth Century Fox Film Corp Webwww.devilsduemovie.comIMDB Censura: R por su feo lenguaje e imágenes sangrientas Duración: 89 min Directores: Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett Guión: Lindsay Devlin Reparto: Zach Gilford, Allison Miller, Colin Walker, Geraldine Singer, Julia Denton, Catherine Kresge, Robert Belushi, Odessa Sykes, Sam Anderson, Roger Payano, Vanessa Ray, Bill Martin Williams, Madison Wolfe, Joshua Shane Brooks y Aimee Carrero

Sinopsis: Zach McCall (Gilford) y Samantha ídem (Miller) se acaban de casar y pasan una misteriosa noche de luna de miel, de la que recuerdan nada, nadita de nada (no pueden no recordar na’, porque entonces sí recordarían algo, ¿captas?) Poco más tarde la pareja descubre que va a tener su primer heredero antes de lo previsto, lo que no la sorprende gran cosa porque la luna de miel fue una simple redundancia, pese a que no pueden rememorar las proezas que –suponen– hicieron para redundar la cosa. En fin, la cosa es que al volver la feliz pareja a casa decide grabar todo el embarazo e inmortalizarlo para la posteridad. Es entonces cuando Zach comienza a observar un raro comportamiento en Samantha, que inicialmente achaca a los nervios provocados por la preñez. Pero, conforme van pasando los meses, van apareciendo extraños cambios psicosomáticos en la señora, cambios cada vez más feos y más gachos, que parecen tener un origen siniestro, acaso relacionado con la redundancia antes citada y de la que, como ya dijimos, recuerdan ná. Tal vez la filmación casera ayude a Zach a descubrir qué le pasa a la panzona y qué pasó aquella amnésica noche que parece tener mucho que ver con los ya citados y feos y gachos desórdenes psicosomaticológicos… ¡Ouaaaghhahhgghooooaghhh…! (gran bostezo)

Enemies Closer (Título en español: Cerco al enemigo) Países: Canadá, USA Año de producción: 2013 Género: Thriller de acción Idiomas: Inglés y francés Productora(s): After Dark Films, IM Global, Signature Pictures, ADF Acquisitions, Boulston Productions Ltd, Ingenious Media, Payton Productions Webwww.facebook.com/EnemiesCloserJeanClaudeVanDamme, 

IMDB Censura: R por su violencia maldita, palabrotas, sexualidad y consumo de drogas Duración: 86 min DirectorPeter Hyams GuiónEric Bromberg, James Bromberg Música: Tony Morales Reparto: Jean-Claude Van Damme, Orlando Jones, Tom Everett Scott, Linzey Cocker, Kristopher Van Varenberg, Zahary Baharov, Jonas Talkington, Matt Medrano, Atanas Srebrev, Vlado Mihailov, Dimo Alexiev, Christopher Robbie, Hristo Mitzkov, Reginal Varice y Ryan Spike Dauner

Sinopsis: Filmada en Bulgaria, donde actores y platós están a buen mercado, Enemies Closer narra cómo, en lo más profundo de un bosque en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, se estrella y desaparece una avioneta con un enorme cargamento de droga. El guarda forestal y ex Navy SEAL Henry (Everett Scott) es obligado por los narcotraficantes a buscar la malsana mercancía. En esas anda Henry cuando se topa con su viejo y acérrimo enemigo Clay (Jones), con quien tiene cuentas por saldar, pero, por capricho de los libretistas, en vez de agarrase a soplamocos se hacen cuates y juntos buscarán cumplir con las exigencias del cártel y recuperar su cargamento para satisfacer al temible Xander (Van Damme), jefe de los malos y tío de muy malas pulgas. Jean-Claude Camille Rammos François Van Varenberg, alias Van Damme, ex míster Bélgica y ex campeón mundial de full contact peso medio, vuelve a encarnar a un villano después de Vilain en The Expendables 2 (2012), y vuelve a decepcionar. Y vamos a decir por qué: el Van Damme de hoy ya pasó largamente los cincuenta años y lleva a cuestas los estragos del trago, las drogas (dicen las buenas lenguas que ya las dejó) y la edad: hay años luz de distancia entre el karateca de los 80s y 90s, cuyo solo nombre atraía a una legión de incondicionales, y el abuelito de hoy, que luce regular gracias a una cirugía de panza (según las malas lenguas), aunque sus líneas de expresión y las bolsas que le cuelgan de los ojos delatan sus tantas y tantas maltratadas primaveras. En Enemies Closer da la impresión de que tanto Van Damme como sus compañeros de equipo gringolandeses (Jones, Everett Scott, Talkington) viajaron a Bulgaria a devengar su sueldo con el menor esfuerzo, haciéndoles el favor a Baharov, Srebrev, Mihailov y demás miembros del equipo búlgaro, que con el menor esfuerzo demuestran su eficiencia actoral y explican el porqué muchas producciones hollywoodienses se ruedan en Bulgaria desde tiempos de la Perestroika: actores, escenarios naturales, hermosas playas y bulliciosas ciudades son un gancho bueno, bonito y barato. Prueba de ello son 681 AD: The Glory of Khan (1981), Akropol (1995), Bloodsport 4: The Dark Kumite (1999), For the Cause (2000), Alien Hunter (2003) y un largo etceterísima. Lástima que la 3B no garantice el producto final y Enemies Closer  y su villano protagonista son prueba de ello, aunque no deseamos hablar mal del karateca por sano instinto de supervivencia: Van Damme habla flamencofrancés e inglés a la perfección, y capisce el italiano, el alemán y el español, por lo que puede que nos lea y se enfade con nosotros por decir que esta peli es un bodrio. Y aunque esté abuelito, el Van Damme es de cuidado: en 1997, cuando su carrera y su físico andaban en franco declive, Steven Seagal se atrevió a decir que fácilmente le patearía el trasero. Enfurecido, Van Damme lo retó a demostrarlo y Seagal se acobardó como mariquita. Moraleja: más vale gallina vivo que bocón en cuidados intensivos.

Freezer País: Canadá Año de producción: 2013 Género: Acción y thriller ProductoraEnvision Media Arts Webwww.anchorbayentertainment.comIMDB 

Censura: R por malhablada y violentilla Duración: 82 min DirectorMikael Salomon GuiónTom Doganoglu y Shane Weisfeld Música: David C. Williams RepartoDylan McDermott, Yuliya Snigir, Peter Facinelli, Andrey Ivchenko, Pascal Petardi, David McNally, Markus Parilo y Milan Malisic

La ajedrecista Yuliya Snigir, como no la verás en esta peli
La ajedrecista Yuliya Snigir, como no la verás en esta peli

Sinopsis: Entretenida peliculita que narra las tremebundas vicisitudes del mecánico neoyorquino Robert Saunders (McDermott), un tío de esos que transitan por la vida sin hacer bulla ni nada que los saque del más gris anonimato desde la sala de partos hasta el hueco grande. Un mal día, el anónimo Robert se despierta atado como embutido dentro de un refrigerador industrial, de esos donde se guardan las reses descuartizadas. Cuando el anónimo logra desatarse, se aparecen Kiril (Ivchenko) y Vadim (Petardi), dos mafiosos rusos muy mal encarados y bastante groseros que lo acusan de haberles robado “la money”. Robert jura que no sabe ni pío de ese dinerillo, pero los facinerosos no le creen… ¿se estará haciendo el ruso o se trata de una pequeña confusión? ¿Es o se hace? ♪Tan-ta-ta-tan♪♫ (Suspenso.) Lo peor es que Kiril y Vadim hablan un inglés de la patada, y lo entienden ídem, por lo que cabe suponer que un malentendido o una palabrita mal traducida puede llevar los acontecimientos a muy mal término. Afortunadamente (para Robert) los antedichos se van, aunque bien enfadados {«Achichornia dabrinki dovronovo perduto!!!» [sapos y culebras (en ruso)]}. Se van (dijimos) y vuelven después, acompañados por la intérprete bilingüe ruso-inglés y viceversa Alisa (la ajedrecista profesional, modelo, actriz, rostro de L'Oreal y cuerazo ruso Yuliya Victorovna Snigir). Ésta explica a Robert que Kiril y Vadim y su jefe Oleg (Parilo) lo acusan de haberles birlado ocho millones de dólares y que exigen que se los devuelva, o morirá de frío en la celda frigorífica. Para no hacértela larga (y contarte la peli), sólo te diremos a grandes rasgos que parece que Robert no sabe ná de adeveras; que se encuentra un celular con el que se comunica con el detective Al Dorian (McNally), aunque no consigue darle las coordenadas de su paradero porque los mafiosos lo sorprenden in fraganti y rompen el aparato; y que también se encuentra en la cámara con otro detective, Sam Gurov (Facinelli), que, al igual que él, experimentará el estrechamiento de sus vasos sanguíneos, la disminución del flujo de la sangre, la falta de oxígeno adonde éste debe ir, el progresivo daño nervioso, la paulatina congelación de los tejidos y la nadita saludable coloración púrpura de la piel… La verdad irá asomando lentamente, con un final bastante electrizante.

