Gotitas de Sabiduría

MAYO 2009

Acentos de menos

La tipografía moderna nos permite acentuar las mayúsculas, tarea imposible en los tiempos antediluvianos de las máquinas de escribir, en que la Real Academia de la Lengua (RAE) cerraba un ojo ante esa forzosa supresión. Hoy, la más humilde computadora casera permite poner tildes, diéresis y virgulillas a discreción, por lo que la RAE exige que las mayúsculas, tanto las iniciales como las que integran una palabra escrita enteramente en mayúsculas, lleven la tilde que les corresponden según las reglas de acentuación: Ángel, FIEBRE DE SÁBADO EN LA NOCHE. Indudablemente, quienes deben conocer y respetar a rajatabla esta regla son los profesionales que deben comunicar por escrito, como publicistas, editores e impresores de publicaciones. Lamentablemente, muchos de ellos, ya sea por ignorancia, por el apuro de hacer dinero o por menosprecio al lector, recurren a las mayúsculas para saltarse la acentuación. Esa omisión, además de ser clara incorrección, delata sin atenuantes a esos escribidores que se burlan de sus lectores. 

 

ABRIL 2009

Acentos de más

Hay acentos que sobran, como el corrientísimo e incorrectísimo que medio mundo le pone a la conjunción disyuntiva ‘o’, que denota separación, diferencia o alternativa entre dos o más personas, cosas o ideas: No se aceptan cheques ó tarjetas de crédito, reza un cartelito en una clínica local. Ceviche de pescado ó camarón, anuncia otro en un restaurante que yerra doblemente al ignorar que cebiche se escribe con ‘b’ de barriga y no con ‘v’ de vejiga. El acento que nos ocupa fue admitido hasta hace poco por la Real Academia Española (RAE) exclusivamente entre cifras, para no confundir la conjunción ‘o’ con el ‘0’: ‘1 ó 2’,  pero ‘uno o dos’ si en vez de cifras se emplean letras. Como la tipografía moderna permite diferenciar perfectamente la ‘o’ del ‘0’, la RAE ya decretó que el acento sobra en esta única excepción. En todos los demás casos, el acento sobre la ‘o’ es un disparate total.

MARZO 2009

Burradas billonarias

Soltar un spaglishismo de vez en cuanto, pase. Hasta el editor de CORONAlatina, que tanto se las da de purista, perpetra uno que otro de tanto en tanto. Pero hay periodistoides que se pasan de la raya con su hábito de trasladar palabras del inglés al español simplemente porque «suenan parecido», pues, si parecen pero no son, están cometiendo spanglishismo flagrante y tajante. Ejemplo de ello es el billion, que en inglés significa mil millones. El billón, en español, quiere decir un millón de millones. La "pequeña" diferencia de tres ceros, viniendo de un periodista, lo hace mil veces burro. Siguiendo la misma regla, un billón en español equivale a un trillón en inglés. Esto se debe a que en EEUU se va de billion a trillion a cuatrillion cada mil veces, mientras que en español se sigue un esquema en donde se va de un billón a trillón a un cuatrillón cada millón de veces. En otras palabras, el esquema español escala mucho mejor y permite que podamos referirnos a números más grandes con más facilidad, mientras que el anglohablante debe empezar a utilizar términos como trillion muy rápidamente porque los vocablos se le agotan cada mil veces. Por eso tío Rico acumula fantastillones, y por eso mismo muchísimos periodistas hispanos con raras y honrosas excepciones acumulan billones de burradas.

FEBRERO 2009

Más ejemplos de spanglish

Perpetramos spanglishismos cuando trasladamos, transliteramos, adaptamos, adoptamos o, para decirlo bonito, fusionamos morfosintáctica y semánticamente el inglés con el (o al) español. He aquí más perlitas para el largo rosario de desaguisados que hemos publicado hasta hoy.

