SALUD COMUNITARIA

Todo sobre el Obama Care en

tu Clínica Médica Familiar

Por Leticia Ruiz, gerente de la Clínica Médica Familiar (CMF)

Nos complacemos en anunciar que los policlínicos pertenecientes al grupo Clínica Médica Familiar (con excepción de las clínicas de Fontana y Hesperia) han sido nombrados centros certificados para proveer información sobre Covered California u Obama Care. 

Como es de conocimiento público, en octubre pasado se iniciaron las inscripciones para este programa de salud obligatorio y en enero todos quienes actualmente no poseen un seguro médico deberán haberse acogido a él. De hecho, el 1 de enero de 2014 comenzará la nueva cobertura médica para millones de californianos, y las clínicas del grupo CMF te pueden informar sobre cómo Covered California te ayudará a comparar planes de salud y a elegir el que mejor se ajusta a tus necesidades y presupuesto, así como sobre la ayuda económica disponible para ayudar a quienes califiquen para reducir sus costos. Por su lado, las pequeñas empresas podrán adquirir seguros de salud a precio competitivo, ofrecerles a sus empleados la posibilidad de elegir entre una variedad de planes, y posiblemente calificar para créditos fiscales a nivel federal. Para saber más sobre el Obama Care mira el video que aparece bajo estas líneas y/o acude directamente a la Clínica Médica Familiar que te quede más cercana, tanto en Riverside como en San Bernardino:

CORONA 217 E 3rd St, CA 92879, (951) 273 1188

LAKE ELSINORE 31739 Riverside Dr, Ste A-1, CA 92530, (951) 245 0505

MONTCLAIR 10563 Mills Ave, CA 91763, (909) 626 4020

MORENO VALLEY 23080 Alessandro Blvd, # 302, CA 92553, (951) 697 7866

PERRIS VALLEY 735 South ‘D’ St, Perris, CA 92570, (951) 657 3177

RIVERSIDE 8151 Arlington Ave, (951) 688 3001

SAN BERNARDINO 407 E Gilbert St, #1, CA 92404, (951) 889 1136

El "Profesor de lo Simple" explica los cambios en el Cuidado de la Salud

NUEVOS SERVICIOS

Tarjeta de descuento de la CMF

Nueva prestación de la clínica de toda tu familia

que te permitirá ahorrar en tus gastos de salud

Por Leticia Ruiz, gerente de la Clínica Médica Familiar

La Clínica Médica Familiar de Corona (CMF) acaba de introducir una tarjeta de membresía que por el módico costo de $20 anuales te proporciona importantes descuentos en todos los servicios médicos. Sus beneficios incluyen un 33% menos en al valor de la consulta, 30% de descuento  en Laboratorio, Rayos X y Farmacia, y 25% en cirugías menores.

Esta credencial de descuento reafirma el compromiso de la CMF de servir a nuestra colectividad y de hacer realidad el eslogan “Trabajamos por una comunidad más saludable”. El carnet de membresía puede ser utilizado indistintamente en cualquiera de nuestras siete clínicas ubicadas en  Corona, Fontana, Lake Elsinore, Montclair, Moreno Valley, Perris Valley y San Bernardino, cuyas direcciones aparecen más abajo.

Más información: CMF de Corona, 217 E 3rd St, Corona, (951) 273 1188.

NUESTRAS CLÍNICAS

Ciudad

Dirección

Teléfono

Corona

217 E 3rd St, CA 92879

(951) 273 1188

Fontana

17695 Arrow Blvd, CA 92335

(951) 854 3790

Hesperia

15888 Main St, CA 92345

(760) 948 2242

Lake Elsinore

31739 Riverside Dr, Ste A-1, CA 92530

(951) 245 0505

Montclair

10563 Mills Ave, CA 91763

(909) 626 4020

Moreno Valley

23080 Alessandro Blvd, # 302, CA 92553

(951) 697 7866

Perris Valley

735 South ‘D’ St, Perris, CA 92570

(951) 657 3177

San Bernardino

407 E Gilbert St, #1, CA 92404

(951) 889 1136

MATERNIDAD (Sept 2011)

Nutrientes indispensables

Por el Dr. Paulus Santoso*

Estimadas pacientes, en esta oportunidad quisiera tratar un poco más en detalle el tema de los requerimientos nutricionales durante el embarazo, enfocándome específicamente en tres importantes nutrientes: el hierro, el ácido fólico y los ácidos grasos omega-3.

El hierro es un elemento muy importante para el desarrollo de la hemoglobina tanto en la madre como en el feto en desarrollo. A medida que avanza tu embarazo en su segunda mitad, el feto crecerá rápidamente y deberás producir mucha más sangre, por lo que necesitarás mucho más hierro. Éste está presente en tu vitamina prenatal. Por eso es muy importante que sigas ingiriendo tus suplementos vitamínicos sin interrupción hasta el fin de tu embarazo. Dejar de tomar tus vitaminas prenatales te causará anemia porque no hay suficiente hierro para ti y tu feto. Yo también recomiendo tomar tabletas de hierro extra en la última semana del embarazo. Algunos alimentos que lo contienen son las carnes rojas, los frijoles, el brécol y las espinacas.

El ácido fólico es el segundo nutriente. Es un elemento muy importante que ayudará a prevenir defectos de nacimiento, específicamente espina bífida. Generalmente, el ácido fólico está incluido en la vitamina prenatal genérica. Para que sea eficaz, debes tomar vitaminas prenatales antes de quedar encinta y durante los primeros tres meses de tu embarazo. Después del primer trimestre, el temprano desarrollo del cerebro y la médula espinal está terminado y el ácido fólico ya no puede ser útil. Ciertos alimentos que contienen ácido fólico son el hígado, los vegetales de hoja verde, las leguminosas, los granos enteros y las frutas.

Recientemente, ha habido muchas preguntas acerca de la importancia de los ácidos grasos omega-3 en el embarazo. Éstos son lípidos muy importantes para el desarrollo de cerebro y los ojos del bebé. Son alimentos nutritivos que deben ser consumidos, pues no pueden ser producidos por el organismo. Se encuentran en los mariscos y los aceites de pescado. Es sano consumir de una a dos porciones semanales de ciertos tipos de pez. Durante la preñez, es saludable consumir salmón, bacalao y camarón. Evitaría peces más grandes, como la caballa gigante, el tiburón o el pez espada, porque pueden contener mercurio. Opcionalmente, también podrías tomar vitaminas prenatales que contienen DHA (el ácido docosahexaenoico contenido en el pescado), como sustituto de este alimento nutritivo esencial.

*El doctor Paulus Santoso, OB/GYN, brinda servicios completos de obstetricia para la Corona Clínica Médica Familiar y la Arlington Clínica Médica Familiar de Riverside.

MATERNIDAD (Julio 2011)

Cuidado prenatal

Por el Dr. Paulus Santoso*

Un cordial saludo. Soy el doctor Santoso, especialista en cuidado prenatal y maternidad. Mis felicitaciones, si ya esperas: el embarazo y el parto son una etapa emocionante de tu vida.

Desde una perspectiva médica, es también una etapa muy crucial para el desarrollo de tu bebé. En general, quisiera que recuerdes esto: una madre sana dará a luz un bebé sano. Debes tener buen cuidado de tu salud, especialmente durante la preñez. ¿Qué significa esto? Que durante la gestación debes ver a tu médico lo más pronto posible. Esto es muy, muy importante, especialmente si has tenido complicaciones en un embarazo previo.