Gimme Shelter  País: USA Año de producción: 2013 Género: Drama Productora(s): Day Twenty-Eight Films, Rishon Films Webhttp://gimmeshelterthemovie.comIMDB Censura: PG-13 por su temática de violencia, abuso, feo lenguaje y consumo de drogas, todo relacionado con adolescentes Duración: 101 min DirectorRon Krauss GuiónRon Krauss Música: Christopher Lennertz Reparto: Vanessa HudgensJames Earl JonesRosario DawsonBrendan FraserStephanie SzostakAnn DowdEmily MeadeCandace SmithTashiana WashingtonPeter EpsteinRufus DorseyDascha Polanco, Eddie Schweighardt, Rachel Mattila Amberson, Sheila Tapia, Elyse Kratchman y Laneya Wiles

Sinopsis: Agnes Apple Bailey (la chaparrita Hudgens, 1,55m y 15Kg de sobrepeso) es una adolescente de vida complicada que vive en un feo suburbio junto con su madre, June Bailey (la irlandesa-amerindia-cubanopuertorriqueña-afroamericana Dawson). June (1,70Kg, 89-61-89cm) es drogadicta y de vez en cuando se dedica a la segunda profesión más antigua del mundo –después de la abogacía– para financiar su fea adicción, lo que la tiene sumamente estresada. Por lo anterior, suponemos, anda siempre de muy malas pulgas y abusa física y emocionalmente de Apple. Por todo lo anterior, la vida de la joven Apple –como ya dijimos– es amarga e insípida: convive con las bandas callejeras, se conoce su sórdido barrio de pe a pa, ve y vive en su hogar y en la calle experiencias que conducen a ninguna parte. Tenaz y emprendedora, Apple quiere dejar atrás ese mundo opaco y buscar un futuro más prometedor, por lo que decide cambiar de aires escapándose de casa para seguir la pista de su padre biológico, al que no conoce. Busca que te busca, finalmente lo encuentra: es Tom Fitzpatrick (Fraser), un tío que ha rehecho su vida para convertirse en un rico bróker de Wall Street. Tras las presentaciones de rigor («¡Sorpresa!, ¡soy tu hijita, y te cuento que llego por partida doble: mi baby y yo…!», Tom acoge a Apple en su casa, pero se niega a ser abuelo. Apple, en cambio, quiere tener al bebé que lleva en el vientre. Huye de nuevo, se reencuentra con su vieja amiga, la calle, y tiene un grave accidente que la lleva derechito al hospital, donde conoce al capellán Frank McCarthy (Earl Jones). El curita la toma bajo su cuidado y una vez restablecida la lleva a una casa de madres con problemas, donde, finalmente, Apple se siente protegida y en un ambiente de familia que nunca conoció. Nota al margen: Gimme Shelter es un valiente filme independiente basado en una historia real de los Several Sources Shelters (www.severalsourcesfd.org), casas-familia fundadas en 1981 por Kathy DiFiore, mujer que vivió en carne propia el drama de un marido violento del que huyó para rehacer su vida y ayudar a las madres con experiencia similares a la suya.

I, Frankenstein (Título en español: Yo, Frankenstein) Países: USA, Australia Año de producción: 2013 Género: Acción, fantasía, ciencia ficción Productora(s): Hopscotch Features, Lakeshore Entertainment, Sidney Kimmel Entertainment Web: www.ifrankensteinfilm.comIMDB Censura: PG-13 por sus constantes e intensas secuencias de acción y violencia Duración: 92 min Director: Stuart Beattie Guión: Stuart Beattie (el eficiente escritor [y ahora director] de Pirates of the Caribbean: The Curse of the Black Pearl/2003 y Collateral/2004), Kevin Grevioux (el guionista, actor y creador de la serie Darkstorm Comics titulada, precisamente I, Frankenstein), y éste, a su vez, inspirado en el ensamble androide sin nombre esbozado por Mary Shelley allá por 1815, tras una noche de tertulia bohemia en casa de lord Byron, y novelado con una manito de gato de su marido (de ella), Percy, bajo el título Frankenstein o el moderno Prometeo (1818) Música: Reinhold Heil, Johnny Klimek Reparto: Aaron Eckhart, Bill Nighy, Yvonne Strahovski, Miranda Otto, Jai Courtney, Socratis Otto, Caitlin Stasey, Aden Young, Steve Mouzakis, Mahesh Jadu, Deniz Akdeniz, Nicholas Bell, Virginie Le Brun, Chris Pang, Kevin Grevioux y Bruce Spence

Sinopsis: Interesante peliculita, para quienes gustan del thriller gótico flamígero revuelto con acción popurrí, que nos presenta al doctor Víctor Frankenstein (Young) como un personaje que realmente existió y del que se ha perdido todo rastro. Más o menos por 1795, su criatura, fabricada como en la novela original (de pedacitos de fiambres), da muerte a Elizabeth Frankenstein (Le Brun), esposa del científico, y luego al propio doctor Frankenstein. La trama insinúa que inmediatamente después del parricidio empieza el proceso de “humanización” del engendro, pues éste, en un rapto de piedad, entierra el cuerpo de su papá-creador en un cementerio. Allí es atacado por un grupo de demonios que tiene la misión de capturarlo por orden del rey infernal Naberius (Nighy), pero es salvado por dos gargoyles. Por ellas (las gárgolas son epicenos, como las lechuzas y las perdices, que pueden ser hembritas o machitos y revolotear bisexualmente felices), por ellas –las gárgolas, decíamos, no pierdas el hilo­–, el monstruito se entera de la existencia de una milenaria y secreta guerra entre demonios y gargoyles, dos especies virtualmente inmortales que no pueden verse ni en pintura. La primera está compuesta por una legión de 666 demonios aterrizados en nuestra amada Gaia tras la caída de Luzbel; la segunda está formada por los descendientes del arcángel Miguel quien, mira tú cómo uno se entera de las cosas, era bien garañón. La reina de las gargoyles, Leonore (el bombón Miranda Otto), bautiza como Adam a nuestro futuro héroe y le pide que se una a sus huestes, pero éste prefiere no meterse en pleito ajeno y se marcha muy lejos, a los lugares más apartados de la Tierra, perdiéndose de todo y de todos por dos largas centurias. Tras ese tiempo, reencontramos al ensamble de partes y piezas heterogéneas trabajando junto con la electrofisióloga Terra Wade (la riquísima Strahovski), el principal personaje humano de todo el largometraje. También nos topamos con el multimillonario Charles Wessex, cabeza del Wessex Institute, donde se estudia cómo hacer engendritos como Adam. Y el ricachón resulta ser nada menos que Naberius solapado como mortal y afanoso de conocer el secreto para forjar humanoides sin alma, fáciles de poseer. Y la científica Terra, que anda en la misma onda del doctor Víctor Frankenstein (investiga los efectos de la estimulación eléctrica en los muertos), está en la 