 

Inglés

Español

Espanglish 

no way 

de ninguna manera 

nogüey

dishes

platos

diches

watch

mira

wacha

mowing the yard

podar el césped

cortar la yarda

market

mercado/supermercado 

marketa

I go back

regreso 

voy para atrás (p'atrás)

El lector acucioso podrá decir que no predicamos con el ejemplo cuando en algunos de nuestros avisos comerciales aparecen spanglishismos de variado calibre. Pedimos mil disculpas por ello: ocurre que algunos anunciantes eligen usar el lenguaje que, a su criterio, es el que todos van a entender. Aunque no compartimos su criterio, ni modo que los mandemos a anunciarse con las publicaciones de la competencia, que no suelen ser muy estrictas que digamos en cuestiones lingüísticas. Nogüey, que sin aceite no anda la máquina.

ENERO 2009

La importancia de usar un buen español

Cuando los estadounidenses aprenden una segunda lengua, buscan por obvias razones la que les será más útil, y el español es hoy el idioma extranjero más aprendido en todas las escuelas secundarias y universidades de EEUU. Hasta llamarlo "extranjero" se nos hace difícil cuando es el segundo más hablado en EEUU, por nada menos que 42 millones de hispanos. Además, es el cuarto más hablado en el mundo (después del chino, el inglés y el hindi), y lo hablan la enorme mayoría de los vecinos del sur, nuestra familia, desde el río Grande hasta la Patagonia. Lo negativo es que existe un importante número de latinos que viven aquí y parecen haber perdido su identidad. Algunos no se preocupan de enseñarles español a sus hijos. Otros lo hablan pero ya no pueden leerlo. Otros más hablan spanglish como "segunda lengua". Todos ellos están cerrando para sí y para sus hijos grandes oportunidades, pues parecen ignorar que los trabajadores más cotizados de grandes compañías, bancos y agencias públicas son los bilingües. Y hoy en día ser bilingüe en EEUU significa English-Spanish (el francés ya es historia).

Los norteamericanos eligen el español como segundo idioma porque saben que los beneficiará para conseguir empleo, para ampliar relaciones, para viajar y establecer lazos comerciales, profesionales, culturales, etc. Si no hacemos un esfuerzo para hablarlo y escribirlo correctamente, con lo fácil que se supone que debe ser para nosotros, los gabachos terminarán ocupando esas apetecibles plazas de trabajo bilingües, que representan mayores salarios, mejores puestos y más oportunidades de progreso.

DICIEMBRE 2008

El spanglish en la televisión hispana

Es difícil vivir en este país y hablar un español libre del influjo del spanglish. Si bien esto puede ser aceptable en la conversación cotidiana o la informalidad de un chat, es inadmisible que reputados periodistas de la televisión hispana aflojen la sinhueso sin meditar previamente las palabras que están utilizando. No se salva de esta pequeña crítica ni Jorge Ramos, autor de nueve libros y usuario frecuente de barbaridades como gobernatura (gobernación), envejecientes (ancianos), disco removible (extraíble), registración (registro), locación (sitio, ubicación) o yarda (patio, jardín). Lo peor es que algunos spanglishismos, en correcto español, tienen significados totalmente diferentes a los que se les pretende asignar: locación significa arrendamiento, yarda es una medida inglesa de longitud...

No pretendemos que los periodistas hispanos sean lingüistas y escriban o hablen con la floridez de un Vargas Llosa, aunque a veces nos preguntamos si algunos de ellos al menos han concluido la enseñanza media. En ella se aprenden gramática, redacción, composición sintáctica y un vocabulario más extenso y correcto que el que usan muchos de nuestros comunicadores sociales y con el que influyen en lectores, oyentes y telespectadores. No es sólo cuestión de que un periodista opine bonito: una buena opinión influye tanto como las palabras con que se expresa.

NOVIEMBRE 2008

Hierrar es humano

Los barbarismos fonéticos son metaplasmos («Meta... ¿queeeé???»), y probablemente muchos los cometemos porque su simple definición nos marea y la idea de penetrar en algo tan "esotérico" nos sobresalta. Que no panda el cúnico, pues los susodichos barbarismos no son más que simples errores provocados por agregar, quitar o alterar las letras de una palabra. He aquí una brevísima lista de los más comunes y, entre paréntesis, su correcta escritura: cónyugue (cónyuge), calcamonía (calcomanía), concretizar (concretar), emprestar (prestar), extricto (estricto), exepto (excepto), extinguidor (extintor), endenante (denante, antes), endonde (donde), fuistes (fuiste), güevo (huevo), innarrable (inenarrable), ideosincrasia (idiosincrasia), inbernación/invernación (hibernación), nadien/naiden (nadie), poliomelitis (poliomielitis), polvadera (polvareda), traspiés (traspié), reglón (renglón), metereología (meteorología), recepcionar (recibir).