Si tienes hábitos tóxicos como el tabaco, el alcohol o la marihuana, deberás dejarlos inmediatamente: la exposición a estos agentes puede retardar el crecimiento de tu bebé o causarle defectos de nacimiento. Si crees tener alguna infección, es urgente que te chequees con tu médico para comprobado. A veces, las infecciones pueden causar graves complicaciones a tu bebé, lo que reafirma la importancia de seguir el progreso del embarazo y el crecimiento del bebé. Por ello, es necesario que hagas un esfuerzo para acudir a todas tus citas con el doctor.

Por último, aunque no menos importante, come sanamente y con constancia. Lo que ingieras se convertirá en los componentes para tu bebé. Come una dieta bien equilibrada: carbohidratos, carne, leche, huevos, verduras y frutas.

Si tienes preguntas, no dudes en llamar a nuestro consultorio o a la Clínica Médica Familiar para concertar una cita. Te deseo buena suerte con tu embarazo y te recuerdo un vez más: una mamá sana dará a luz un bebé sano.

*El doctor Paulus Santoso, OB/GYN, brinda servicios completos de obstetricia para la Corona Clínica Médica Familiar y la Arlington Clínica Médica Familiar de Riverside.

DIETA SALUDABLE (FEBRERO 2010)

Pierde peso sin sufrir

En este principio de año muchas personas quieren perder peso

para verse y sentirse mejor, pero no saben por dónde empezar

Por Michelle Muñoz Cruz

Nutricionista de la Clínica Médica Familiar

Revistas, periódicos, internet, están llenos de recetas milagrosas y convincentes

testimonios sobre los resultados de las dietas con las más variadas –y a veces pintorescas– definiciones: Scarsdale, South Beach, Atkins, hipocalórica, macrobiótica, de la alcachofa, del té rojo, ayurveda, mediterránea y un largo etcétera. La mayoría de ellas carece de fundamento científico, y las pocas que lo tienen suelen ser recomendadas por personas sin la adecuada preparación sanitaria. Consecuentemente, tanto unas como otras son causa de serios desequilibrios alimenticios y no pueden ser seguidas a largo plazo sin poner el peligro la salud.

No existe la dieta ‘mágica’

Las estadísticas demuestran el rotundo fracaso de todos las dietas mágicas, incluida la mayoría de los productos o alimentos “dietéticos”: hace 20 años se estimaba que el 25% de la población adulta de EEUU padecía de obesidad, y en la ultima década –la más lucrativa para la industria dietética norteamericana el porcentaje de obesos saltó del 35% al 66.4%, según los CDC (Centers for Disease Control and Prevention). ¿Cómo explicar el evidente y aparentemente paradójico fracaso de toda una población preocupada por reducir de peso,

seguidora de dietas y consumidora de productos “saludables”? La explicación es increíblemente sencilla: actuando en contra de nuestra propia naturaleza. La digestión, la circulación sanguínea, la respiración y otras funciones son reguladas por el sistema nervioso neurovegetativo, es decir, actúan como centros autónomos, independientes de nuestra voluntad. Tanto la alimentación de nuestros días, excedida en grasas saturadas, sal, azúcar, harinas, conservantes, etcétera, como las dietas, que encarecen nutrientes indispensables para el organismo, rompen el equilibro metabólico indispensable para que todas las células de nuestro cuerpo reciban los

nutrientes que necesitan. Cuando quebramos este equilibrio creamos un conflicto en nuestro organismo. Si restringimos el aporte de alimento a través de una dieta inadecuada, el cuerpo “interpreta” esa reducción como el aviso de una crisis inminente y se prepara para resistirla mejorando el metabolismo (asimilación de los alimentos), por lo que acumulará más rápidamente en forma de grasa los alimentos consumidos. Puede que una dieta empírica funcione inicialmente, pero cuando el cuerpo se reorganiza y reacciona, recupera más peso del perdido. Atacar al organismo con un nuevo régimen de abstinencia o insuficiencia de nutrientes generará otro sube y baja (el “efecto yo-yo”). Por si esto fuese poco, las dietas alejadas de las recomendaciones científicas generan hambre (alarma corporal de que los niveles de nutrientes están bajos), desnutrición (se puede sufrir de obesidad y estar desnutrido), cardiopatías, diabetes, hipertensión, osteoporosis, anorexia, bulimia…

Pierde peso sin sufrir

La única manera segura y sana de bajar de peso consiste en trabajar conjuntamente con la naturaleza, no en contra de ella. Esa es la tarea de los profesionales sanitarios y nutriólogos, que deben analizar por separado cada caso según una serie de factores, y hacer un seguimiento periódico. El tratamiento dietético ideal debe ser eficaz para conseguir una pérdida de peso segura, con consecuencias positivas a largo plazo. De esta manera perderás peso sin sufrir y sin consecuencias perjudiciales para tu salud, como veremos en nuestra próxima entrega.

DIETA SALUDABLE (MARZO 2010)

Pierde peso sin sufrir

Frecuentemente, muchas enfermedades comunes y sus síntomas

pueden ser prevenidas o aliviadas con una buena nutrición

Por Michelle Muñoz Cruz

Nutricionista de la Clínica Médica Familiar

Como vimos en nuestro anterior artículo, no existe ningún régimen dietético milagroso ni universal (válido para todos), y las estadísticas demuestran que la mayoría de ellos conducen al indeseado “efecto yo-yo” y pueden ser causa de serias enfermedades. El sobrepeso y la obesidad sólo pueden ser tratados por profesionales con formación científica, a fin de conseguir resultados efectivos, duraderos y positivos para la salud. Los nutriólogos son profesionales especializados en nutrición –ciencia que estudia la relación entre dieta y salud–, y están entrenados para proveer consejos dietéticos.

En la Clínica Médica Familiar de Corona, yo les quiero ofrecer mis servicios de nutricionista para que pierdan peso no sólo por unos meses, sino para que aprendan hábitos alimentarios saludables a mediano y largo plazo a través de una dieta óptima, individualizada, sana y equilibrada. Juntos, veremos paso por paso lo que necesitas para tomar control de lo que consumes y cuánto ejercicio debes hacer. Si te gustaría verte bien para este verano que viene ahorita, éste es el momento de empezar y de tomar control de tu peso.

En busca de tu peso ideal

Por tu edad, estatura y peso actual (índice de masa corporal) veo cuánto deberías pesar realmente: eso se le llama peso ideal.  Todo el mundo debe tener un peso ideal y para alcanzarlo debe comer cierta cantidad de calorías al día. Empezaremos con un menú desintoxicador para limpiar el hígado y el riñón, que son los órganos que más utilizamos para limpiar nuestro sistema digestivo.  ¿No te has preguntado por qué no bajas de peso como cuando tenías quince años? Eso se debe a que nuestro cuerpo ha estado acumulando tóxicos de todas partes: el aire, los alimentos y hasta las medicinas que tomas. Es por eso que empezamos por limpiar el cuerpo y, después, vienen los menús personalizados. Éstos te van a indicar día a día lo que debes comer. Ingiriendo determinada cantidad de calorías al día y a ciertas horas bajarás de peso conmigo y pronto verás los resultados ante el espejo. Cada dos semanas te prepararé diferentes menús, y cada vez con menos y menos calorías; de esta manera, tu cuerpo no se acostumbrará a quemar las mismas colorías todos los días y trabajará más duro para bajar de peso quemando más grasa.

No seas una estadística más, ¡pierde peso sin sufrir!