nómina de Wessex/Naberius… Y Adam está hecho un sándwich entre Leonore y Naberius, el bien y el mal, ángeles y demonios que lo codician por igual, los primeros para que los ayude a cumplir su juramento de proteger a la humanidad, los segundos para sojuzgarla y crear ejércitos sumisos, capaces de conquistar el mundo… Al margen, el ensamblado carece del más preciado don de los mortales: el alma, cuyo lugar está ocupado por desgarradoras cicatrices que no pueden compararse con las visibles, que afean un poquito pero no lastiman tanto como la condena a la eternidad en la soledad, sin un ser (léase: una compañera) que lo complemente… ¿Será que Adam “siente” su soledad? ¿Será que su aflicción proviene de algo que Víctor no le implantó? ¿Será que la electrofisióloga…? ¿♪Qué seráseraaaá (Whatever Will Be, Will Beeee)♪♫? Paga tu entrada y entérate. Sólo te chismeamos que la acción transcurre en la  ‘batmanizada’ ciudad de Darkhaven (Melbourne, Australia), donde merodean monstruos medio raritos y en cuyo sombrío sótano se engendra la mamá de todas las batallas entre el mal y el bien (y ojo, que decimos batalla, no guerra…) Que buenos y malos se sacarán la madre empleando el kali, también conocido como eskrima o arnis. Que el kali, para quien no lo sepa, es un antiguo arte marcial filipino que comprende desde la lucha cuerpo a cuerpo vía soplamocos y agarres, conocida como dumog, hasta una variedad de armas carniceras (dagas, cuchillos, puñales) o aporreantes, como los olisi, bastones de madera de rattan 2 veces más grandes que los PR-24 de la poli y 24 veces más dolorosos. Que dicho sea de paso y ya que estamos en materia, que Eckhart primero se enteró vía mataburros cibernético (Wikipedia) de qué pedos es el kali, y después se entrenó seis meses para aprenderse su coreografía y técnicas, además del manejo de las armas propias de esta disciplina. Que, otrosí, Eckhart desarrolló su físico para este filme, pues, como el mismo confesó en una entrevista: «…si te vas a quitar la playera en una película, más vale que tengas algo que mostrar.» Que el resultado es un Eckhart convincente en un buen rollo de acción de principio a fin, que no necesita persecuciones de autos ni balaceras para electrizarte: le bastan los destripamientos espeluznantemente góticos, los exóticos zambombazos filipinos que te sacan de la rutina de los karatekazos y malabares kunfusionistas y, naturalmente, un bien calibrado aggiornamento atmosférico pese al envenenamiento troposférico y el ahuecamiento ozonosférico para que dos siglos más tarde el personaje articulado por Frankenstein, Mary y Percy te siga atrapando. Y que a partir de pocos elementos comunes (Lucifer, el semental Miguelito, Ciudad Gótica), Grevioux, Beattie y un equipazo de expertos en efectos computarizados han obtenido una mitología fresca en un universo completamente nuevo, sombrío y misterioso, sazonado con una imaginería virtual hiperrealista. Lo dicho: si te gusta el género (un baturrillo acción/fantasía/miedito), y ya estás hasta la coronilla de zombis, vampiros y licántropos, ésta es tu peli.

Jack Ryan: Shadow Recruit (Título en español: Jack Ryan: Operación Sombra) País: USA, Rusia Año de producción: 2013 Género: Acción, thriller y terrorismo Idiomas: inglés y ruso Productora(s): Paramount Pictures, Skydance Productions, Mace Neufeld Productions, Di Bonaventura Pictures, Buckaroo Entertainment y Etalon Film Saga: Éste es un reboot, o sea un filme que reinicia una serie desde cero, dizque para pulir y mejorar la historia y crear una nueva saga que parece que no va a haber, visto el pobre resultado de taquilla de Jack Ryan: Shadow One  entre el público joven, que es el que con su asistencia da su visto bueno para tragarse las siguientes pelis. Los precedentes largometrajes protagonizados por Jack Ryan fueron The Hunt for Red October  (1990, con Alec Baldwin como Jack), Patriot Games (1992, Harrison Ford), Clear and Present Danger (1994, otra vez con Indiana Jones) y The Sum of All Fears (2002, con Ben Affleck) Web: www.shadowrecruitmovie.

comIMDB Censura: PG-13 por sus intensas secuencias de acción violenta, y unas cuantas palabrotas Duración: 105 min Director: Kenneth Branagh Guión: Adam Cozad y David Koepp, quienes se basaron en el agente de la CIA John Patrick Ryan, el personaje más popular del autor estadounidense Thomas Leo Clancy Jr, más conocido como Tom Clancy, fallecido en 2013 Música: Patrick Doyle Reparto: Chris Pine, Keira Knightley, Kevin Costner, Kenneth Branagh, Lenn Kudrjawizki, Colm Feore, Alec Utgoff, Peter Andersson, Elena Velikanova, Nonso Anozie, Seth Ayott, Gemma Chan, Aleksandar Aleksiev, Andrew Byron, Derek Lea, Lee Asquith-Coe, David Paymer, Karen David, Hannah Taylor Gordon, Jim Gunter, Deborah Rosan, Stuart Matthews y Lee Nicholas Harris

Sinopsis: Jack Ryan (Pine) es un veterano de guerra que lleva una doble vida como ejecutivo de Wall Street y agente analista de la CIA. Un día la antedicha agencia descubre un complot maquiavélico para hundir la economía estadounidense y, de paso, sembrar el caos en todo el mundo por aquello de que cuando Wall Street estornuda las demás bolsas –de la ceca a la meca– se acatarran ferozmente. Jack parece ser el único hombre capaz de vacunar a tutilimundi antes de que se aparezca el mal y se torne en nefasta pandemia que no perdone ni a la tortoleca. Así, nuestro héroe se involucra hasta los tuétanos en una operación antiterrorista que lo arrastrará a un mundo de sospechas, engaños y despiadada violencia, atrapado entre el negociador oficial Thomas Harper (Costner) y el desconcertante oligarca ruso Viktor Cherevin (Branagh), aunque consolándoseen los descansos que le concede la chambaen los brazos de su riquisísima novia en la sombra, Caroline Muller (la riquisísima Knightley), más conocida como Cathy por los íntimos. Jack deberá enfrentarse a una nueva realidad en la que no puede fiarse ni de su mamá (la enfermera Catherine Burke Ryan, 1923-1974), y el destino de millones de personas dependerá de su habilidad para descubrir la verdad y desbaratar el complot antes de que estalle una bomba económica multikilotónica que arrase con la reserva federal, la coca-cola, el banco vaticano, la eurozona, Slim, Gates, Buffet, Arnault y más millonarietes, y pin, pin, san Agustín, la meca, la seca, la tortoleca… ¡Recórcholis, batidarling, este tío es más listo que nosotras dos juntas!