Naiden está libre de pecado ni de cometer algún hierro al hablar o escribir. Para lo primero se inventó la confesión, para lo segundo esta modesta sección que no te impone penitencia porque hierrar es humano.

OCTUBRE 2008

Más ejemplos de spanglish 

Aunque la Real Academia todavía no acepta los vocablos spanglishismo o espanglishismo, eso es lo que perpetramos cuando trasladamos, transliteramos, adaptamos, adoptamos o, para decirlo bonito, fusionamos morfosintáctica y semánticamente el inglés con el (o al) español. He aquí más perlitas para el largo rosario de desaguisados que hemos publicado hasta hoy. 

 

 

Inglés

Español

Espanglish

See you!

Hasta luego

Te veo

watch TV

ver la TV

watch la TV, wachar la tv

to park a car

(I park), (you park)

estacionar un coche
(estaciono), (estacionas)

parquear el carro
(parqueo), (parqueas)

mop

trapear

mopear, mapear

the roof of the building

el techo del edificio

el ruf del bíldin

brakes

los frenos

los brakes, las brekas

to cool
(I cool), (you cool)

enfriar
(enfrío), (enfrías)

culear
(sin comentarios)

 

See you necs montz con más disparates idiomáticos. ¿Nos wachamos?

SEPTIEMBRE 2008

¿Restricciones "aplican"?

Aunque casi todos entendemos lo que se pretende expresar con este enunciado, lo cierto es que es una barbaridad, una versión trasnochada y transliterada de 'some restrictions apply'. En correcto castellano debe decirse 'sujeto a algunas condiciones', pues eso es lo que se quiere comunicar en las frecuentes apostillas (acotaciones que aclaran, interpretan o completan un texto) que suelen incluirse al pie de los anuncios comerciales. En español, 'restricción' significa 'acción y efecto de restringir', y 'restringir', a su vez, quiere decir 'reducir, limitar generalmente cosas materiales expresadas en abstracto, como gastos, bienes, etc.': 'restringir un crédito', 'restringir gastos'. El verbo 'aplicar', por su lado, significa textualmente: 1. Poner una cosa sobre otra o en contacto con otra. 2. Hacer uso de una cosa o poner en práctica los conocimientos o procedimientos adecuados para conseguir un fin. 3. Destinar, adjudicar. 4. Atribuir, imputar a uno algún dicho o hecho. 5. Imponer una sanción o castigo. 6. Referir a un individuo o a un caso particular lo que se ha dicho en general o de otro individuo. 7. Poner esmero en ejecutar una cosa. De siete acepciones, ninguna tiene la más remota semejanza con lo que se quiere decir con el espantoso 'restricciones aplican'. Podemos dar nuestro brazo a torcer con la primera palabra, pues su significado tiene cierto parecido con lo que se pretende expresar, pero con la segunda naranjas. Lo correcto, repetimos, es decir 'sujeto a algunas condiciones', que es perfectamente entendible, aunque siendo elásticos podemos admitir como medianamente aceptable un 'puede haber restricciones'.

AGOSTO 2008

También la Academia se equivoca 

Nadie sabe más sobre el idioma que la Real Academia de la Lengua (RAE), aunque no es infalible. Ejemplo de ello son algunos extranjerismo por ella sancionados e incorporados a su Diccionario, como 'boutique', que ni se molesta en castellanizar y recomienda pronunciar a la francesa (saltándose las reglas de pronunciación en español), y 'sándwich', que pretende contrabandearnos con ese acento gratuito sobre la grafía inglesa. En el primer caso será preferible decir 'tienda de ropa de moda', y en el segundo 'emparedado' o 'torta'. Hasta el 'sánduche', común en Sudamérica, nos suena muchísimo mejor. ('Sánguche' no, por favor.) Otra expresión que nos eriza la piel es 'medio ambiente', que la Academia no sólo bendice sino que en su Diccionario panhispánico de dudas sugiere escribir en una sola palabra: medioambiente. Pero ocurre que medio y ambiente son sinónimos (significan lo mismo). Y la adición a un término de un segundo término redundante es un pleonasmo que la propia RAE condena como un vicio, p. ej.: "subir arriba", "entrar adentro" o "avanzar hacia adelante". Por lo visto, también los respetables vejestorios que pontifican desde la Academia meten la pata. En vez de 'medioambiente' puedes decir, simplemente, 'ambiente' o 'entorno'.