Actualmente, la mayoría de las personas saben que deben comer bien y hacer ejercicio para mantenerse saludables, pero no lo hacen o no lo hacen bien y muchas veces ponen en peligro su salud. Hoy, en EEUU, los hispanos son el segundo grupo con personas más obesas: dos de cada diez pesan 20% más de lo normal. No te conviertas en una estadística y juntos lograremos tu meta de perder peso sin sufrir a través de un plan personalizado. Yo te ayudaré para que este verano te veas delgado(a) y bello(a), en nuestras clínicas de Corona, San Bernardino, Lake Elsinore, Moreno Valley, Perris, Fontana y Montclair.

UN ENEMIGO SILENCIOSO (MAYO 2010)

Conociendo la diabetes para prevenirla

Detectando el mal tempranamente y tratándolo con eficacia se puede tener una

existencia larga y acaso más saludable que la del no

diabético que descuida su régimen de vida

Por Philip Delgado, D.O.*

La diabetes es una enfermedad que afecta el modo en que el organismo utiliza la glucosa, un azúcar que constituye la principal fuente de combustible para el cuerpo. Cuando comemos, la glucosa contenida en los alimentos ingresa en el torrente sanguíneo. Simultáneamente, el páncreas produce una hormona llamada insulina, que al ser secretada en la sangre durante el proceso digestivo permite al cuerpo usar la glucosa como energía para las funciones diarias básicas, como moverse y respirar. 

La enfermedad se desarrolla cuando el cuerpo no fabrica suficiente cantidad de insulina (la diabetes tipo 1) o cuando no la usa de la forma correcta (tipo 2). En uno u otro caso, como la glucosa no puede ingresar normalmente en las células, los niveles de azúcar en la sangre se incrementan excesivamente y la persona se enferma. Si no es tratada oportunamente, la diabetes puede provocar ataques cardiacos, derrames, insuficiencia renal, ceguera y serios trastornos circulatorios en piernas y pies, lo que puede ser causa de amputaciones. Sólo la mitad de quienes la padecen es diagnosticada oportunamente, lo que se debe a que en sus primeras etapas presenta pocos síntomas, que pueden ser similares a los de otras enfermedades.

La diabetes tipo 1

Cuando el organismo no puede producir insulina, el azúcar que se acumula en la sangre puede dañar los órganos internos, el sistema nervioso y los vasos sanguíneos. Por lo general, la diabetes tipo 1 se diagnostica en niños y adolescentes, por lo que se la conoce también como diabetes juvenil. Sus síntomas más frecuentes son sensación de cansancio o agotamiento, irritabilidad, micción frecuente, mucha sed y hambre, y pérdida de peso sin motivo aparente. Si no es tratado oportunamente, este tipo de diabetes puede hacer que la persona entre en coma e incluso causarle la muerte.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad crónica, no prevenible e incurable, pero tratable a través del estricto control de los niveles de glucosa en la sangre mediante la inyección de insulina diaria de por vida, ejercicios controlados y una dieta minuciosa. Esta última exige cantidades (porciones) precisas para mantener un peso saludable, debe ser baja en grasas, sal y azúcares añadidos, y alta en carbohidratos complejos, como panes y cereales integrales, pastas, frutas y legumbres.

Siguiendo las instrucciones del médico, no fumando y manteniendo la presión sanguínea y el colesterol en niveles saludables, se puede disminuir hasta en un 75% el riesgo de tener problemas por causa de la diabetes 1 y desarrollar una vida normal.

En nuestra próxima entrega hablaremos de la diabetes de tipo 2, que es la más común, pues es la padece el 90% o más de los diabéticos.

(*) Graduado en la Western University of Health Sciences de Pomona (2006), el doctor Philip Delgado hizo su residencia en el Centro Médico Kaiser de Riverside (2006-2009) y practicó su especialidad de Medicina Familiar en varias clínicas de Riverside. Desde abril de este año es miembro del cuerpo medico de la Clínica Médica Familiar de Corona.

UN ENEMIGO SILENCIOSO II (JUNIO)

La diabetes tipo 2 puede prevenirse

Actividad física y hábitos alimenticios sanos son las mejores opciones precautorias

Por Philip Delgado, D.O.

Como vimos el mes pasado, la diabetes es una enfermedad que afecta el modo en que el organismo utiliza la glucosa de los alimentos para convertirla en la energía necesaria para las funciones diarias básicas, como moverse o respirar. Para poder usar la glucosa el cuerpo requiere de la insulina, hormona producida por el páncreas. Cuando este órgano no fabrica suficiente cantidad de insulina se produce la diabetes tipo 1, que describimos el mes pasado, pero cuando sí la produce y es el organismo el que no responde apropiadamente a esta hormona, estamos frente a la diabetes tipo 2.

La mayoría de las personas que padecen este tipo de diabetes tiene problemas de sobrepeso. En el pasado, éste era un mal que generalmente aquejaba sólo a los adultos con problemas de sobrepeso, pero actualmente un mayor número de niños lo padece, muy probablemente porque hay más infantes con sobrepeso. Los niños de origen hispano/latino están entre los más propensos a contraer diabetes tipo 2.

Lo anterior nos lleva a la conclusión de que la diabetes 2 puede prevenirse antes que nada logrando un peso saludable. Un exceso de sobrepeso hace que al cuerpo le resulte más difícil utilizar la insulina correctamente. Dos buenas opciones preventivas son elegir alimentos saludables y hacer suficiente ejercicio. 

Previniendo la diabetes tipo 2

Tanto para prevenir esta enfermedad como para sentirte generalmente más sano(a) y lleno(a) de energías, lo primero que debes hacer es modificar tus hábitos alimenticios, como recomienda la nutricionista de la Clínica Médica Familiar de Corona (CMF), Michelle Muñoz. Elige alimentos saludables, bajos en grasas pero con un elevado contenido de otros nutrientes, como los cereales y panes enteros, frutas, verduras, leche, yogur, queso, carnes magras y otras fuentes de proteínas. Por el contrario, reduce o elimina las comidas rápidas (de alto contenido graso) y los refrescos azucarados, cuyo consumopuede llevar al sobrepeso incrementando la posibilidad de desarrollar la diabetes tipo 2.

Deja la tele, los videojuegos, el chat y haz ejercicio: saca a pasear a tu mascota, corre alrededor del jardín, practica algún deporte al aire libre. La actividad ayuda a prevenir la diabetes y a mantener un peso saludable. Procura realizar algún ejercicio que te ponga en movimiento todos los días

Infórmate correctamente

Si te preocupa tu peso, evita como la plaga los consejos de las revistas de modas y cotilleo, con sus dietas “mágicas”, responsables del dañino efecto “yo-yo” y de más graves consecuencias para la salud. Elige artículos serios relacionados con el tema, como, por ejemplo, los firmados por el plantel profesional de la CMF, recopilados en esta sección de www.coronalatina.com.

Si tienes cualquier duda sobre tu peso, incluye esta pregunta en tu próxima consulta médica. Conociendo tu condición física, nadie mejor que él para deducir su peso ideal según tu edad, estatura y peso actual.

UN ENEMIGO SILENCIOSO III (JULIO)

Cómo enfrentar la diabetes tipo 2

Con los cuidados oportunos, quien padece este mal

puede desarrollar una vida normal y sin molestias

Por Philip Delgado, D.O.