Poquito a poquito, el chico malo va seduciendo a la linda Adele
Poquito a poquito, el chico malo va seduciendo a la linda Adele

Labor Day (Título en español: Una vida en tres días) País: USA Año de producción: 2013 Género: Drama, romance e intriga Productora(s): Indian Paintbrush, Mr. Mudd, Right of Way Films Web: www.unavidaentresdias.es, IMDB Censura: PG-13 por su temática y breves secuencias de violencia y sexualidad Duración: 111 min Director: Jason Reitman Guión: Jason Reitman, basado en la homónima novela (2009) de Joyce Maynard Música: Rolfe Kent Reparto: Kate Winslet, Josh Brolin, Gattlin Griffith, Tobey Maguire, James Van Der Beek, Clark Gregg, Maika Monroe, Tom Lipinski, J.K. Simmons, Brooke Smith, Brighid Fleming, Alexie Gilmore, Micah Fowler y Lucas Hedges Premios: un par de nominaciones (Golden Globes, Society of Camera Operators), ninguno ganado

Sinopsis: Laboy Day se sitúa en New Hampshire, en 1987, durante el fin de semana del día del Trabajo gringuito (primer lunes de septiembre). Adele ex de Wheeler (Winslet), recién divorciada, afronta serios problemas emocionales tras la partida del que fue su esposo: autoestima por los suelos, severa depresión y agorafobia feroz, que la mantiene encerrada en casa. Su hijo de trece años, Henry (Griffith), quiere hacer de hombrecito del hogar y cuidar de su madre, pero, pubescente al fin y al cabo, tiene la cabecita más metida en los torbellinos propios de su edad, empezando por sus compañeritas de escuela. El jueves previo al largo fin de semana del Labor Day, Henry convence a mamaíta a irse de shopping, y en esas conocen, casualmente, a Frank Chambers (Brolin), un misterioso individuo desaliñado y herido, quien les pide ayuda y los convence para que les dé cobijo en su casa durante ese fin de semana. Una vez allí, el extraño les confiesa ser un asesino convicto que acaba de escapar de la cárcel. Pese a esas feísimas referencias, no resulta ser tan mal tipo y conecta rápido con Adele y Henry, a quienes al principio les cae simpatiquillo y más adelante aceptan como una presencia protectora. Huelga decir que Frank (que anda bien reprimido ya sabemos de qué) hace especial conexión con Adele, quien empieza a recuperarse de sus achaques anímicos y a apiadarse de la abstinencia de Frank. 

The Legend of Hercules (Título en español: Hércules: El origen de la leyenda) País: USA Año de producción2013 Género: Acción y aventuras mitológicas Productora: Millennium Films Webwww.her

cules3dmovie.comIMDB Censura: PG-13 por sus intensas secuencias de combates y soplamocos, más un poquitín de sensualidad Duración: 99 min DirectorRenny Harlin Guión: Sean Hood, Daniel Giat,Renny Harlin y Giulio Steve Música: Tuomas Kantelinen Reparto: Kellan Lutz, Gaia Weiss, Scott Adkins, Roxanne McKee, Liam Garrigan, Liam McIntyre, Rade Serbedzija, Johnathon Schaech, Luke Newberry, Kenneth Cranham, Mariah Gale, Sarai Givaty, Spencer Wilding, Bashar Rahal, Ivan Stoimenov, Borislav Iliev, Nikolai Sotirov y Radoslav Parvanov

Sinopsis: Nueva peli de acción basada en este personaje de la mitología griega, ubicada más o menos por el año 1200 aC. La reina Alcmena (McKee) ruega a los dioses para que liberen a sus súbditos (los de la reina) de la opresión de su marido, el rey Anfitrión (Adkins), que era de muy malas pulgas. Zeus, que era un garañón con cincuenta hijos conocidos y una legión desconocida, oyó las súplicas de Alcmena, la aquilató de pies a cabeza (¡bombón!) y se apiadó de ella. Como la susodicha era una dama muy decente y fiel, Zeus adoptó la forma humana de Anfitrión (que andaba guerreando contra los tafios) y la buena señora, creyendo que era su esposo que volvía de la guerra, le dio una real bienvenida. (Dice le leyenda que tan buenota estaba la Alcmena y tan caliente andaba que el insaciable Zeus hizo que esa noche durara lo que duran tres noches con sus días, dándose un banquetazo de la madona, pero eso es otro rollo.) Como consecuencia del festín escalifragilísticoespialidoso Alcmena quedó embarazada de Hércules (Lutz), aunque, según el cuento, todos creyeron que el baby era hijo del rey, menos el susodicho rey, que sentía algo así como dos espinitas en la real testuz y no se podía sacar el clavo (bueno, los dos clavos) porque todavía no se habían inventado los exámenes de ADN. (Dicho sea de paso, el prolífico Zeus era abuelo de Anfitrión, por tanto éste era tío tercero o primo ídem de Hércules –vaya uno a saber–, y Zeus era papá y bisabuelo del crío, así que en el fondo todo quedaba en familia, pero es también otro rollo.) Ajeno a su verdadera identidad, Hércules crece sufriendo el desprecio de Anfitrión, quien prefiere a su otro hijo, Ificles (Garrigan), de cuya legitimidad no tiene dudas. Cuando llega a la edad hormonalmente activa, Hércules se enamora de la princesa Hebe (Weiss), pero Anfitrión la ennovia oficialmente con Ificles. Hércules intenta huir con la joven y es capturado por la guardia del rey, quien lo envía a la guerra. El muchachón pelea como una fiera, burla a la muerte y finalmente se embarca con el guerrero Sotiris (McIntyre) en una misión para liberar al reino de la tiranía de Anfitrión, recuperar a Hebe y ocupar su lugar en el panteón de los héroes helenos.

Life of a King País: USA Año de producción: 2013 Género: Drama basado en hechos reales Productoras: Animus Films, Serena Films, Steakhaus Productions Web: www.lifeofaking-movie.comIMDB Censura: PG-13 por su temática, y un poquito de violencia y de drogas en un entorno adolescente Duración: 100 min Director: Jake Goldberger Guión: Jake Goldberger, David Scott, Dan Wetzel Música: Eric V. Hachikian Reparto: Cuba Gooding Jr, Dennis Haysbert, LisaGay Hamilton, Thurston Hill, Chidi Ajufo, Jaida-Iman Benjamin, Rickey Brown, Carlton Byrd, Jim Calloway, Jordan Calloway y Ryan Cargill

Sinopsis: La increíble historia del ex criminal Eugene Brown (Gooding Jr), quien, tras el robo a un banco, pasó 18 años en chirona, tiempito que aprovechó provechosamente para practicar ajedrez. Tras su liberación se reinsertó en la sociedad y decidió ayudar a los chicos malos de Washington DC ofreciéndoles un futuro a través de este juego que, según dicen, entretuvo a Tutankamon allá por el 1300 aC y perfeccionaron los indios (los de la India) con el nombre de chaturanga allá, por el siglo VI. A través del Big Chair Chess Club, fundado por Eugene, muchos estudiantes rebeldes encontraron una edificante alternativa a la alta criminalidad de las calles, cautivados por las atrevidas técnicas ajedrecísticas del transgresor redimido. En sus treinta años de existencia, el Big Chair Chess Club ha enseñado a miles de jóvenes a competir y ganar no sólo en el juego, sino también en la vida.

Sarah le muestra a Allie cómo clavarles un tiro a los atrevidillos
Sarah le muestra a Allie cómo clavarles un tiro a los atrevidillos

Loves Her Gun País: USA Año de producción: 2013 Género: Drama y romance Productora(s): Devolver Digital Web: www.loveshergun.tumblr.com, IMDB Censura: Por clasificar Duración: 99 min Director: Geoff Marslett Guión: Geoff Marslett, Lauren Modery Música: Hanan Townshend Reparto: Trieste Kelly Dunn, Francisco Barreiro, Melissa Bisagni, Miranda Childs, Jenny Connell, Josephine Decker, Chris Doubek, Trace Gillespie, Jon Dee Graham, Ed Hattaway, Robert Howell, Jennymarie Jemison, Andrew Kaempfer, Heather Kafka y Geoff Lerer Premios Louis Black “Lone Star” 2013 del SWSW(South by Southwest Film Festival

Sinopsis: Peliculita indie muy recomendable que explora el mundo de las armas y la violencia desde la perspectiva femenina. Sin trabajo fijo ni claros objetivos, con un novio que no le hace sonar las campanitas y encima asaltada a lo bruto en Brooklyn, Nueva York, Allie (Dunn) decide cambiar de aires y se embarca en autobús rumbo a Austin, capital de Texas. La joven se adapta al ritmo de vida pausado de esa ciudad, ni muy grande ni muy chica, pero el miedo del atraco sufrido la sigue atormentando. Para sentirse más segura y de paso calmar su ansiedad, la tontorra cae en el muy gringuito “pasatiempo” de las armas, pero éste, lejos de devolverle la tranquilidad, le traerá problemas al ella cruzar la fina línea entre la autoprotección razonable y la paranoica. Una seria invitación a la reflexión acerca de la cultura de las armas y la violencia contra las mujeres. 