JULIO 2008

Habla con propiedad, evita el spanglish 

Hablar con propiedad no es fácil cuando oyes y lees spanglish hasta la saciedad. He aquí una apretadísima lista de los más comunes y horripilantes espanglishismos que puedes evitar muy fácilmente: 'aplicar' por solicitar o llenar una solicitud, derivado del inglés to apply; 'bil' por factura (bill), 'bloque' por manzana de casas (block), 'colectar' por cobrar (to collect), 'dejarme/te saber' por hacerme/te saber (let me/you know), 'deliberar' por enviar a domicilio (to deliver), 'ganga' por banda o pandilla (gang), librería por biblioteca (library), 'llamar para atrás (o p'atrás)' por devolver la llamada (to call back), 'lóquer' por armario con llave (locker), 'marqueta' o 'marketa' por mercado (market), 'overtáim' por tiempo extra (overtime), 'pipa' por tubo (pipe), 'ponchar' por picar (to punch), 'raite' por viaje en vehículo (ride), 'stiker' o 'estíquer' por pegatina, adhesivo (sticker), 'troca' por camioneta (truck), 'vacunar la carpeta' por aspirar (el polvo de la) la alfombra (vacuum the carpet), 'yarda' por patio o jardín

(yard).

Lo peor es que muchas de las palabras o giros que empleamos equivocadamente tienen en español un significado muy diferente al que pretendemos darles en spanghish, por lo que quien no esté familiarizado con este híbrido lenguaje no nos entenderá ni jota. En suma, amigo lector, no forguetees el Spanich, que es tu móder tongue, y espíkin con propiedad.

MAYO 2008

¿Eres heterosexual?

Muy probablemente sí, y muy probablemente te encantan las prácticas heterosexuales y las disfrutas encantado o encantada, según el caso, porque resulta que heterosexual es toda persona que siente atracción por el sexo opuesto. El prefijo hetero significa ‘otro’, ‘distinto’, y lo encontramos en palabras como heterodoxo, que significa disconforme o distinto de los dogmas y creencias de una religión (o de las ideas o prácticas de cualquier doctrina), y heterogéneo, que significa compuesto de partes de distinta naturaleza. Lo contrario a heterosexual es homosexual, palabra que designa a quien se siente atraído porpersonas del mismo sexo, sin importar si es hombre o mujer, ya que el prefijo homo- no significa ‘hombre’, como muchos creen, sino ‘semejanza’ o ‘igualdad’, y lo encontramos en palabras como homónimo y homogeneidad.

ABRIL 2008

¿Se dice (y escribe) cebiche o ceviche? 

En la mayoría de los diccionarios, incluso el de tu computadora, no encontrarás la palabra ceviche (menos aún seviche), sino cebiche. Y los pocos que la registran (incluido el diccionario de la Real Academia de la Lengua española o DRAE), te remiten a cebiche, donde encontrarás la definición de esta voz.

El origen del vocablo es incierto. El DRAE sugiere que cebiche podría proceder del árabe sikbag vía el árabe-hispano assukkabag: un método de conservar viandas en medios ácidos, como el vinagre, de donde resulta el escabeche, que a nadie se le ocurre escribir escaveche. Otra teoría afirma que la palabra se deriva de cebo (lo cual descarta la s inicial), y otra más de cebolla, que es, precisamente, uno de los principales ingredientes del escabeche. Y cebolla se escribe con 'b' de barriga, no con 'v' de vejiga. Gana cebiche, y por goleada...

MARZO 2008

No digas ‘aseguranza’...

...porque esa palabreja es spanglish flagrante y horripilante. El diccionario de la Real Academia de la Lengua española no la registra. No es castellano ni mexicanismo (voz o giro propios de México), simplemente no existe. Lo correcto es decir seguro: ‘seguro médico’, ‘seguro de vida’, ‘seguro de automóvil’...