Aunque no se sabe con certeza qué factores contribuyen a que una persona padezca este tipo de diabetes, los estudios más confiables apuntan a varios factores de riesgo, empezando por el del sobrepeso, del que hablamos en nuestro anterior artículo.

Reconociendo los síntomas

Muchos sufren este tipo de diabetes sin saberlo porque sus síntomas no son siempre evidentes y pueden tardar mucho tiempo en desarrollarse; algunas veces no se manifiesta ningún síntoma.

Entre las señales de que se padece de diabetes tipo 2 están el orinar en demasía, que puede obedecer a la necesidad de eliminar por la orina el exceso de azúcar en la sangre; sed desmedida, para compensar todo lo que ha eliminado al orinar; cansancio permanente, debido a que el cuerpo no usa apropiadamente el azúcar como fuente de energía; constante sensación de hambre, especialmente por alimentos dulces (paradójicamente, la energía alimenticia no se recibe, lo que forma una cadena interminable). A veces se presenta un anillo oscuro alrededor del cuello, que no desaparece. Otras, la piel se pone más gruesa, oscura y como aterciopelada debajo de los brazos, entre los dedos de las manos y los pies, en el área inguinal, en los codos y las rodillas. En ocasiones, las jóvenes padecen el síndrome del ovario poliquístico: los ovarios se agrandan y desarrollan bolsas llenas de líquido o quistes, los períodos se vuelven irregulares o se suspenden, aparecen vellosidades en la cara y el cuerpo.

Exámenes preventivos

Aunque no se presenten síntomas evidentes de diabetes tipo 2, hay personas que son más propensas que otras para padecerla, como por sobrepeso o por factores hereditarios. En esos casos el médico puede valerse de sendos análisis de sangre y de orina para comprobar los niveles de glucosa y confirmar o no la presencia de la enfermedad. Algunos niños y adolescentes diagnosticados positivamente deben consultar a un especialista en endocrinología pediátrica.

Conviviendo con la diabetes tipo 2

A diferencia de los no diabéticos, quienes sufren de diabetes tipo 2 tienen que prestar más atención a su alimentación y a las actividades que realizan. Esto involucra seguir una dieta balanceada y realizar actividad física regularmente. Los casos más severos o avanzados pueden requerir prescripciones de insulina u otros medicamentos que contribuyan a que el cuerpo use la insulina de modo más eficaz; chequeos regulares de los niveles de azúcar en la sangre; y tratamientos para otros problemas de salud frecuentemente asociados a la diabetes tipo 2 (como la hipertensión o el exceso de grasa en la sangre).

A través de una dieta saludable, peso adecuado y actividad física regular se puede conseguir que los niveles de azúcar en la sangre se mantengan en parámetros tan saludables que el paciente puede no requerir de medicaciones. Aunque todavía no tiene cura, bajo una adecuada supervisión médica la diabetes 2 puede ser sobrellevada sin que cause trastornos en la vida de quien la padece o la de sus familiares: el diabético puede trabajar, estudiar, salir con los amigos, hacer deportes, viajar, etc. Detectando el mal tempranamente y tratándolo con eficacia se puede tener una existencia larga y acaso más saludable que la del no diabético que descuida su régimen de vida.

A través de una dieta saludable, peso adecuado y actividad física regular se puede conseguir que los niveles de azúcar en la sangre se mantengan en parámetros tan saludables que el paciente puede no requerir de medicaciones. Aunque todavía no tiene cura, bajo una adecuada supervisión médica la diabetes 2 puede ser sobrellevada sin que cause trastornos en la vida de quien la padece o la de sus familiares: el diabético puede trabajar, estudiar, salir con los amigos, hacer deportes, viajar, etc. Detectando el mal tempranamente y tratándolo con eficacia se puede tener una existencia larga y acaso más saludable que la del no diabético que descuida su régimen de vida.

INMUNIZACIONES (ENERO/MARZO 2013)

La importancia de vacunar a tus niños

Las vacunas no sólo ayudan a mantener a tus hijos sanos, sino que son,

además, un arma para erradicar enfermedades graves de la niñez

Por Leticia Ruiz, gerente de la Clínica Médica Familiar

La salud de tu familia es muy importante, y muy en especial la de tus niños. Entre las varias medidas que puedes tomar para prevenir muchas enfermedades serias, la más sencilla y eficaz es la vacunación. La medicina moderna cuenta con una variedad de vacunas para todas las edades, con las que puedes proteger la salud de todos tus seres queridos.

En qué consisten

Las vacunas son productos biológicos obtenidos a partir de gérmenes que pueden producir enfermedades (bacterias o virus). Están compuestas por esos mismos gérmenes vivos pero debilitados o muertos, o por algunas partes de ellos. También pueden contener otros componentes químicos o biológicos que faciliten su conservación o aumenten su eficacia. En niños sanos no producen enfermedad, sino que estimulan sus defensas naturales para protegerlos de de una o más enfermedades. Por ende, las vacunas no sólo ayudan a mantener sanos a tus hijos, sino que son un arma para erradicar enfermedades graves de la niñez.

Por lo general, las vacunas son bien toleradas y no se presentan efectos adversos más allá de lo que es el dolor del propio procedimiento o reacciones locales leves como hinchazón o enrojecimiento. Otros efectos secundarios suelen ser leves o moderados y no dejan secuelas permanentes. Pese a ello, la protección que proporcionan supera ampliamente el pequeño riesgo de alguna complicación.

Cuándo vacunar a tus hijos

Las recomendaciones acerca de cuándo es el momento apropiado para vacunar a los niños pueden variar y lo más acertado es que consultes a tu médico de familia. Aparte de la vacuna contra la hepatitis B, que suele aplicarse al nacimiento, las demás empiezan a ponerse desde los dos meses de edad y en su mayoría se completan a los seis años. También se suministran vacunas rutinarias en la preadolescencia (11 a 12 años de edad) y la adolescencia (hasta los 18 años).

En algunas circunstancias especiales no debe vacunarse a los niños o se debe reprogramar su inoculación. Por ejemplo, algunas vacunas no deben ser administradas a infantes que padecen ciertos tipos de cáncer o determinadas enfermedades, o que están tomando medicamentos que disminuyen la capacidad corporal para resistir una infección. Algunas vacunas no deben ser administradas a niños que sufren de severa alergia al comer huevos.

Si tu hijo ha tenido una reacción grave a la primera inyección de una serie de vacunas, tu médico familiar probablemente hablará contigo sobre las ventajas y las desventajas de aplicarle el resto de la serie. Habla con tu doctor si tienes cualquier duda y pregúntale acerca de si tu niño debería o no recibir determinada vacuna. Lleva siempre contigo a la consulta la tarjeta de vacunas, de modo que el doctor pueda cerciorarse de que la inmunización está completa y se está realizando en las fechas correspondientes.

En nuestra próxima entrega publicaremos una tabla muy sencilla que podrás recortar y pegar en algún lugar visible de tu casa. En ella podrás ir marcando el progreso de cada serie de vacunas y asegurarte de que tus hijos crecen saludables e inmunizados de muchas enfermedades graves, contagiosas o hasta fatales.