Maidentrip Países: USA, Australia, Ecuador, Polinesia Francesa, Holanda, Antillas Holandesas, Panamá, Sudáfrica Año de producción: 2013 Género: Documental y aventuras Idioma: Inglés ProductorasJillian Schlesinger, Emily McAllister Webwww.maidentrip.comIMDB Censura: Por clasificar Duración: 82 min DirectoraJillian Schlesinger Guión: Laura Dekker, Penelope FalkJillian Schlesinger MúsicaBen Sollee RepartoLaura Dekker Premios: De la Audiencia a la mejor imagen SXSW 2013 (The South by Southwest, Austin), de la Audiencia en el Camden International Film Festival 2013 (Camden, Maine), y a la Dirección en el Mountainfilm 2013 de Telluride, Colorado.

Sinopsis: Laura Dekker nació en 1995 en un barco, en el puerto de Whangarei (Nueva Zelanda), durante un viaje de siete años realizado por sus padres Dick Dekker, holandés, y Babs Müller, alemana. En 2009, cuando la adolescente neozelandesa-holandesa-alemana anunció que quería convertirse en la persona más joven en circunnavegar el globo en solitario, las autoridades holandesas le impidieron emprender el viajecito. Un año después, cumplidos los 14 años de edad y con el apoyo de su padre, la niña aventurera se lanzó al mar en su velero Guppy, una embarcación de 11,5 metros y dos mástiles. «Por supuesto que hay gente que dice que estás loca, pero es un sueño. Un gran, gran sueño. Quiero navegar, quiero dar la vuelta al mundo. Quiero ver todos los lugares y no siempre las mismas cosas estúpidas», explica la joven al inicio del documental, para agregar: «Viví mis primeros cinco años en el mar, y desde entonces, todo lo que he querido es volver a esa vida.» El periplo la llevó de Holanda a Gibraltar, Lanzarote, Sint Maarten, Panamá, Ecuador, las Marquesas, Tahití, Tonga, Vanuatu, Australia, Sudáfrica y etceterísima, totalizó 50 mil kilómetros en 366 días y cristalizó un sueño que ni el Libro Guinness ni el World Sailing Speed Record Council han querido certificar para desalentar a los jóvenes de intentar proezas tan peligrosas como la de esta audaz muchacha.

The Nut Job Países: Canadá, Corea del Sur, USA Año de producción2013 Género: Aventuras y comedia familiar animada Idioma: Inglés Productora(s): Gulfstream Pictures, Red Rover International, ToonBox Entertainment Webwww.thenutjobfilm.com IMDB Censura: PG Duración: 85 min Director: Peter Lepeniotis Guión: Daniel Woo, Lorne Cameron, Peter Lepeniotis Música: Paul Intson Reparto: (voces de) Will Arnett / Surly, Liam Neeson / Raccoon, Katherine Heigl / Andie, Brendan Fraser / Grayson, Stephen Lang / Rey, Maya Rudolph / Precious, Jeff Dunham / Mole, Gabriel Iglesias / Jimmy, Sarah Gadon / Lana, James Rankin / Fingers, Scott Yaphe / Lucky, Joe Pingüe / Johnny, Annick Obonsawin / Jamie, Julie Lemieux / muchacha scout, Robert Tinkler / Redline y Buddy 

Sinopsis: Historia basada en el corto del Peter Lepeniotis Surly Squirrel (2005). Allá, a fines de los años 50, en la ficticia Oakton (Virginia), la ardilla Surly es desterrada del parque que habita y emprende su camino hacia nuevos destinos. ¿Por qué la comunidad del parque la expulsó? ¿Adónde irá? ¿Qué hará sola? ¿Cómo sobrevivirá ante la inminencia de un invierno que los meteorólogos vaticinan como muy largo y muy frío? La respuesta a la primera pregunta: porque con su última travesura, la incorregible Surly se pasó de la raya y colmó la paciencia de todos los vecinos. A la segunda: pues no se hace muchas bolas: al salir del parque ya está en Oakton, y decide vagabundear y sobrevivir allí a lo mero macho. A la tercera: no se va sola: la acompaña su compinche, Buddy, una rata siempre positiva ante la vida y sobre todo muy risueña, lo que contrasta con el carácter cascarrabias de Surly. A la última: Surly y Buddy descubren Maury's Nut Store, una tienda abarrotada de riquisísimas nueces de todo tipo y tamaño, y las nueces, se sabe, son para los roedores en general (ardillas y por lo visto también ratas) como los dolarillos para tío Rico: un electroimán irresistible. Surly y Buddy deciden jugársela y robar el almacén a la chita callando, pero el asunto acabará por írseles de las manos y colorín colorado, esta historia recién ha empezado.

Open Grave País: USA Año de producción2013 Género: Terror, misterio, supervivencia Productora(s): Atlas Independent, 852 Films, Speranza13 Media Web: www.tribecafilm.com/tribecafilm/filmguide/open-grave, www.facebook.com/pages/Open-Grave/130726273747275, IMDB Censura: R por violenta, perturbadora y malhablada Duración: 102 min Director: Gonzalo López-Gallego Guión: Chris Borey y Eddie Borey Reparto: Sharlto Copley, Erin Richards, Max Wrottesley, Josie Ho, Joseph Morgan, Thomas Kretschmann, M. Frakes, Balázs Szitás, Kati Dombi, Éva Botos, Tofi Seffer, Zsuzsanna Szabados, Márta Szabó, Pedro de Santiago y Araceli Sanz.

Sinopsis: Filmada en Hungría con un reparto de cinco estrellas y una trama sombría y angustiante, la historia empieza cuando John (Copley) despierta dentro de una tumba abierta, llena de cadáveres en nauseabunda descomposición, sin saber cómo llegó allí. Sin memoria y aterrado, John logra salir de la fosa con la ayuda de una mujer que le arroja una cuerda y luego huye del lugar. Muy cerca el hombre se encuentra con un grupo desconocidos, todos en sus mismas condiciones amnésicas. Todos sospechan de todos y todos quieren saber quiénes son, qué pasó, por qué están ahí, quién se despachó a los fiambres y por qué lo hizo. ¿Será John el asesino (cosa que por más que trata no consigue recordar)? ¿Tal vez Nathan (Morgan), quien tampoco parece recordar ná? ¿Y si no están solos y el criminal merodea acechando? Tratando de recordar y descubrir la verdad, se interrogan mutua y paranoicamente mientras la memoria aflora lentamente… se van identificando, van hallando indicios y atando cabos… pero puede que el carnicero mienta, o que sea más de uno y espere(n) una oportunidad para repetir el baño de sangre… y el inminente día 18 parecer parece traer un importante acontecimiento vinculado con esa pesadilla colectiva…

Paranormal Activity: The Marked Ones (Título en español: Paranormal Activity: Los señalados) País: USA (estreno: 01.03.44) Año de producción: 2013 Género: terrory thriller Idioma: inglés Productora(s): Paramount Pictures, Blumhouse Productions, Room 101, Solana Films Saga: Paranormal Activity (quinta peli de la saga) Web: www.paranormalmovie.com, IMDB Censura: R por su lenguaje poco edificante, violencia, desnudos bien gráficos y un poquitín de consumo de drogas) Duración: 84 min Director: Christopher Landon (quien fue guionista de la segunda, tercera y cuarta películas de la sagaGuión: Christopher Landon Reparto: Molly Ephraim, Andrew Jacobs, Katie Featherston, Richard Cabral, Carlos Pratts, David Fernández Jr, Jorge Díaz, Kimberly Ables Jindra, Chloe Csengery, Eddie J. Fernández, Micah Sloat, Jessica Tyler Brown, Héctor Luis Bustamante, Silvia Curiel, Noemí González, Crystal Santos, Tonja Kahlens, Catherine Toribio, Julian Works, Wallis Barton y Diana Danger.