INMUNIZACIONES

Exámenes médicos y vacunas

Pídele a tu clínica una carta de registro de vacunas para que lleves un correcto control de las fechas en que debes inmunizar a tus hijos

Por Leticia Ruiz, gerente de la Clínica Médica Familiar

Para mantener saludable a tu niño, es importante que lo lleves al pediatra cuando está sano para hacerle sus exámenes rutinarios. En cada visita el doctor pesará y medirá a tu bebé, evaluará su visión y audición, y conversará contigo acerca de su conducta; aprovecha esas visitas para expresar cualquier duda que tengas sobre el desarrollo de tu niño. El médico debe examinar al bebé: 1. Dentro del primer mes de vida. 2. A los 2 meses de edad. 3. A los 4 meses de edad. 4. A los 6 meses de

edad. 5. Cada 3 meses desde los 9 hasta los 15 meses de edad.

Inmunizaciones

El mes pasado hablamos de las vacunas. Tu bebé necesitará las siguientes durante sus primeros 6 años de vida: Hep-B, que le brindará protección contra la hepatitis B (seria enfermedad del hígado); Hep-A (contra la hepatitis A); DTaP (la “triple”), contra la difteria, el tétanos y la pertusis (tos ferina); Hib, contra la Haemophilus influenzae tipo b; Polio, contra la poliomielitis; PCV o neumocócica, contra el Streptococcus pneumoniae (causa de meningitis y neumonía); MMR, contra el sarampión, paperas y la rubéola; la Varicela zóster o VZV, contra la varicela; y la RV, contra el rotavirus, causa de infecciones en el sistema digestivo. En circunstancias especiales como, por ejemplo, en lugares de alto riesgodeben aplicarse la PPV (o neumocócica polisacárida), la MCV4 (meningocócica) y la vacuna contra la influenza.

Cuadro de vacunas (0-6 años de edad)

Utiliza el siguiente cuadro como guía de cuándo debes vacunar a tu bebé. Usualmente, las vacunas pueden ser administradas aún cuando él esté resfriado o enfermo el día de la visita. Tu doctor determinará el cronograma específico para tu bebé.

Edad

Vacunas necesarias

Al nacimiento

Hep-B

2 meses

DTaP, Hib, Polio, PCV (pneumo), Hep-B, RV (rotavirus)

4 meses

DTaP, Hib, Polio, PCV, RV

6 meses

DTaP, Hib, PCV, Hep-B, RV

12 meses

MMR, Hib, Polio, Varicela, Hep-A, PCV

15 meses

DTaP

18 meses

Hep-A

4-6 años

DTaP, Polio, MMR, Varicela

2-6 años

PPV y MCV4, ambas en casos de alto riesgo

6 meses - 5 años

Vacuna contra la influenza o gripe (flu vaccine), en casos de riesgo

Verifica con tu clínica que tu bebé esté siendo vacunado(a) a tiempo y pide que te den una carta de registro de vacunas. Todos los infantes deben ser inmunizados y las vacunas son necesarias para ingresar al jardín de niños y a la escuela.

Si no tienes un pediatra, puedes acudir al Departamento de Servicios de Salud (Corona Family Care Center), 505 S Buena Vista Ave, Ste. 101, Corona, (951) 272 5445, o a los centros de salud de tu comunidad, como la Clínica Médica Familiar de Corona, que vacunarán a tu niño sin costo o a un costo mínimo.

INMUNIZACIONES (ENERO 2010)

Vacuna a tus niños en

el momento correcto

Las tablas que acompañan este serie de artículos te ayudarán a

saber cuándo es el momento apropiado para inmunizarlos

Por Leticia Ruiz, gerente de la Clínica Médica Familiar

Nuestro cuerpo está armado con varios métodos para protegerse de los microorganismos infecciosos (bacterias y virus). El más complejo de ellos implica la activación de células específicas del sistema inmunológico para que éstas reconozcan a los microorganismos infecciosos y los rechacen. La respuesta inmunológica tiene dos fases. Cuando detectan un microorganismo pernicioso por primera vez, las células denominadas linfocitos actúan contra el agresor, unas veces contraatacando directamente, otras segregando anticuerpos para que hagan el trabajo. Generalmente esto funciona bastante bien, aunque la respuesta total puede tardar de días a semanas. En la segunda fase, una parte de los linfocitos y anticuerpos registra o “memoriza” toda la información del agresor, de modo que la próxima vez que se presente lo reconocerá y destruirá de inmediato.

Engañando al sistema inmunológico

Inmunidad es nuestra condición de resistencia, natural o adquirida, frente a determinados agentes patógenos. Las vacunas engañan al sistema inmunológico estimulando a los linfocitos para que registren la información de una enfermedad sin que ésta se produzca realmente. De esta manera, cuando el mal aparezca, el sistema inmunológico estará preparado para destruirlo sin haberlo padecido previamente. Pero ocurre que la enfermedad de una vacuna es una versión atenuada o desactivada, por lo que la respuesta inmunológica no es tan fuerte como la producida por un microorganismo infeccioso con toda su virulencia. Por esta razón, generalmente una sola dosis de vacuna proporciona protección limitada y se requieren múltiples dosis para garantizar una completa inmunidad.

El momento preciso para vacunar a tus niños

Para asegurar una total protección, las vacunas que deben administrarse por dosis deben completarse dentro de intervalos óptimos para cada refuerzo. Asimismo, debes tener en cuenta que hay vacunas que se aplican cuando se necesitan y otras –la mayoría– apenas el niño sea capaz de responder positivamente a la inmunización. La tabla que publicamos el mes pasado y la que cierra esta nota te orientarán acerca del momento preciso para inmunizar a tus hijos. Recórtalas o imprímelas bajándolas de http://coronalatina.jimdo.com/salud y ponlas en un lugar visible de tu casa para que te sirvan de recordatorio y no omitas ninguna.

 

Vacuna                                  Edad

7-10 años

11-12 años

13-18 años

Difteria, tétanos, tos ferina (la “triple”)

 

DTaP

DTaP

Virus de papiloma humano-HPV (niñas)

 

HPV (3 dosis)

HPV (3 dosis)

Meningocócica

MCV4

MCV4

MCV4

Neumocócica

PPV

Influenza (gripe)

Influenza (anualmente)

Hepatitis A

Serie de Hep-A

Hepatitis B

Serie de Hep-B

Virus de polio inactivo (IPV)

Serie de Polio

Sarampión, paperas, rubéola (MMR)

Serie de MMR

Varicela

Serie de varicela

 

Rango de edades recomendadas

Ciertos grupos de alto riesgo

Inmunización  de actualización

 

SALUD AL DÍA (SEPTIEMBRE 2009)

La obesidad en los niños

Este mal, cada día más extendido, puede prevenirse mediante la

actividad física y la adopción de mejores hábitos alimenticios

Por Michelle Muñoz Cruz

Nutricionista de la Clínica Médica Familiar

Uno de cada cinco niños en Estados Unidos está pasado de peso o puede ser considerado obeso, y este número va creciendo. En los adultos, las enfermedades crónicas causadas por la obesidad son más obvias, pero debemos recordar que estos niños pronto van a ser adolescentes y finalmente adultos. La diabetes y la presión alta no son los únicos padecimientos que enfrentarán en un futuro cercano, pues muchos crecen con problemas emocionales, como estrés, tristeza y autoestima muy baja.

¿Qué causa la obesidad en los niños?

Ésta puede ser provocada por muchos factores, empezando por el más común que es el genético, seguido de poca actividad física, malos hábitos alimenticios o, peor, la combinación de más de uno de estos factores. Hoy en día, el mejor conocimiento de las causas de este mal nos ofrece muchas opciones para hacer mejores decisiones alimenticias no sólo para los niños, sino para toda la familia. Es importante para todos que los padres enseñen con el ejemplo lo que quieren que aprendan sus hijos. 

Ejercicio y mejores hábitos alimenticios

Los padres deben tratar de tener más actividades físicas que invlolucren a toda la familia, como acampar, montar bicicleta, ir al parque, hacer deportes y cualquier actividad que los mantenga activos por más de 45 minutos la mayor parte de los días de la semana. Esto ayudará a que su metabolismo y el de sus hijos trabaje más rápido y quemen calorías más fácilmente.

La alimentación es el factor más importante en el que se tienen que introducir cambios que beneficiarán a toda la familia. Las porciones, el horario y los tipos de comida con las tres cosas que los padres pueden cambiar para ayudar a sus hijos a bajar de peso. Medir cuánto comen los niños es muy importante. No se debe permitir que coman lo que deseen y en la cantidad que quieran. Las buenas decisiones empiezan desde la compra en el supermercado, que debe eliminar los alimentos “malos” que luego pueden ser una tentación en casa. Un horario de alimentación saludable debe hacer énfasis en la regularidad, como el siguiente ejemplo: desayuno 8am, botana 11am, comida 1-2pm, botana 4pm y cena 6-7pm. 

Para cualquier pregunta sobre el tema, no duden en comunicarse con la Clínica Médica Familiar de Corona, teléfono (951) 273 1188, o con su servidora, nutricionista Michelle Muñoz Cruz, teléfono (951) 295 1524.

SALUD AL DÍA (JUNIO 2009)

Cómo prevenir la gripe porcina  

Al cierre de esta edición de CORONAlatina la influenza porcina ha

afectado a 24 personas en el condado de Riverside (una de ellas en 

Corona), todas tratadas oportunamente y sin consecuencias fatales

Por el doctor Octavio Ruiz-Villalpando*

Director médico de la Clínica Médica Familiar

La gripe o influenza porcina (swine flu, en inglés) es una enfermedad respiratoria de los cerdos causada por el virus de gripe de Tipo A (H1N1). Los brotes de gripe porcina suceden regularmente en cerdos. Por lo general, la gente no se contagia de esa enfermedad, aunque en raras ocasiones sí ha habido infecciones humanas. Antes de este reciente brote de influenza porcina, la mayoría de las personas que se enfermaron con este virus generalmente habían tenido contacto cercano con los cerdos. Hay ocasiones en las que una persona con influenza porcina puede transmitirla a alguien más (contagio de persona a persona).

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention-CDC) y las agencias de salud estatales y locales están trabajando conjuntamente en la investigación de esta situación. Ellos han determinado que este virus es contagioso y se está desarrollando de persona a persona. Sin embargo, en este momento no se sabe cuán fácilmente el virus se desarrolla entre seres humanos.

Signos y síntomas

Éstos son similares a los de la influenza o gripe estacional. Los síntomas incluyen fiebre, tos, dolor de garganta, dolor de cuerpo, dolor de cabeza, escalofríos y cansancio. Algunas personas han reportado tener diarrea y vómito asociados con la gripe porcina. 

Medicamentos para tratar

la influenza porcina

La buena noticia es que, habiéndose aislado el virus, sólo hace falta cultivarlo en grandes cantidades y a partir del sustrato fabricar la correspondiente vacuna, tarea que puede tardar entre 5 y 7 meses.

Mientras eso ocurre, los CDC recomiendan dos medicamentos antivirales que se expiden con receta médica para tratar o prevenir la gripe porcina: oseltamivir (nombre comercial Tamiflu®) o zanamivir (nombre comercial Relenza®). Ambos combaten la influenza porcina al evitar que los virus de esta enfermedad se reproduzcan en el cuerpo.

Si te contagias, estos medicamentos pueden hacer que tu enfermedad sea más leve y que te alivies más pronto. También pueden ayudar a prevenir que ocurran graves problemas de salud. En relación con el tratamiento, los medicamentos son más eficaces si se inician dentro de los dos días siguientes a la aparición de la enfermedad. ―ORV

En años pasados, algunas personas con gripe porcina han desarrollado enfermedades graves (neumonía e insuficiencia respiratoria) o fallecido. En esos casos anteriores al brote actual, se han reportado muertes asociadas con infecciones de gripe porcina. Tal como acontece con la gripe estacional, la porcina también puede empeorar afecciones médicas preexistentes. Y al igual que la gripe estacional, la influenza porcina en seres humanos puede variar de leve a grave. Desde 2005 hasta febrero de 2009, doce personas en EEUU contrajeron la gripe porcina. Aunque no se reportaron muertes, dos enfermaron gravemente. En anteriores ocasiones sí hubo casos de gravedad: en 1988, una mujer embarazada fue hospitalizada en Wisconsin y posteriormente falleció debido a compli-caciones de la influenza porcina. Algunos trabajadores del área de atención médica que cuidaron a esa paciente también resultaron infectados por el virus. Un brote de influenza porcina ocurrido en Nueva Jersey en 1976 enfermó a más de 200 personas y causó la muerte de una de ellas.

Cómo prevenirla

La influenza porcina puede ser adquirida de dos maneras: por contacto con cerdos infectados o con superficies contaminadas con el virus; y por contacto con una persona que ya la padezca. Muy probablemen-te la transmisión de este mal entre personas ocurre de la misma forma en que se transmite la gripe estacional. (Se cree que los nuevos virus de la influenza porcina y los de la influenza estacional se transmiten de persona a persona cuando alguien infectado tose o estornuda.)

No habiendo en este momento vacunas disponibles para los humanos, la gripe porcina puede prevenirse evitando las posibles formas de contagio descritas. Para ello, debes adoptar hábitos y acciones que se ha comprobado que son una efectiva prevención de la infección:

Al estornudar, cúbrete nariz y boca con un papel (pañuelo, servilleta) y luego arrójalo a la basura.

Lávate las manos con frecuencia, con agua y jabón, especialmente después de toser o estornudar.

Usa limpiadores de manos que contengan alcohol (también el agua oxigenada o peróxido de hidrógeno  es un poderoso desinfectante y bactericida).

Lávate las manos o desinféctalas inmediatamente después de haber tenido contacto con objetos manipulados por desconocidos: dinero, pomos de puertas (especialmente de baños), agarraderas de transportes públicos, empuñadura del carrito del supermercado, etc.

Evita el contacto con gente enferma.

Si padeces gripe, no vayas al trabajo o a la escuela. Permanece en casa y limita todo tipo de contacto con otras personas para evitar contagios. Evita tocar tus ojos, nariz o boca para reducir el contagio de gérmenes.

Qué hacer si te contagias

Si te enfermas y tienes los síntomas, entre ellos fiebre, dolor corporal, moqueo, dolor de garganta, náusea, vómito o diarrea, es recomendable que consultes a tu médico para determinar si necesitas una prueba de gripe o un tratamiento. Si acudes a la Clínica Médica Familiar de Corona (CMF), primeramente elaboraremos una historia para saber si has estado recientemente en México o en contacto con una persona enferma. Un cultivo de tu mucosidad en nuestro laboratorio confirmará la presencia o no del mal. Si la prueba es positiva, te brindaremos el tratamiento inicial mientras coordinamos tu transferencia a un CDC.