Sinopsis: Refrito hispanizado y empanizado de la cineserie Paranormal Activity rodado al igual que las anteriores pelis de la saga– con una cámara casera, GoPro para más referencia, lo que le confiere al rollo un ritmo un poquitín más ágil que el de sus predecesoras. En esta oportunidad Jesse (Jacobs), Arturo (Cabral) y demás carnales se preparan para comenzar sus vacaciones veraniegas. Los vecinos del barrio (predominantemente hispano y spanglishablante), más dados al tequila que al whisky, son sorprendidos por la noticia del asesinato de una misteriosa vecina, poco sociable y muy malgeniada para más señas. No teniendo nada mejor que hacer, los cuates deciden visitar sin invitación alguna la casa de la interfecta, y una vez dentro tienen una experiencia espeluznante, sazonada con magia negra procedente de las mismísimas brujas de Salem y «¡ay mamaaaá!!!», un ente demoniaco recontra gacho que le echa el ojo a Jesse como excelente candidato para metérsele dentro a mordiscazos (y esto no es ninguna metáfora). Desde ese momento, los amigos y la familia del poseído tendrán que apelar a aterradoras sesiones espiritistas y a conjuros de santería para salvarlo del coco. 

Raze País: USA Año de producción: 2012 Género: Terror y trompones Productora(s): Cinipix, Cosmic Toast Studios, Quincy Pictures Web: www.facebook.com/RazeThe

Movie, IMDB Censura: Por clasificar Duración: 87 min Director:  Josh C. Waller Guión:Robert Beaucage, Kenny Gage,Josh C. Waller Música: Frank Riggio RepartoZoë Bell, Rachel Nichols, Adrienne Wilkinson, Rosario Dawson, Allene Quincy, Bailey Anne Borders, Bruce Thomas, Doug Jones, Kelly Thiebaud, Nicole Steinwedell, Rebecca Marshall, Sherilyn Fenn y Tracie Thoms, Tiffany DeMarco y Victoria Cruz 

Sinopsis: Tras haber sido raptadas, Jamie (Nichols) y Sabrina (Bell) se encuentran encerradas en un búnker de hormigón, donde conocerán a otro medio centenar de mujeres, también secuestradas, que deberán luchar a muerte la una contra la otra. La que se niegue a hacerlo, será muerta por la que elija hacerlo. La que no dé duro combate haciéndolo, estará firmando la sentencia de muerte de sus seres más queridos. En su mayoría cuerazos, en su totalidad en envidiable estado físico, se irán agarrando de dos en dos a tortazos, mordiscos y arañazos, desfigurándose, quebrando huesos, salpicando sangre a borbotones y entregando el equipo al creador una a la vez (si no, no hay chiste) hasta ir quedando de pie las más duras, en promesa de una final de carnicería. La cinta no se hace bolas y va directamente al grano: acción, terror, una pizca de suspenso y una sobredosis de pugilato femenino sin más regla que la de partirse la cara a matarse. Y las cincuenta chicas lo hacen requetebién, para solaz y esparcimiento de un grupúsculo de ricachones aburridos en la trama del filme y de un enjambre de minusválidos mentales en las salas de cine. No te esperes más que eso porque no hay más: Waller & Cía. –guionistas y actrices­– saben para quiénes trabajan y se lo dan con entrega total: la violencia más extrema, el más crudo realismo, el gore más salvaje.

Reasonable Doubt (Originalmente titulada The Good Samaritan) País: Canadá, Alemania Año de producción: 2013 Género: Crimen, thriller Idioma: Inglés Productora(s): Grindstone Entertainment Group, South Creek Pictures, Bavariapool International Coproductions, Paradox Entertainment, Manitoba Film & Music, Téléfilm Canada, Eagle Vision Webwww.lionsgateshop.comIMDB Censura: R por violenta y malhablada Duración: 91 min Director: Peter Howitt Guión: Peter A. Dowling Música: James Jandrisch Reparto: Dominic Cooper, Samuel L. Jackson, Gloria Reuben, Erin Karpluk, Ryan Robbins, Dylan Taylor, Philippe Brenninkmeyer, Will Woytowich, David Duncan, Lane Styles, Jessica Burleson, John B. Lowe, Kelly Wolfman, Dean Harder, Chris Witkowski II y Carson Nattrass

Sinopsis: Peli regularcilla que narra las vicisitudes del joven y exitoso fiscal de distrito Mitch Brockden (Cooper), flamante padre de un crío fogosamente fabricado en contubernio con la señora, Rachel Brockden (la redondita Karpluk; 54Kg; 1,63m pa’arriba; 86-60-86cm en redondo, de arriba pa’bajo o viceversa, por las tres circunscripciones estratégicas). Una noche Mitch está conduciendo y en cuestión de segundos los faros del auto iluminan a un hombre que parece surgir de la nada, al que atropella. Confundido, Mitch no atina qué hacer: no quiere llamar desde su celular pero quisiera pedir ayuda. Finalmente se decide y toma las de Villadiego. Al día siguiente se entera por los noticieros de que un tal Clinton Davis (Jackson) ha sido arrestado por el homicidio del que se siente responsable o, al menos, así lo cree. Angustiado por el sentimiento de culpa, el fiscal compungido consigue que se le asigne el caso como acusador público, en un intento por absolver al tal Clinton (tío misterioso y de malvado talante), pero su maniobra le traerá consecuencias imprevistas: la detective Blake Kanon (la flaquita Reuben, 55Kg, 1,71m pa’arriba y 75-60-77 pa’ los costados) mete sus naricitas en el asunto y éste se desmadra lo suficiente para entretenernos más o menos un poquito, y nada más, y tal vez más menos que más más, pese al excelente desempeño de Jackson y un par de actores más (Cooper y la flaquita), y ni uno más.

Ride Along País: USA Año de producción: 2013 Género: Comedia de acción Productora(s): Cube Vision, LBI Entertainment, Rainforest Films, Universal Pictures Web: http://ridealong.com, IMDB Censura: PG-13 por su secuencias de violencia y contenido sexual, y un poquitín de palabrotas Duración: 99 min Director: Tim Story Guión: Greg Coolidge, Jason Mantzoukas, Matt Manfredi, Phil Hay MúsicaChristopher Lennertz Reparto: Kevin Hart, Ice Cube (nombre artístico del rapero O'Shea Jackson), John Leguizamo, Bruce McGill, Tika Sumpter, Bryan Callen, Laurence Fishburne, Dragos Bucur, Gary Owen, Jacob Latimore, Jay Pharoah, Benjamín Flores Jr, Eric Benson y Greg Rementer

Sinopsis: Comediucha de humor bien subidillo de tono en la que nos topamos con el afroamericano Ben Barber (Hart), guardia de seguridad de una escuela secundaria, quien tiene entre ceja y ceja casarse con la mujer de su vida: Angela Payton (Sumpter), un afrobombón de 1,68m, 55Kg, y 86-63-91cm de la pechonalidad al cucú. Ben sólo tiene un problemita: la pobre opinión que de él tiene James Payton (Ice Cube), el sobre protector hermano de Angela, un agente del departamento de policía de Atlanta, poli de ‘adeveras’ y pruricondecorado, duro y malditísimo perdonándosenos el superlativo, amantísimo de su hermana, para la que desea lo mejor, lo que pone en duda las posibilidades de Ben para merecerse la mano y todo lo demás de Angela, que, como dijimos, está buenisísima. A su vez, Ben, deseando convencer a James de que es el hombre correcto para la antedicha hermana, decide unirse al departamento de su prospecto de cuñado para demostrarle que puede ser tan duro y tan malditísimo como él. El buen Ben consigue superar las duras pruebas para ingresar a la poli de Atlanta, mas le espera una prueba más dura que todas las anteriores juntas: acompañar a James en una patrulla de 24 horas por los suburbios de la ciudad y estar a la altura de las circunstancias. James, a su vez, tendrá delante tres pruebas durisísimas: 1) Aprobar o reprobar al idiotón de Ben. 2) Desbaratar las intenciones de Angela de darle sobrinitos ajedrezados, ya que anda ennoviada con un psiquiatra blanquito que presumiblemente ya se tomó la mano y todo lo demás. Y, 3) Dar con un individuo conocido como “Omar” (Fishburne), un misterioso criminal que ha estado correteando desde hace tres años y con cuyas huella se encuentra precisamente durante el maratónico patrullaje de 24 horas en compañía del aspirante a cuñado. 