Llama al 911 si padeces una forma severa o una combinación de cualquiera de los siguientes síntomas:

Dificultad para respirar o falta de respiración

• Dolor o presión en el pecho o abdomen

Mareos repentinos

Confusión

Vómito severo o persistente

Para más información y estadísticas sobre la gripe porcina, visita la página de internet de los CDC: www.cdc.gov/flu/swine/index.htm, o llama al (1-800) 232 4636. Encuentra los reportes actualizados del estado de California en http://ww2.cdph.ca.gov/Pages/default.aspx, y los del condado de Riverside en http://news.co.riverside.ca.us/swineflu. Para más información y los últimos acontecimientos de la ciudad de Corona, visita la web del Municipio: www.discovercorona.com o llama al (951) 817 5800.

______________________________________

*El doctor Octavio Ruiz-Villalpando es egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, México, y cuenta con una especialidad en Medicina Familiar del Riverside County Regional Medical Center de Moreno Valley. Actualmente es director médico de la Clínica Médica Familiar de Corona.

SALUD AL DÍA (JULIO 2009)

Aprende a prevenir el cáncer de mama

La mejor forma de luchar contra un cáncer y vencerlo es el diagnóstico precoz, y ése es un trabajo de dos: de tu médico y tuyo. Tú debes conocer el mal

para prevenir riesgos, reconocer síntomas y reportarle a tu doctor

cualquier anomalía que detectes

Por Manuel Ruiz*

B.O. supervisor Clínica Médica Familiar de Corona

El cáncer de seno es la segunda causa de muerte en las mujeres, después del cáncer de pulmón. Muy raramente se presenta en el hombre (1%). Hasta no hace mucho el cáncer de mama significaba una mastectomía radical, lo cual implicaba remover en su totalidad la mama junto con los ganglios y la masa muscular del área afectada.

Síntomas

Reconocer los síntomas a tiempo salva la vida del paciente debido a que ofrece mejores opciones de tratamiento y mejores chances de cura. Una “bolita” de masa es primordialmente signo de cáncer, aunque no siempre sea cancerosa. Otros síntomas incluyen desechos sanguíneos espontáneos provenientes de la tetilla asociada a la masa; retracción del pezón;

cambio de tamaño y forma de la mama; adelgazamiento de la piel; enrojecimiento o apariencia de “naranja” en la configuración del seno.

Existen otras condiciones médicas no cancerosas que causan cambios en la mama. En cualquier caso, lo más prudente es acudir a tu médico para una evaluación profesional.

En la mayoría de los casos se desconoce la causa exacta del cáncer de mama, y sólo en un 5-10% pueden atribuirse a herencia genética. Esta última incrementa en un 50% la posibilidad de adquirir cáncer.

Factores de riesgo

Edad: el 80% de los cánceres de mama se presentan en mujeres mayores de 50 años, aunque desde los 40 son recomendables los exámenes periódicos preventivos

Historia personal y familiar de cáncer de seno

Predisposición genética: un 5-10% de los casos

Exposición radiactiva

Obesidad

Primer embarazo en edad adulta: después de los 30 años de edad

Raza: la blanca es más susceptible que la negra; la hispana lo es más que la asiática

Nivel económico: la pobreza incrementa el riesgo porque regularmente el diagnóstico es tardío

Terapia hormonal (por factores de menopausia)

Anticonceptivos: su uso durante 4 años o más incrementa el riesgo, habla con tu doctor al respecto

Tabaquismo

Cambios mamarios pre cancerosos

Densidad mamaria detectada en mamografía (en este caso se indicarán exámenes adicionales)

La presencia o los cambios en cualquiera de estos factores requieren una consulta médica para su pronta evaluación

En nuestras próximas entregas hablaremos acerca del autoexamen rutinario, los procedimientos diagnósticos y los tratamientos hoy disponibles en la lucha contra este mal, en la que tú juegas un rol protagónico.

________________________________________________

El doctor Manuel Ruiz es egresado de la Universidad Autónoma de Guadalajara, generación 81-85. Actualmente procesa su licenciatura en EEUU y es supervisor back office de la Clínica Médica Familiar de Corona.

SALUD AL DÍA (AGOSTO 2009)

El autoexamen de senos puede salvar tu vida

… y tu vida es preciosa para todos los que te aman. Ayuda a tu médico

en la detección precoz de un posible cáncer realizando

mensualmente este sencillo control preventivo

Por el doctor Octavio Ruiz-Villalpando 

Director médico de la

Clínica Médica Familiar de Corona

Como dijimos en nuestra anterior entrega, la mejor forma de luchar contra un cáncer de mama y vencerlo es el diagnóstico precoz, y ése es un trabajo de dos: de tu médico y tuyo. Tu parte consiste en el autoexamen, una sencilla prueba rutinaria que debes practicar mensualmente en casa, que no requiere de especiales preparativos ni más equipamiento que sus manos, y que puedes realizar hasta en la ducha o en la cama.

El autoexamen busca durezas, bultos u otras anormalidades en el seno, con el fin de detectar los signos precursores de un eventual cáncer de mama antes de éstos produzcan síntomas, señal de que el mal puede haber progresado. Cuando es detectado en su etapa inicial y tratado eficazmente, las posibilidades de derrotarlo son excelentes. 

Recuerda

Aunque la autoexploración mamaria es una herramienta efectiva para ayudar a descubrir tempranamente el cáncer de seno, no sustituye otros controles, como el reconocimiento clínico realizado por un profesional médico y la mamografía de rutina, que desde los 40 años debes realizar cada año (de este tema hablaremos extensamente en una próxima entrega). Es recomendable que hables con tu médico acerca de los autoexámenes para que él te oriente sobre cómo hacerlos correctamente, cómo conocer la textura natural de tus pechos para detectar los cambios, y los pros y los contras de este procedimiento.

Cuándo

Desde los 20 años de edad, todas las mujeres deberían hacer esta sencilla exploración una vez al mes. Si menstrúas, el mejor momento para hacerla es una semana antes o una semana después de la menstruación, que es cuando las mamas presentan menos sensibilidad y protuberancias. Si ya pasaste la menopausia, realiza el examen el mismo día de cada mes.

Cómo (examen visual)

Asegurándote de contar con buena iluminación, párate frente al espejo con el torso descubierto y los brazos caídos a los lados del cuerpo. Observa tus senos directamente y en el espejo en busca de cambios en la textura de la piel, que puede lucir como cáscara de naranja o presentar hoyuelos, arrugas o abolladuras. Mira la forma y el contorno de una mama en relación con la otra, buscando desigualdades fuera de lo habitual (no te preocupes si no son del mismo tamaño, eso ocurre en la mayoría de las mujeres). Inspecciona las tetillas para ver si una o ambas presentan retraimiento, cambio de dirección, están pelándose o tienen llagas. Repite el examen visual elevando los brazos con las manos en la nuca. Vuélvelo a hacer con las manos en la cadera, presionando firmemente hacia abajo. Sin separar las manos de tu cadera, gira a la derecha y la izquierda para inspeccionar los costados de tus senos; luego inclínate hacia el espejo haciendo rotar hombros y codos.

Cómo (examen táctil)

Aprende a usar la yema de tus dedos para conocer tus senos por dentro mediante el tacto. No es raro que encuentres pequeñas durezas (displasias mamarias), que son bastante comunes y no malignas, por lo que a medida que realizas la autoexploración mediante el tacto debes aprender a reconocerlas como parte de tu propia estructura mamaria.

Puedes realizar el examen táctil de pie o echada boca arriba. Para examinar la mama derecha, coloca tu mano de ese lado detrás de la cabeza, a la altura de la nuca. Con la punta de los tres dedos del medio de tu mano izquierda, presiona el seno derecho suave pero firmemente, describiendo círculos en espiral, empezándolos alrededor del pezón y extendiéndolos hasta rodear

completamente la base del seno. Repite los movimientos verticalmente, de arriba abajo y viceversa (desde la clavícula hasta la parte inferior o base del seno). Haz lo mismo en forma horizontal, desde la axila hasta el esternón. La región situada entre el pecho y la axila, así como la propia axila, deben ser objeto de una palpación minuciosa para detectar la presencia de nódulos (engrosamientos anormales). Des-

pués, realiza los movimientos en forma radial, desplazando la mano desde el pezón a la parte exterior del seno y volviendo al punto de partida, hasta cubrir todo el pecho. Examina el pezón comprimiéndolo o jalándolo suavemente con los dedos pulgar e índice, primero por los bordes superior e inferior, luego por los bordes laterales, y observa si hay salida de secreción o sangrado. Al terminar esta exploración, repite la misma operación en el seno izquierdo utilizando tu mano derecha. Algunas mujeres prefieren hacer el examen de pie, en la ducha, ya que los nódulos se palpan mejor cuando la piel está húmeda y la mano se desliza mejor gracias al jabón, lo que facilita la detección de anomalías.

Para hacerte el examen acostada, elige una superficie plana, como la cama, y coloca un cojín o una toalla enrollada bajo el hombro correspondiente al pecho examinado. El procedimiento es el mismo que en la posición de pie, aunque notarás que en la postura supina (boca arriba) tu pecho se aplanará, lo cual facilitará la palpación.

Teniendo en cuenta que el examen de cada mama no toma más de 2 o 3 minutos, lo ideal sería que lo realices tanto de pie como acostada. Complementando los exámenes visual y táctiles, asegurarás de que la autoexploración abarque el tejido mamario en su totalidad.

Haz del autoexamen un saludable hábito

La práctica te ayudará a desarrollar tu técnica de exploración, te enseñará a usar diferentes niveles de presión para que puedas sentir los tejidos más cercanos a la piel, así como los más profundos, y a detectar con facilidad cualquier diferencia a lo que ya conoces de tactos previos. El procedimiento correcto y completo te permitirá descubrir rápidamente cualquier irregularidad, como cambios en la forma o tamaño de las mamas, masas, protuberancias, hundimientos, enrojecimiento en el seno o el pezón, cambios en la sensibilidad, tetilla hundida o torcida, salida de sangre o de alguna secreción del pezón, etc. En cualquiera de esos casos, debes consultar de inmediato a tu médico, pero no te asustes, pues la mayoría de los de bultos o cambios en el seno no son cancerosos. Y de serlo, esa detección temprana puede haber salvado tu vida.

SALUD DENTAL (ENERO 2009) 

¡Tú puedes tener dientes más blancos!

Tu apariencia y autoestima pueden beneficiarse notablemente si blanqueas

los dientes que se ven cuando hablas, sonríes o comes

Por el Dr. Quinn Tran*

La manera menos dañina y más conservadora para blanquear tus dientes es el uso de una solución de blanqueo. Al contrario de lo que se suele pensar, el cepillado más enérgico con una pasta de dientes abrasiva no blanquea la dentadura, sino que, al contrario, puede oscurecerla más pronto. El concepto de emblanquecimiento de los dientes existe en la literatura dental desde 1920, y desde entonces las técnicas han evolucionado y se han hecho más fáciles y menos costosas de llevar a cabo. Hoy hay dos métodos convenientes para blanquear los dientes oscuros: el casero y el del consultorio.

¿Por qué los dientes se ponen amarillos?

El color intrínseco (normal) de tus dientes está relacionado con el color y el grosor del esmalte y la dentina, así como con los tipos de comidas y líquidos que ingieres. Mientras más fino el esmalte, más oscura será la dentina subyacente; y mientras más café, té, bebidas de cola y vino tinto tomes, más oscura estará tu dentadura. Las grietas que comúnmente se encuentran en el esmalte de tus dientes pueden proveer un camino por el cual los fluidos decolorantes alcanzan la dentina subyacente.

Si tu dentadura tiene un tono amarillo, marrón o anaranjado, en la mayoría de los casos se podrá emblanquecer con el procedimiento de blanqueo. Éste trabaja muy bien para remover el oscurecimiento de tus dientes relacionado con la edad, que probablemente se debe a los años de tomar bebidas oscurecedoras u otros factores del ambiente, mas no genéticos. No se requiere el taladrado ni anestesia para el blanqueo. Tus dientes no se debilitarán. Como su mineralización varía mucho de una persona a otra, no hay manera de determinar cuántas visitas al consultorio se necesiten para realizar el cambio de color ni cuán blancos se pondrán. Mientras más oscuros estén, más tiempo se requerirá para el cambio y el cambio de color será más notable.

El procedimiento de blanqueamiento también trabajará con un grado menor en los dientes desteñidos por la tetraciclina. Hemos visto resultados de regulares a buenos tanto en el blanqueo de consultorio como el casero, aunque el procedimiento toma más tiempo para lograr buenos resultados con este tipo de mancha y, lamentablemente, a veces el cambio es menor.

Dos técnicas disponibles

Existen dos tipos de blanqueo. Uno lo hace el propio paciente en casa y, el segundo, se realiza durante su visita al consultorio dental. Se pueden realizar por separado o conjuntamente. La técnica casera implica el uso de un protector bucal suave, delgado y cómodo, similar a una cubeta: se hace una impresión de los dientes y se fabrican las cubetas de blanqueo a la medida. Entonces, en casa, el paciente coloca la solución de blanqueo en las cubetas y se las pone por una o dos horas diarias o duerme con ellas

puestas toda la noche. El blanqueamiento de clínica dental (Laser whitening) se practica en el consultorio y toma de una a dos horas con la activación de una solución de blanqueo más fuerte que la casera. Normalmente requiere sólo una visita. El cambio de color debe durar de tres a siete años en la mayoría de las personas. Si fumas o tomas mucho café, té, gaseosas de cola o vino tinto, tus dientes pueden comenzar a oscurecerse de nuevo. Cuando esto ocurre, puedes repetir el proceso de blanqueo.

Los posibles efectos secundarios incluyen un emblanquecimiento temporal del tejido de las encías si éste llega a ser tocado por la solución de blanqueo del consultorio dental. Esto desaparece rápidamente. Los dientes pueden volverse un poco sensitivos a los cambios de temperatura. Esto también es temporal y desaparece velozmente. El proceso de blanqueo no daña el esmalte del diente ni la dentina ni la pulpa. Los empastes y las coronas no se emblanquecen. Si tus dientes cambian a un color más claro, puedes necesitar que se rehagan esos empastes o coronas. Tu odontólogo debe informarte sobre esta posibilidad antes de proceder al blanqueamiento dental. No hay otros efectos adversos conocidos.

Los dientes que se ven cuando hablas, sonríes o comes son los que más benefician tu apariencia si se blanquean. Normalmente se emblanquecen los superiores porque son mucho más visibles que los inferiores, aunque se pueden blanquear los dos arcos con éxito. Los dientes inferiores toman más o menos tres veces más tiempo para alcanzar el cambio de color de los dientes superiores.

_________________________________________________________

*El Dr. Quinn Tran, graduado en la University of Southern California, tiene cinco años prestando servicios a las comunidades de Corona y Norco. Si tienes cualquier pregunta acerca de este artículo, puedes contactarlo en Transdental: 225 E. Third St, Corona, tel. (951) 372 0775, e-mail Transdental@transdentalonline.com