Run & Jump País: Irlanda, Alemania Año de producción: 2013 Género: Drama Idioma: Inglés Productora(s): Samson Films, Bavaria Pictures, Senator Film München Web: www.globalscreen.de/cinema/content/show/141576, IMDB Censura: Por clasificar Duración: 102 min Directora: Steph Green Guión: Ailbhe Keogan, Steph Green Música: Sebastian Pille Reparto: Maxine Peake, Edward MacLiam, Will Forte, Sharon Horgan, Ciara Gallagher, Clare Barrett, Ri Galway, Kelby Guilfoyle, Michael Harding, Joseph Kelly, Tim Landers y Ruth McCabe Premios: Galway Film Fleadh 2013 (Irlanda): Best Irish Feature y Best First Irish Feature

Sinopsis: Conor Casey (MacLiam), de 38 años, es cabeza de una familia irlandesa, católica y feliz, que vive felizmente en una linda casita campestre. Conor se la pasa feliz haciendo lindos trabajos de ebanistería y bailando requetebién cuando está de fiesta o haciéndole la fiesta a su linda y complaciente mujercita, Vanetia (Peake), el resto del tiempo. Un mal día se acaba la felicidad, pues un salvaje ictus (infarto cerebral o apoplejía) pone KO a Conor, que queda mentalmente incapacitado, encerrado en sí mismo, pasivo y colérico. Físicamente no queda tan mal, aunque en el dormitorio, ya ná, cuando antes la cosa era entusiastamente frecuente. Pese a la desgracia y la abstinencia sexosa, la optimista y corajuda y linda Vanetia lucha por llevar adelante y mantener unida a su familia, completada por sus hijos Noni (Gallagher), de cinco años, curiosa y preguntona como todas las niñas de su edad, y Lenny, de trece, que tiene problemas en la escuela y sufre mucho la ausencia paterna (y se está poniendo medio gay, lo cual no es bien visto en un hogar irlandés, que suele ser más católico que su santo patrón, Patricio, que no era irlandés sino romano-escocés). Pero el coraje y el optimismo no bastan para sostener a una familia, y pronto la linda Vanetia, ama de casa y repentinamente cabeza del hogar, se ve en aprietos económicos. Afortunadamente, llega en su auxilio el neuropsicólogo estadounidense Ted Fielding (Forte), interesado en documentar y grabar en video durante dos meses el caso clínico de Conor y el proceso de recuperación de la vida de los Casey. Ted cuenta con una beca de investigación, que le propone a la linda y cuasi viuda Vanetia compartir con ella, a cambio de su autorización para pasarse día y noche husmeando, lupa en mano, a los miembros de la familia e incluso amigos como si fueran conejillos de laboratorio. Inicialmente, la idea de recibir a un extraño en su casa no le cuadra nadita a la linda casi viudita, pero la soga aprieta y ella acepta. En esas circunstancias y poco a poco el Ted va sufriendo una metamorfosis ante los ojos de la casi viuda ­–repetimos– y linda Vanetia –repetimos también–: primero el frío y analítico e inhibido barbudo le cae medio gordo, luego nota que no tiene ni un gramo de sobrepeso y que la barba no le queda nada mal. 

Más adelante descubre que el tipo le simpatiza, y ella a él. Que su compañía es reconfortante y llega justo cuando más la necesita. Aunque la linda Vanetia sigue enamorada de su esposo y no pierde las esperanzas de un restablecimiento, la presencia del científico en casa termina por convertirse en tranquilizadora, cordial, agradable, en fin, que el barbón introvertido se va sintonizando con el opuesto carácter de ella, dinámico e impredecible, y con el resto de la familia, lo que pone en riesgo los roles y las emociones de todos. Y… ¡qué linda que está la inglesa Vanetia/Peake! Lástima que en esta peli no la veremos tan encueradita como en Criminal Justice (2009), The Secret Diaries of Miss Anne Lister (2010) o Room at the Top (2012) –todas producciones de la nada gazmoña tele británica, lo que no desmerece para nada su excelente actuación, al igual que la de sus demás compañeros de reparto. Mención aparte merece la irlandesa-californiana Steph Green, premiada directora de cortos publicitarios que salta a la pantalla grande con Run & Jump, y lo hace muy bien.

Summer in February País: Gran Bretaña (estreno en Gran Bretaña: 6/13) Año de producción: 2013 Género: Drama y romance biográfico Productora(s): CrossDay Productions Ltd, Apart Films, Marwood Pictures Web: www.summerinfebruary.comIMDB Censura: Firme candidata para la R Duración: 101 min Director: Christopher Menaul Guión: Jonathan Smith Música: Benjamin Wallfisch Reparto: Dominic Cooper, Emily Browning, Dan Stevens, Hattie Morahan, Max Deacon, Michael Maloney, Ollie Marsden, Shaun Dingwall, Nicholas Farrell, Mia Austen, Roger Ashton-Griffiths, Joshua James, Frank Stone, Tom Ward-Thomas, Simone Liebman, Jane Cussons, Camille O'Sullivan y Daphne Neville

Sinopsis Cornualles o Cornwall es un condado ceremonial (condado gobernado por un lord Lieutenant) que ocupa gran parte de la península del mismo nombre, en el extremo sudoccidental de Inglaterra. Sus costas, recortadas, son bañadas por el mar Céltico al norte y oeste, y por el canal de la Mancha al sur. Precisamente al sur, y casi en el extremo de la península, se encuentra el pueblo pesquero de Newlyn, donde, entre 1899 y 1920, se reunió un grupo de pintores conocido como escuela de Newlyn, quienes desarrollaron modelos pictóricos entre el realismo social y el plenairismo (paisajismo que explota la luz natural para estudiar y conseguir determinados efectos). Se atribuye al dublinés Stanhope Forbes la fundación de la colonia de pintores, en 1899, junto con su esposa, la pintora canadiense Elizabeth Armstrong, aunque el verdadero impulsor del grupo fue el inglés Samuel John Lamorna Birch. Birch no vivía en Newlyn, sino en la vecina Lamorna, donde se estableció en 1902, por lo que a veces la colonia es también conocida como grupo de Lamorna. La llames como la llames, de Newlyn o de Lamorna, esta comunidad de artistas era medio hippie (en aquel entonces los llamaban bohemios): informal, idealista, romántica, soñadora, sensible, juerguista, desorganizada, poco atada a las convenciones sociales y, a falta de marihuana, le entraba duro al trago, sin faltar uno que otro aficionado al poppy tea y otros simpáticos mejunjes derivados del opio, cuando no el mismísimo opio, consumido recreativamente en general y medicinalmente en soldado desde antes de la reina Vicky, que fue una gran narcotraficante y precisamente de opio. En ese contexto se desarrolla la trama de la peli que nos ocupa, una historia real ocurrida a principios de siglo pasado, poquito antes de la Gran Guerra, y protagonizada por Alfred James Munnings (Cooper), Gilbert Evans (Stevens), Florence Carter-Wood (Browning), los esposos Laura (Morahan) y Harold Knight (Dingwall) y más hippies edwardianos más. El filme empieza en 1949, cuando el prestigioso pintor sir A.J. Munnings ofrece un discurso en el que se le carga al modernismo, corriente artística que le cae chancho. Entonces evoca el nombre de una mujer que hace retroceder su memoria 40 años en el tiempo: la bella y misteriosa estudiante de arte Florence, con la que vivió un caldeado y doloroso triángulo amoroso compartido con su amigo (de él y de ella), el capitán Gilbert Evans, tercero en el sexo-paquete. La crítica del Viejo Continente ha sido benevolente con este largometraje cuyo contenido sexoso y epidérmico no está fuera de contexto y no ha escandalizado a nadie más de lo que puede escandalizar a un escuincle europeíto la Ariel con las tetas al aire en Disneyland París. La crítica estadounidense, medio mojigatona ella, no ha encontrado nada mejor que elogiar en este rollo que sus pintorescos paisajes marinos,

ignorando los gloriosos desnudos de la Browning (arriba a la izquierda, y en movimiento) y la estupenda escena de la modelo Dolly (Austen, sobre estas líneas, quietecita para la inmortalidad) posando en la playa primero y retozando en el mar después, todita au naturel, o sea, tal como vino al mundo y sin pudibundas inhibiciones. Vamos a poner los puntos sobre las íes: el triángulo pintor-alumna-soldado es fuerte pero digerible: catetos y complaciente y exaltada hipotenusa están lo suficientemente correctos y creíbles como para entretenernos hasta que se acabe la peli, aunque no más que eso. Punto muy a favor de Summer in February es que nos trae un poco de luz acerca de la escuela de Newlyn, mucho menos conocida que la francesa de Barbizon y el movimiento italiano de los macchiaioli, que estaban en la misma onda de pintar al aire libre y au naturel, o sea, tal como el mundo nos pone las cosas por delante. Dándoles algo de crédito a los gazmoños comentaristas gringuitos, es verdad: panorámicamente, las playas de Newlyn, Lamorna y cercanías están bien simpáticas y así nos las presenta la peli gracias a un director de fotografía inspiradote (Andrew Dunn). Finalmente, hablando de panoramas y nunca lo suficientemente agradecidos con el antedicho Dunn, qué buenas que están la Browning y la Austen, ambas frontal, lateral y traseramente hablando. Lo que vimos y no vemos por qué no han de ver los humanos, si al final se lo van a comer los gusanos, lo recordaremos aún mucho después de haber enterrado en el desván de los olvidos el resto de la peli.

Regalazo para nuestras lectoras: escenita de 'That Awkward Moment' en la que Jason (Efron) toma viagra y espera empelotado
Regalazo para nuestras lectoras: escenita de 'That Awkward Moment' en la que Jason (Efron) toma viagra y espera empelotado

That Awkward Moment País: USA Año de producción: 2013 Género: Comedia romántica Productora(s):  Treehouse Pictures, Aversano Films, What If It Barks Films, Ninjas Runnin' Wild Productions, Virgin Produced Web: www.thatawkwardmomentmovie.comIMDB Censura: R por su constante contenido pecaminoso, de carne y de lengua (no seas malpensado/a) Duración: 94 libidinosos minutos Director: Tom Gormican Guión: Tom Gormican  Reparto: Zac Efron, Michael B. Jordan, Miles Teller, Imogen Poots, Mackenzie Davis, Jessica Lucas, Addison Timlin, Evelina Turen, Karen Ludwig, Tina Benko, Lola Glaudini, Josh Pais, Joseph Adams, Barbara Garrick y John Rothman 

Jason y Ellie (Poots), visiblemente satisfechos con los efectos de la pildorita azul
Jason y Ellie (Poots), visiblemente satisfechos con los efectos de la pildorita azul

Sinopsis: Peliculastra tirando pa’ comediucha que nos presenta a Jason (Efron), Daniel (Teller) y Mikey (Jordan) como tres cuates neoyorquinos, todos por los veintitantos y todos hormonalmente cachondos. Cuando Mikey sufre una terrible decepción de amor por culpa de su media naranja, Vera (Lucas), los otros dos y el propio Mikey juran no involucrarse sentimentalmente con mujer alguna por el máximo tiempo posible, estirando su soltería como chicle globo a prueba de balas. Dicho de otro modo, That Awkward Moment pretende mostrarnos las picardías de tres garañones que se la pasan saltando de cama en cama y despojando de lencería a cuanta anatomía se cruce por su vía. Este incesante consumo de energía libre de sentimientos se estrellará cuando el subversivo Cupido vaya flechando los chicles globo, uno a uno, y cada garañón enamoriscado y en falta flagrante trate de solapar su relación afectiva ante los otros, con el supuesto grave peligro de mandar al traste el juramento de les trois mousquetaires del perpetuo celibato sin voto de castidad. Lástima que Athos, Porthos y Aramis, abochornados por el remordimiento de ser partícipes de esta supuestamente graciosa perpetración de Gormican, no sean capaces de darnos nos un poco más de sí para hacer digerible todo este rollo.

The Truth About Emanuel  (Título alternativo: Emanuel and the Truth About Fishes) País: USA Año de producción: 2013 Género: Drama, thriller Productora(s): MRB Productions, Pisces Rising Productions, Rooks Nest Entertainment, Producciones A Ciegas, Mott Street Pictures, Votiv Film Webhttp://tribecafilm.com/tribecafilm/filmguide/truth-about-emanuel, IMDB Censura: Por clasificar Duración: 96 min Directora: Francesca Gregorini GuiónFrancesca Gregorini, Sarah Thorp Música: Nathan Larson Reparto: Kaya Scodelario, Jessica Biel, Alfred Molina, Frances O'Connor, Jimmi Simpson, Aneurin Barnard, Charlie Baver, Spencer Garrett, Sam Jaeger y Kevin McCorkle  

Sinopsis: Tener papás famosos abre puertas, pero no allana el camino. Éste lo haces al andar –como decía Machado–, y la cantante y compositora ítalo estadounidense Francesca Gregorini está transitando el suyo sin demostrarnos nada que realmente nos impresione. Bueno, famosa era su mamá, Barbara Bach, la chica Bond de The Spy Who Loved Me (1977). Ringo Starr, esposo de Barbara, no participó genéticamente en el asunto puesto que el papá biológico de Francesca fue el industrial Augusto Gregorini, primer marido de Barbara. Y Augusto, de famoso, sólo tuvo las cejas oscuras, enormes y prominentes como una cordillera pelosa que se extendía de oreja a oreja, sin pausa en el entrecejo, partiéndole despiadadamente la cara en dos. Bueno,  no nos distraigamos con la fama –heredada o no– de la Francesca, y vayamos a la peli que nos ocupa y nos describe la vida de Emanuel (Scodelario), una joven de diecisiete años, sensible y  taciturna, que vive con su padre Dennis (Molina) y su flamante madrastra Janice (O'Connor ), con la que no hace contacto emocional. Emanuel perdió a mamaíta en un parto difícil, del que se culpa constantemente («Maté a mi madre», se dice reiteradamente al espejo). Y bueno, sí, la joven anda un poquito trastornada, y se pone más majareta cuando Linda (Biel) se muda a la casa de al lado. Linda es joven, un poco rarita, y se parece enormemente a la mamá de Emanuel, a juzgar por las fotos que ésta conserva. La nueva vecina tiene una recién nacida, Chloe, y aunque Emanuel nunca la ha visto, consigue ser contratada como niñera de la bebé para descubrir, más adelante, que no hay tal bebé, sino una muñeca de facciones humanas. Pese a lo dicho, y a comprobar que Linda no anda nadita bien de la azotea, Emanuel le sigue el juego y juntas viven la historia un poquitín surrealista de dos tronaditas que se entienden bien hasta que la dura realidad sacude sus fantasmas. ¿Qué hacen entonces nuestras chifladitas? Recuperan la ecuanimidad sepultando los antedichos fantasmas junto a la tumba de la mamá de Emanuel. Ya la crítica no fue muy amable con Tanner Hall (2009), opera prima de Francesca, dirigida en complicidad con Tatiana von Furstenberg. En este segundo largometraje Francesca no tiene a quién echarle la culpa: ella es ciento por ciento responsable de esta muestra que demuestra que lo que lo que natura non da, ni salamanca ni papaíto putativo prestan. Hablando de Ringo, ¿quién no recuerda Don't Pass Me By u Octopus's Garden? ¿Recuerdas, amigo(a) lector(a), algún tema de la cantautora Francesca?